La primera fron­te­ra

Summa - - Contenido - POR The Economist

Do­nald Trump hace que la mi­gra­ción sea un pro­ble­ma pa­ra Mé­xi­co.

DO­NALD TRUMP HACE QUE LA MI­GRA­CIÓN SEA UN PRO­BLE­MA PA­RA MÉ­XI­CO.

Al­ber­to abre su bi­lle­te­ra pa­ra mos­trar lo po­co que hay en ella. No con­tie­ne di­ne­ro ni tar­je­tas de ban­co, so­lo el do­cu­men­to de iden­ti­dad emi­ti­do por el go­bierno de El Sal­va­dor, del cual aca­ba de huir. De­jó su tra­ba­jo co­mo re­pa­ra­dor de au­tos en San Sal­va­dor, la ca­pi­tal, don­de ga­na­ba US$100 al mes, por­que los miem­bros de la pan­di­lla MS-13 le ha­bían exi­gi­do más di­ne­ro del que po­día pa­gar. "Ma­ta­ron a mi her­mano y a mi hi­jo", ex­pli­ca. Al­ber­to y su es­po­sa, Gabriela, quien tie­ne cua­tro me­ses de em­ba­ra­zo, han en­con­tra­do re­fu­gio, al menos por aho­ra, en Ta­pa­chu­la, en el es­ta­do fron­te­ri­zo me­xi­cano de Chiapas. Los cen­troa­me­ri­ca­nos es­ca­pan de los con­tro­les de in­mi­gra­ción de Mé­xi­co apro­xi­ma­da­men­te me­dio mi­llón de ve­ces al año, mu­chos en bus­ca de se­gu­ri­dad o de me­jo­res sa­la­rios. Hace al­gu­nos años, Al­ber­to y Gabriela po­drían ha­ber­se di­ri­gi­do a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro es­pe­ran que­dar­se en Mé­xi­co co­mo re­fu­gia­dos. So­li­ci­tar asilo no es fá­cil. Una re­so­lu­ción pue­de to­mar has­ta 100 días há­bi­les. Du­ran­te ese tiem­po, la fa­mi­lia de­be vi­si­tar una ofi­ci­na gu­ber­na­men­tal en Ta­pa­chu­la una vez a la se­ma­na. Aun­que, en teo­ría, la pa­re­ja tie­ne de­re­cho a tra­ba­jar, en la prác­ti­ca mu­chos mi­gran­tes se man­tie­nen sin ha­cer­lo mien­tras es­pe­ran una res­pues­ta. Al­ber­to y Gabriela pla­nean di­ri­gir­se al nor­te, a un es­ta­do me­xi­cano con me­jo­res pers­pec­ti­vas de em­pleo que Chiapas. ¿Por qué no se­guir a Es­ta­dos Uni­dos? La ra­zón es el pre­si­den­te Do­nald Trump, in­di­ca Al­ber­to. Él y su es­po­sa sa­ben que el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se ha se­pa­ra­do a cien­tos de ni­ños de sus pa­dres en la fron­te­ra (aun­que se ha­ya sus­pen­di­do la po­lí­ti­ca des­pués de una pro­tes­ta pú­bli­ca). En ju­nio, Jeff Ses­sions, el fis­cal ge­ne­ral de los Es­ta­dos Uni­dos di­jo que los in­mi­gran­tes ya no po­dían so­li­ci­tar asilo por vio­len­cia de pan­di­llas o abu­so do­més­ti­co. Es­ta me­di­da pro­ba­ble­men­te re­duz­ca de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va las apro­ba­cio­nes de so­li­ci­tu­des de asilo pa­ra los cen­troa­me­ri­ca­nos. Las no­ti­cias de esa de­ci­sión even­tual­men­te lle­ga­rán a los re­fu­gia­dos en la fron­te­ra sur de Mé­xi­co.

