Un dis­tin­ti­vo de ga­ran­tía ca­si obli­ga­to­rio

Summa - - Contenido - POR Ro­cío Ba­lles­te­ro, Ale­jan­dra So­to y Jenny Lo­zano

En un mer­ca­do tan com­pe­ti­ti­vo co­mo el ac­tual, op­tar a una nor­ma o cer­ti­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal ha pa­sa­do de ser un re­qui­si­to im­por­tan­te a uno im­pres­cin­di­ble pa­ra las em­pre­sas que deseen so­bre­vi­vir en el mun­do de los ne­go­cios.

EN UN MER­CA­DO TAN COM­PE­TI­TI­VO CO­MO EL AC­TUAL, OP­TAR A UNA NOR­MA O CER­TI­FI­CA­CIÓN IN­TER­NA­CIO­NAL HA PA­SA­DO DE SER UN RE­QUI­SI­TO IM­POR­TAN­TE A UNO IM­PRES­CIN­DI­BLE PA­RA LAS EM­PRE­SAS QUE DESEEN SO­BRE­VI­VIR EN EL MUN­DO DE LOS NE­GO­CIOS.

“Si el clien­te lo pi­de, el em­pre­sa­rio lo de­be cum­plir”, esa es una má­xi­ma que ri­ge en el mun­do de las nor­mas y certificaciones in­ter­na­cio­na­les, una al­ter­na­ti­va cla­ve y ca­da día más uti­li­za­da por las em­pre­sas pa­ra ga­ran­ti­zar la ca­li­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad de sus ne­go­cios. La in­ten­ción es me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y la ges­tión, ge­ne­rar con­fian­za y cre­di­bi­li­dad, así co­mo de­mos­trar que la or­ga­ni­za­ción cer­ti­fi­ca­da cumple con los in­tere­ses del clien­te, usua­rio o con­su­mi­dor y de­man­das es­pe­cí­fi­cas de la so­cie­dad.

Son con­si­de­ra­das un dis­tin­ti­vo que brin­da se­gu­ri­dad al clien­te y pres­ti­gio a la com­pa­ñía y pe­se a no te­ner ca­rác­ter obli­ga­to­rio, prác­ti­ca­men­te se han con­ver­ti­do en un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra in­gre­sar a cier­tos mer­ca­dos e in­ci­den en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la cul­tu­ra la­bo­ral y la ca­pa­ci­dad pa­ra ex­por­tar.

“En un am­bien­te tan com­pe­ti­ti­vo no so­lo es im­por­tan­te cum­plir con nor­mas sino ne­ce­sa­rio. El clien­te per­ci­be la ca­li­dad y se in­cli­na por em­pre­sas que sa­tis­fa­cen sus ex­pec­ta­ti­vas”, ase­gu­ra Héc­tor He­rre­ra, se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la Co­mi­sión Gua­te­mal­te­ca de Nor­mas (COGUANOR).

Exis­te un sin nú­me­ro de agencias in­ter­na­cio­na­les y em­pre­sas que se de­di­can a cer­ti­fi­car que las prác­ti­cas y pro­ce­sos de pro­duc­ción de dis­tin­tos sec­to­res o gi­ros de ne­go­cio se ajus­tan a es­tán­da­res par­ti­cu­la­res.

Los cer­ti­fi­ca­dos otor­ga­dos por la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Nor­ma­li­za­ción (ISO, por sus si­glas en in­glés) pa­ra de­ter­mi­nar es­tán­da­res de ca­li­dad em­pre­sa­rial son los re­yes del mer­ca­do. Ob­te­ner una nor­ma ISO im­pli­ca pa­ra las em­pre­sas im­ple­men­tar bue­nas prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les a tra­vés de una po­lí­ti­ca de ca­li­dad con ob­je­ti­vos me­di­bles, cum­plir de­ter­mi­na­dos re­qui­si­tos de sa­tis­fac­ción al clien­te, y pro­por­cio­nar la ca­pa­ci­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que los em­plea­dos al­can­cen las com­pe­ten­cias re­que­ri­das, en­tre otras ac­ti­vi­da­des.

