Obras que cam­bian vi­das

TA­LEN­TO TI­CO IM­PUL­SA LA RE­GE­NE­RA­CIÓN UR­BA­NA A TRA­VÉS DEL DESA­RRO­LLO DE PRO­YEC­TOS CON IM­PAC­TO SO­CIAL, GES­TIO­NA­DOS CON PAR­TI­CI­PA­CIÓN DE LAS CO­MU­NI­DA­DES Y CEN­TRA­DOS EN EL USUA­RIO.

Summa - - Contenido - POR Ro­cío Ba­lles­te­ro

Ta­len­to ti­co im­pul­sa la re­ge­ne­ra­ción ur­ba­na a tra­vés del desa­rro­llo de pro­yec­tos con im­pac­to so­cial, ges­tio­na­dos con par­ti­ci­pa­ción de las co­mu­ni­da­des y cen­tra­dos en el usua­rio.

Re­vi­ta­li­zar co­mu­ni­da­des ur­bano mar­gi­na­les, ru­ra­les e in­dí­ge­nas, me­dian­te la trans­for­ma­ción po­si­ti­va del en­torno cons­trui­do, la im­ple­men­ta­ción de so­lu­cio­nes mul­ti­dis­ci­pli­na­rias e in­no­va­do­ras y un tra­ba­jo in­te­gral orien­ta­do a aten­der las ne­ce­si­da­des de los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas: sus ha­bi­tan­tes. Esa es la fi­lo­so­fía de tra­ba­jo de Mi­ke Smith y Ale­jan­dro Va­lle­jo, dos jó­ve­nes ar­qui­tec­tos cos­ta­rri­cen­ses y fun­da­do­res de En­tre Nos Ate­lier, un co­lec­ti­vo que es­tá de­jan­do hue­lla en el cam­po del di­se­ño sos­te­ni­ble y que se ha he­cho acree­dor de múl­ti­ples pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos, lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les. El con­cep­to de sus pro­yec­tos, des­de vi­vien­das has­ta es­pa­cios co­mer­cia­les y pú­bli­cos, es­tá guia­do por cin­co prin­ci­pios: re­pli­ca­bi­li­dad, efi­cien­cia, funcionalidad, via­bi­li­dad y ar­mo­nía con el am­bien­te, con el fin úl­ti­mo de con­tri­buir al em­po­de­ra­mien­to de la ciu­da­da­nía y a la sa­na con­vi­ven­cia de las per­so­nas.

"Pa­ra no­so­tros ha si­do una di­fe­ren­cia­ción es­tra­té­gi­ca po­der tra­ba­jar es­te ti­po de pro­yec­tos por­que po­cas fir­mas de ar­qui­tec­tu­ra se me­ten en es­te ti­po de mo­de­los de rie­go. Son obras que apo­yan a co­mu­ni­da­des en asen­ta­mien­tos in­for­ma­les y vul­ne­ra­bles. Nos con­ver­ti­mos en sus so­cios es­tra­té­gi­cos y co­crea­mos, me­dian­te di­ná­mi­cas de di­se­ño par­ti­ci­pa­ti­vo, es­pa­cios que les brin­dan so­por­te. Los ini­cia­mos ad ho­no­rem, por­que cree­mos en su im­pac­to, y so­lo ob­te­ne­mos ho­no­ra­rios si se lo­gran en­cau­zar pa­ra ob­te­ner sub­ven­cio­nes o fi­nan­ciar­se con fon­dos de desa­rro­llo o crowd­foun­ding. Al­gu­nos to­man has­ta más de cin­co años en con­so­li­dar­se, pe­ro cuan­do lo ha­cen rin­den re­sul­ta­dos muy po­si­ti­vos y de al­to im­pac­to, por­que tie­nen ba­ses só­li­das y son la res­pues­ta a una ne­ce­si­dad so­cial”, ex­pli­ca Mi­ke.

Cue­va de Luz

Ubi­ca­do en el pre­ca­rio La Carpio, es una de sus obras más emblemáticas y el edi­fi­cio de ma­de­ra más gran­de del país (cua­tro pi­sos y 15 me­tros de al­tu­ra). Allí se ofre­cen cla­ses de mú­si­ca, ar­te, de­por­te, bai­le, di­bu­jo y otras dis­ci­pli­nas a ni­ños y jó­ve­nes, a car­go del Sis­te­ma In­te­gral de For­ma­ción Ar­tís­ti­ca pa­ra la In­clu­sión So­cial (Si­fais). Tam­bién, se brin­dan lec­cio­nes diur­nas a per­so­nas ma­yo­res de 15 años, en un es­fuer­zo coor­di­na­do con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca.

“Es­te pro­yec­to no na­ce des­de la ar­qui­tec­tu­ra, sino des­de las ge­nui­nas ne­ce­si­da­des de sus usua­rios, plas­ma­do con bue­na vo­lun­tad hu­ma­na, sue­ños y es­pe­ran­za. Aho­ra la me­ta es re­pli­car es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes en el res­to de Cen­troa­mé­ri­ca, Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la y Mé­xi­co”, di­ce Smith.