Los da­tos sobre de­ten­cio­nes de mi­gran­tes por par­te de Es­ta­dos Uni­dos su­gie­ren que la du­ra re­tó­ri­ca de Trump sobre la in­mi­gra­ción du­ran­te su pri­mer año en el car­go, ha si­do has­ta aho­ra un im­pe­di­men­to ma­yor que las po­lí­ti­cas bru­ta­les de su se­gun­do año. Trump ha la­men­ta­do que los cen­troa­me­ri­ca­nos flu­ye­ran "co­mo agua" ha­cia Mé­xi­co, lo que es­ta­ba ha­cien­do "muy po­co, sino na­da" pa­ra

ES­TA­DOS UNI­DOS HA PRESIONADO

POR LAR­GO TIEM­PO A MÉ­XI­CO

PA­RA QUE REFUERCE ESA

FRON­TE­RA.

de­te­ner­los. Pe­ro el áni­mo de los mi­gran­tes en Ta­pa­chu­la su­gie­re que al menos al­gu­nos es­tán re­con­si­de­ran­do sus pla­nes pa­ra in­gre­sar a los Es­ta­dos Uni­dos, si no es pa­ra aban­do­nar sus paí­ses de ori­gen.

Menos bes­tial

Es­to ocu­rre jus­to cuan­do An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, el pre­si­den­te elec­to de iz­quier­da de Mé­xi­co, se pre­pa­ra pa­ra asu­mir el car­go en di­ciem­bre. Es­pe­ra coope­rar con Trump en ma­te­ria de mi­gra­ción, pe­ro el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se pa­re­ce un so­cio rea­cio. Si Es­ta­dos Uni­dos lo­gra for­ta­le­cer el con­trol de su fron­te­ra, Mé­xi­co po­dría te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer fren­te a los flu­jos a tra­vés de su fron­te­ra sur. Es­ta­dos Uni­dos ha presionado por lar­go tiem­po a Mé­xi­co pa­ra que refuerce esa fron­te­ra. El "Pro­gra­ma Fron­te­ra Sur", fi­nan­cia­do en par­te con di­ne­ro de los Es­ta­dos Uni­dos, no po­ne ba­rre­ras, sino que reúne a las personas que lo han lo­gra­do. Los mi­gran­tes en Ta­pa­chu­la di­cen que cru­zar la fron­te­ra des­de Gua­te­ma­la es fá­cil. Pe­ro de 2013 a 2015, el nú­me­ro de cen­troa­me­ri­ca­nos de­por­ta­dos de Mé­xi­co se du­pli­có a 180.000 por año. Los pues­tos de con­trol se ali­nean en las ca­rre­te­ras de Ta­pa­chu­la.

EL NÚ­ME­RO DE SO­LI­CI­TU­DES DE ASILO EN MÉ­XI­CO HA AU­MEN­TA­DO DE 1.300 EN 2013 A 14.600 EL AÑO

PA­SA­DO.

La "Bes­tia", un fe­rro­ca­rril en el que los po­li­zo­nes se arries­gan a ser vio­la­dos, ro­ba­dos y ase­si­na­dos mien­tras se di­ri­gen ha­cia el nor­te, se ha vuel­to más di­fí­cil de abor­dar. Su ve­lo­ci­dad se ha in­cre­men­ta­do y se han co­lo­ca­do va­llas en los pa­tios del fe­rro­ca­rril. A la vez, Mé­xi­co es­tá per­mi­tien­do que más mi­gran­tes se que­den. El nú­me­ro de so­li­ci­tu­des de asilo en Mé­xi­co ha au­men­ta­do de 1.300 en 2013 a 14.600 el año pa­sa­do. La ma­yo­ría de los apli­can­tes son cen­troa­me­ri­ca­nos. Es­ta­dos Uni­dos re­ci­be mu­chos más solicitantes: 108.000 cen­troa­me­ri­ca­nos apli­ca­ron el año pa­sa­do. Pe­ro mien­tras que Es­ta­dos Uni­dos re­cha­za tres cuar­tas par­tes de las so­li­ci­tu­des de los paí­ses del "trián­gu­lo nor­te" (El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras), el año pa­sa­do, Mé­xi­co apro­bó dos ter­cios de ellos. Se es­tá di­fun­dien­do en­tre los mi­gran­tes de que el asilo en Mé­xi­co es una op­ción.