Las más bus­ca­das

Las ISO 9001-2015 de sis­te­mas de ges­tión de la ca­li­dad y la ISO 14001 de sis­te­mas de ges­tión am­bien­tal si­guen sien­do las que lle­van la ba­tu­ta a ni­vel de nú­me­ro de em­pre­sas que se cer­ti­fi­can a ni­vel mun­dial y las que más se im­ple­men­tan en las or­ga­ni­za­cio­nes”, re­co­no­ce Ale­xan­dra Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de Nor­ma­li­za­ción del Ins­ti­tu­to de Nor­mas Téc­ni­cas de Cos­ta Ri­ca (INTECO). La primera ha evo­lu­cio­na­do. La ver­sión 2008 de la ISO 9001 se ba­sa­ba es­pe­cí­fi­ca­men­te en sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los clien­tes, aho­ra in­cor­po­ra el con­cep­to de ries­gos y a to­das las de­más par­tes in­tere­sa­das.

“Ya no bas­ta con es­tan­da­ri­zar y or­de­nar pro­ce­sos in­ter­nos me­di­dos a tra­vés de in­di­ca­do­res y que la or­ga­ni­za­ción es­té orien­ta­da al clien­te, de­be de­mos­trar un li­de­raz­go con más ca­pa­ci­dad de re­sol­ver in­con­ve­nien­tes”, agre­ga Wil­fre­do Fernández, lí­der

te­má­ti­co de la Es­cue­la de Co­mer­cio Ex­te­rior de la Aso­cia­ción Gua­te­mal­te­ca de Ex­por­ta­do­res (AGEXPORT). Ase­gu­ra que eso per­mi­te eva­luar se­gún la pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia de in­ci­den­tes y vul­ne­ra­bi­li­da­des a fin de to­mar me­di­das co­rrec­ti­vas que per­mi­tan ade­lan­tar­se an­te pro­ble­mas co­mo ca­sos de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, al­te­ra­ción de la ino­cui­dad de los ali­men­tos y otros o in­clu­so evi­tar que se co­me­ta un error o su­ce­da un ac­ci­den­te.

Los desafíos

“En el mun­do de hoy, las em­pre­sas ya no se ri­gen so­la­men­te por la ca­li­dad, sino tam­bién por la sos­te­ni­bi­li­dad, lo cual ha da­do pa­so al sur­gi­mien­to de otras he­rra­mien­tas in­no­va­do­ras y nue­vos te­mas que se es­tán vol­vien­do ten­den­cia, no to­dos cer­ti­fi­ca­bles, co­mo el com­ba­te a la co­rrup­ción, ges­tión de re­si­duos, se­gu­ri­dad ocu­pa­cio­nal y bue­nas prác­ti­cas am­bien­ta­les”, sos­tie­ne la di­rec­ti­va de INTECO.

En Amé­ri­ca Cen­tral, las gran­des em­pre­sas y las tras­na­cio­na­les son las que mue­ven el mer­ca­do de las certificaciones; re­cur­sos eco­nó­mi­cos li­mi­ta­dos, di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so a cré­di­to y el he­cho de que es­tas ac­cio­nes aún no se tra­du­cen en in­cre­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de las ven­tas lo­ca­les fre­nan a mu­chas otras. Sin em­bar­go, los es­pe­cia­lis­tas es­ti­man que, con el tiem­po y nue­vas exi­gen­cias de la so­cie­dad, to­das es­ta­rán obli­ga­das a avan­zar.

“El em­pre­sa­rio de­be­ría de es­tar ávi­do en que­rer cer­ti­fi­car­se y co­no­cer la com­pe­ten­cia de sus co­la­bo­ra­do­res. Iden­ti­fi­car las for­ta­le­zas y los pun­tos de opor­tu­ni­dad es muy im­por­tan­te”, des­ta­ca Claudia Val­dez, je­fa del de­par­ta­men­to de cer­ti­fi­ca­ción la­bo­ral del Ins­ti­tu­to Téc­ni­co de Ca­pa­ci­ta­ción y Pro­duc­ti­vi­dad (INTECAP).

Des­de hace más de tres años, los or­ga­nis­mos de nor­ma­li­za­ción de la re­gión coor­di­nan es­fuer­zos pa­ra im­pul­sar la adop­ción de nor­mas re­gio­na­les en sec­to­res vi­ta­les de la eco­no­mía, co­mo tu­ris­mo, cons­truc­ción, sa­lud y am­bien­te. Tam­bién tra­ba­jan en su­pe­rar las asi­me­trías exis­ten­tes en­tre las en­ti­da­des, tan­to en ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da co­mo a ni­vel de ins­tru­men­tos ju­rí­di­cos.