Men­sa­je al mun­do

Cue­va de Luz ob­tu­vo el Gran Pre­mio Bie­nal del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos, el Pre­mio Bie­nal Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca 2016 y Men­ción de Ho­nor en la Bie­nal Ibe­roa­me­ri­ca­na de Di­se­ño en Ma­drid y aho­ra des­ta­ca de nue­vo. Re­sul­tó uno de los tres ga­na­do­res de la Young Ar­chi­tects in La­tin Ame­ri­ca (YA­LA), even­to co­la­te­ral a la 16° Bie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra de Venecia, que con­vo­ca a las me­jo­res prác­ti­cas de ar­qui­tec­tu­ra del pla­ne­ta. Fue es­co­gi­do en­tre 201 pos­tu­la­cio­nes de 18 paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Adi­cio­nal­men­te, otra obra del ate­lier, el Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción Indígena Kä­pä­clä­jui, en Tu­rrial­ba, se hi­zo acree­dor de una de las 15 men­cio­nes de ho­nor otor­ga­das en el con­cur­so. Ese in­mue­ble cuen­ta con un área ad­mi­nis­tra­ti­va (ofi­ci­nas), sa­lo­nes mul­tiu­sos, co­me­dor, co­ci­na, sa­la de compu­to, bi­blio­te­ca y bo­de­gas e in­cor­po­ra un me­za­ni­ne que pue­de fun­cio­nar co­mo al­ber­gue pa­ra brin­dar re­fu­gio tem­po­ral o hos­pe­dar a vi­si­tan­tes. For­ma par­te de un sis­te­ma es­tra­té­gi­co de in­te­gra­ción ru­ral pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de la Re­ser­va Indígena Ca­be­car Chi­rri­pó que in­clu­ye ca­mi­nos, gru­tas y sen­de­ros. Adi­cio­nal­men­te, se proyecta una red de puen­tes pea­to­na­les pa­ra vol­ver ac­ce­si­bles tra­mos en mo­men­tos crí­ti­cos del año.

Tam­bién ob­tu­vo men­ción de ho­nor du­ran­te la edi­ción del Pre­mio Os­car Nie­ma­yer pa­ra la Ar­qui­tec­tu­ra La­ti­noa­me­ri­ca­na 2016, el pre­mio a la cons­truc­ción sos­te­ni­ble de Cos­ta Ri­ca y des­ta­có en la Bie­nal Internacional de Bue­nos Ai­res. Pa­ra Mi­ke, “eso ra­ti­fi­ca la im­por­tan­cia de pro­mo­ver pro­yec­tos que em­po­de­ran a las co­mu­ni­da­des, im­pul­san­do la par­ti­ci­pa­ción, coope­ra­ción, apro­pia­ción y el sen­ti­do de per­te­nen­cia en­tre los re­si­den­tes, pa­ra cons­truir, en­tre to­dos, opor­tu­ni­da­des de cre­cer”. Ale­jan­dro, por su par­te, des­ta­ca que se ha pues­to en en evi­den­cia el rol que jue­ga la ar­qui­tec­tu­ra de Amé­ri­ca La­ti­na en la bús­que­da de pro­pues­tas ne­ce­sa­rias pa­ra el mun­do.

So­bre los ar­qui­tec­tos

Mi­ke Smith y Ale­jan­dro Va­lle­jo son gra­dua­dos de la Uni­ver­si­dad VE­RI­TAS, don­de ac­tual­men­te tra­ba­jan co­mo pro­fe­so­res e in­ves­ti­ga­do­res. Han ga­na­do más de 25 pre­mios, han he­cho 50 pu­bli­ca­cio­nes y más de 250 con­fe­ren­cias, en más de 25 paí­ses.

Mi­ke, de 39 años, tam­bién es más­ter en Di­se­ño Am­bien­tal Sos­te­ni­ble y Ener­gía por la Ar­chi­tec­tu­ral Aso­cia­tion de Lon­dres (Reino Uni­do) y re­cien­te­men­te se con­vir­tió en el pri­mer cos­ta­rri­cen­se y cen­troa­me­ri­cano en ser ele­gi­do pa­ra re­ci­bir la be­ca Loeb Fe­llows­hip de la Es­cue­la de Di­se­ño de Har­vard, otor­ga anual­men­te a 10 pro­fe­sio­na­les sobresalientes pro­ve­nien­tes de la ar­qui­tec­tu­ra y el ur­ba­nis­mo.

En 47 años de his­to­ria, so­lo 9 la­ti­noa­me­ri­ca­nos han re­ci­bi­do esa dis­tin­ción; él es el más jo­ven y tu­vo que su­pe­rar un re­ñi­do pro­ce­so de se­lec­ción, en­tre 200 as­pi­ran­tes.

Du­ran­te un año de re­si­den­cia, re­ci­bi­rá apo­yo eco­nó­mi­co y ac­ce­so sin res­tric­cio­nes a los re­cur­sos edu­ca­cio­na­les di­gi­ta­les de Har­vard y el MIT. El pro­gra­ma es­tá orien­ta­do a "for­ta­le­cer la ca­pa­ci­dad pa­ra avan­zar en re­sul­ta­dos so­cia­les po­si­ti­vos y apo­yar un fu­tu­ro co­lec­ti­vo más equi­ta­ti­vo".

Mi­ke Smith y Ale­jan­dro Va­lle­jo ob­tu­vie­ron un cer­ti­fi­ca­do del pre­mio ‘Lau­rea­te’, una mo­des­ta com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca y apo­yo par­cial pa­ra asis­tir a la ce­re­mo­nia de pre­mia­ción.

Cue­va deLuz be­ne­fi­cia a más de 1.000 re­si­den­tes de LaCarpio, la ma­yo­ría in­mi­gran­tes.

El es­pa­cio se creó con ven­ti­la­ción cru­za­da, con un di­se­ño que per­mi­te ma­xi­mi­zar la luz en el in­te­rior y re­cu­rrien­do a un ma­te­rial, que ade­más de eco­nó­mi­co, trans­mi­te ca­li­dez.

Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción Indígena Kä­pä­clä­jui.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.