Eso no sig­ni­fi­ca que sean bien­ve­ni­dos. Los re­cién lle­ga­dos a Ta­pa­chu­la pue­den ob­te­ner tres no­ches de alo­ja­mien­to en al­ber­gues ad­mi­nis­tra­dos por la igle­sia, pe­ro lue­go de­ben con­ti­nuar pa­ra de­jar es­pa­cio a otros, qui­zás a un pe­da­zo de pi­so sin co­bi­ja. Eso cues­ta 100-250 pe­sos (US$5-13) por no­che. Los más po­bres duer­men a la in­tem­pe­rie.

En es­te lu­gar, las re­la­cio­nes con los me­xi­ca­nos son di­fí­ci­les. Ta­pa­chu­la tie­ne la se­gun­da ta­sa de cri­mi­na­li­dad más al­ta en Chiapas, a pe­sar de que ape­nas hay cri­men or­ga­ni­za­do en la ciu­dad. Los re­si­den­tes cul­pan a los mi­gran­tes. Las au­las se des­bor­dan de ni­ños im­mi­gran­tes. Po­cos lu­ga­re­ños sien­ten afi­ni­dad con los cen­troa­me­ri­ca­nos, a pe­sar de los la­zos de la his­to­ria y la geo­gra­fía. En 1823, Chiapas vo­tó en un re­fe­rén­dum pa­ra unir­se al Mé­xi­co re­cien­te­men­te in­de­pen­dien­te en vez de a las Pro­vin­cias Uni­das de Amé­ri­ca Cen­tral, una fe­de­ra­ción efí­me­ra de Gua­te­ma­la y otros cua­tro paí­ses.

La ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes es­tán an­sio­sos por se­guir ade­lan­te, pe­ro no es­tán se­gu­ros de dón­de ter­mi­na­rá su via­je. Un pro­gra­ma di­ri­gi­do por el Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (ACNUR) pro­por­cio­na un mo­de­lo hu­mano. Mue­ve a los mi­gran­tes de Ta­pa­chu­la, don­de hay po­cos tra­ba­jos, a Sal­ti­llo, un pue­blo en Coahui­la, cer­ca de la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, que tie­ne es­ca­sez de mano de obra. Tra­ba­jan­do con pro­pie­ta­rios de fá­bri­cas, el ACNUR ofre­ce a los re­fu­gia­dos un cur­so de in­te­gra­ción de dos se­ma­nas, lue­go los de­ja a que se las arre­glen so­los. Cin­co sex­tos de ellos per­ma­ne­cen en Sal­ti­llo. El or­ga­nis­mo es­tá es­ta­ble­cien­do otra uni­dad en Gua­da­la­ja­ra y es­pe­ra re­ubi­car has­ta 5.000 re­fu­gia­dos el pró­xi­mo año. Pe­ro el pro­gra­ma ten­drá que ser mu­cho más gran­de pa­ra re­ubi­car a la ma­yor par­te de los re­fu­gia­dos.

JEFF SES­SIONS,

EL FIS­CAL GE­NE­RAL DE ES­TA­DOS UNI­DOS DI­JO QUE LOS IN­MI­GRAN­TES YA NO PO­DÍAN SO­LI­CI­TAR ASILO POR VIO­LEN­CIA DE PAN­DI­LLAS

O ABU­SO DO­MÉS­TI­CO.

La in­mi­gra­ción si­gue sien­do un pro­ble­ma gra­ve en Amé­ri­ca del Nor­te.

l es­ta­do de So­no­ra, en Mé­xi­co, ha in­cre­men­ta­do las de­ten­cio­nes de in­mi­gran­tes ile­ga­les cen­troa­me­ri­ca­nos.

La po­lí­ti­ca de se­pa­ra­ción de fa­mi­lia en Es­ta­dos Uni­dos, pu­so a pen­sar a los in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos si de­bían se­guir su camino.

Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co.

Cen­te­na­res de pro­tes­tas se han rea­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos por la po­lí­ti­ca tan ri­gu­ro­sa de mi­gra­ción.

Mu­chas personas es­tán pre­fi­rien­do que­dar­se en Mé­xi­co que se­guir su camino a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.