“Es­ta­mos bas­tan­tes in­tere­sa­dos en tra­ba­jar en blo­que pa­ra ele­var la com­pe­ti­ti­vi­dad. Los be­ne­fi­cios de la nor­ma­li­za­ción y en la ar­mo­ni­za­ción re­gio­nal es­tán de ca­ra a las ex­pec­ta­ti­vas del mer­ca­do y se­re­mos más atrac­ti­vos si te­ne­mos nor­ma­do to­do lo que pro­du­ci­mos, pe­ro nos fal­ta mu­cho camino por re­co­rrer”, in­di­ca

Ya­ni­ra Co­lin­dres, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va del Fo­ro Cen­troa­me­ri­cano de Nor­ma­li­za­ción y di­rec­to­ra del Or­ga­nis­mo Sal­va­do­re­ño de Nor­ma­li­za­ción.

A su cri­te­rio, por ejem­plo, lo que un via­je­ro bus­ca en Cos­ta Ri­ca o Pa­na­má es­pe­ra en­con­trar­lo en Ni­ca­ra­gua, El Sal­va­dor o en Gua­te­ma­la, con la mis­ma ca­li­dad. Y hace una re­fle­xión fi­nal: “So­mos paí­ses im­por­ta­do­res y mu­chos de los que vie­nen a vender nos con­sul­tan sobre las nor­mas que te­ne­mos y en mu­chos te­mas no hay nin­gu­na. Lo mis­mo ocu­rre con in­ver­sio­nis­tas y com­pra­do­res. Te­ne­mos que sen­si­bi­li­zar a las em­pre­sas sobre la im­por­tan­cia de las certificaciones por­que po­de­mos es­tar des­apro­ve­chan­do opor­tu­ni­da­des”.

Las más no­ve­do­sas

ISO 51001 Sis­te­mas de ges­tión de

la ener­gía: Las or­ga­ni­za­cio­nes que la im­ple­men­tan lo­gran un con­su­mo más efi­cien­te de los re­cur­sos ener­gé­ti­cos, fa­ci­li­ta la trans­pa­ren­cia, la co­mu­ni­ca­ción y la adop­ción de me­jo­res prác­ti­cas de ges­tión ener­gé­ti­ca. Tam­bién ayu­da a eva­luar y prio­ri­zar la im­ple­men­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, pro­por­cio­na un mar­co de re­fe­ren­cia a lo lar­go de to­da la ca­de­na de su­mi­nis­tros y fa­ci­li­ta la me­jo­ra de la ges­tión de pro­yec­tos de re­duc­ción de emi­sio­nes de ga­ses con efec­to in­ver­na­de­ro. “La ISO es­ti­ma que si las or­ga­ni­za­cio­nes la im­ple­men­tan

po­drían in­fluen­ciar has­ta en un 60% en el con­su­mo mun­dial de la ener­gía, que re­pre­sen­ta un pro­ble­ma por cos­to”, des­ta­ca Ro­drí­guez.

ISO 20400 Compras sos­te­ni­bles:

Pro­por­cio­na di­rec­tri­ces pa­ra in­te­grar la sos­te­ni­bi­li­dad en la es­tra­te­gia y el pro­ce­so de la po­lí­ti­ca de ad­qui­si­cio­nes de una or­ga­ni­za­ción, de­fi­nien­do los prin­ci­pios de la ad­qui­si­ción sos­te­ni­ble co­mo la ren­di­ción de cuen­tas, la trans­pa­ren­cia, el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos y el com­por­ta­mien­to éti­co. Pue­de ser apli­ca­da por cual­quier ti­po de or­ga­ni­za­ción y es muy re­le­van­te pa­ra ges­to­res de sos­te­ni­bi­li­dad y am­bien­ta­les; ad­mi­nis­tra­do­res de la ca­de­na de su­mi­nis­tro y de ins­ta­la­cio­nes; ad­qui­si­cio­nes y compras pro­fe­sio­na­les de al­to ni­vel, así co­mo pa­ra di­rec­to­res de fi­nan­zas. Por ejem­plo, se­gún INTECO, en Cos­ta Ri­ca, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da es­tá pro­mo­vien­do el me­ca­nis­mo ya que ase­gu­ra una com­pra de ca­li­dad y ade­más pro­mue­ve te­mas re­la­cio­na­dos con la pro­tec­ción am­bien­tal, la apli­ca­ción so­cial y efi­cien­cia fi­nan­cie­ra. ISO 45001 Sis­te­mas de ges­tión pa­ra la sa­lud y se­gu­ri­dad en el tra­ba­jo: Pu­bli­ca­da en mar­zo de

2018, es­ta nor­ma pro­por­cio­na un lu­gar de tra­ba­jo más se­gu­ro pa­ra los co­la­bo­ra­do­res y el res­to de personas. Su apli­ca­ción va más allá de lo me­dioam­bien­tal y se en­fo­ca en la se­gu­ri­dad de las personas. ISO 37001 Sis­te­mas de Ges­tión

An­ti­so­borno: Pro­mue­ve una cul­tu­ra em­pre­sa­rial éti­ca y el com­ba­te a la co­rrup­ción. Con­tie­ne una se­rie de me­di­das pa­ra que las em­pre­sas im­ple­men­ten con­tro­les in­ter­nos que me­jo­ren su ca­pa­ci­dad de pre­ven­ción, de­tec­ción y tra­ta­mien­to de ries­go an­te el so­borno, jun­to con sis­te­mas de eva­lua­ción de los ries­gos y de­bi­da di­li­gen­cia de pro­yec­tos y so­cios de ne­go­cios y apli­ca­ción de con­tro­les fi­nan­cie­ros y co­mer­cia­les. Tam­bién mues­tra an­te los ac­cio­nis­tas y po­ten­cia­les clien­tes com­pro­mi­so con la trans­pa­ren­cia y la éti­ca en las transac­cio­nes en su ope­ra­ción glo­bal. ISO 27001 Sis­te­mas de la Se­gu­ri­dad de la In­for­ma­ción: El eje cen­tral de es­ta nor­ma es pro­te­ger la con­fi­den­cia­li­dad, in­te­gri­dad y dis­po­ni­bi­li­dad de la in­for­ma­ción en una em­pre­sa. Eva­lúa los ries­gos y de­fi­ne lo que es ne­ce­sa­rio ha­cer pa­ra mi­ti­gar­lo y evi­tar fil­tra­cio­nes o pér­di­das de da­tos.

ISO 31000 Sis­te­mas de Ges­tión de Ries­gos: Ayu­da a ma­ne­jar de ma­ne­ra más sis­te­má­ti­ca cual­quier vul­ne­ra­bi­li­dad en la or­ga­ni­za­ción. No es cer­ti­fi­ca­ble, pe­ro es una he­rra­mien­ta que ayu­da a aten­der los nue­vos con­cep­tos de ries­go que hoy por hoy son muy im­por­tan­tes pa­ra ase­gu­rar la con­ti­nui­dad del ne­go­cio. ISO 14046 Hue­lla Hí­dri­ca – Sis­te­ma de Ges­tión Am­bien­tal: Re­gu­la có­mo se uti­li­za el agua. El fin prin­ci­pal es co­no­cer, en un al­to ni­vel de de­ta­lle, el ci­clo de vi­da del agua, par­tien­do de de­tec­tar y eva­luar to­dos los im­pac­tos açm­bien­ta­les que se ge­ne­ran des­de las or­ga­ni­za­cio­nes de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta.

Las ISO 9001-2015 de sis­te­mas de ges­tión de la ca­li­dad es­tán en­tre las certificaciones que más bus­can las em­pre­sas a ni­vel mun­dial.

Las nor­mas téc­ni­cas de pro­tec­ción di­gi­tal es­tán to­man­do mu­cha fuer­za.

Hay nor­mas que ve­lan por­que los lu­ga­res de tra­ba­jo sean más se­gu­ros.

Hay nue­vas certificaciones co­mo la de ges­tión de la ener­gía.

Los pro­ce­sos in­dus­tria­les son al­gu­nas de las certificaciones más co­mu­nes y po­ner es­te: Ga­ran­ti­zar la efi­cien­cia de los pro­ce­sos in­dus­tria­les es cla­ve pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad.

La ISO 37001 Sis­te­mas de Ges­tión An­ti­so­borno vie­ne ga­nan­do es­pa­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.