Ex­per­to en desa­rro­llar fe­rre­te­rías

FE­RRE­TE­RÍAS!

TyT - - Portada -

Des­pués de 40 años de ex­pe­rien­cia, Edgar Var­gas creó la Fe­rre­te­ría La­bra­dor, la ven­dió, se re­ti­ró del mer­ca­do, y re­gre­só nue­va­men­te ha­ce cin­co años con la mis­ma fuer­za.

Su nom­bre es co­no­ci­do por los fe­rre­te­ros cos­ta­rri­cen­ses, y es que Edgar Var­gas, de 57 años, ini­ció ha­ce 40 con la pri­mer fe­rre­te­ría que hu­bo en San Isi­dro de He­re­dia.

“Ini­cié don­de hoy es­tá Fre­ka­fa, que es la fe­rre­te­ría de mi her­mano, Freddy Var­gas; la pro­pie­dad es mía, pe­ro el ne­go­cio es de él. Yo te­nía una pul­pe­ría, una can­ti­na y una mi­ni fe­rre­te­ría en ese lo­cal, allá por 1977”.

Ha­cia el La­bra­dor

El lo­cal en el que ini­ció Edgar Var­gas, ha­ce 4 dé­ca­das, ha­bía si­do de su pa­dre –Edgar Var­gas León- y lue­go pa­só a sus ma­nos. Sin em­bar­go, ahí nun­ca se ha­bían ven­di­do ar­tícu­los de fe­rre­te­ría –ni en nin­gún otro lu­gar de San Isi­dro-, por eso, vio la ne­ce­si­dad de ven­der­los.

“Iba a He­re­dia y com­pra­ba en las fe­rre­te­rías, cla­vos, tor­ni­llos, pe­ga­men­to, unio­nes de tu­bo, y to­do eso. Así me fui in­vo­lu­cran­do. Co­mo a los 2 años, co­men­cé a com­prar­le a los pro­vee­do­res, y des­pués a los 5 me­tí ma­te­ria­les de cons­truc­ción”, re­cuer­da.

Cuan­do ya no tu­vo es­pa­cio pa­ra cre­cer, se pa­só al lo­cal que ac­tual­men­te ocu­pa El La­gar La­bra­dor. En ese te­rreno, de 6.000 m2, lle­gó a te­ner 100 em­plea­dos.

“Ese ne­go­cio te­nía re­nom­bre en el país, te­nía­mos unos ca­mio­nes be­llí­si­mos que se veían en to­do la­do, por­que re­par­tía­mos ma­te­rial en Gua­na­cas­te, Li­món, Ala­jue­la, Car­ta­go… Te­nía­mos clien­tes en to­do el país”, re­cuer­da. Allí es­tu­vo du­ran­te 15 años, has­ta que su sa­lud se vio com­pro­me­ti­da – des­pués de su­frir dos in­far­tos-, y de­ci­dió ven­der­le su ne­go­cio a puer­ta ce­rra­da –con mer­ca­de­ría, mon­ta­car­gas, ca­mio­nes, e in­clu­so el nom­bre de la fe­rre­te­ría- a El La­gar.

Des­pués de eso, Var­gas le ayu­dó a mon­tar la fe­rre­te­ría a su her­mano, y des­can­só du­ran­te 10 años del ne­go­cio. Pe­ro su pa­sión pu­do más y ac­tual­men­te, su nue­vo ne­go­cio, Fe­rre­te­ría y De­pó­si­to San Mar­tín, tie­ne 5 años.

¡Sus for­ta­le­zas!

Hoy, tras cin­co años en el mer­ca­do, Var­gas afir­ma que ya no tie­ne es­pa­cio su­fi­cien­te en los lo­ca­les y que in­clu­so es­tá en bus­ca de ad­qui­rir otros más. ¿Cuál es su secreto?

Hay va­rios as­pec­tos im­por­tan­tes. El pri­me­ro de ellos es el gran apo­yo que siem­pre ha re­ci­bi­do por par­te de su es­po­sa, Evan­ge­li­na Ve­ga, y de su hi­ja, Adriana Var­gas. Am­bas lo acom­pa­ñan siem­pre en el ne­go­cio, des­de las 6 a.m. y has­ta las 6 p.m.

El ser­vi­cio al clien­te es otra de sus for­ta­le­zas. “A mí vie­ne un clien­te y me di­ce: Edgar me so­bró es­to. Me trae la fac­tu­ra y yo le de­vuel­vo el di­ne­ro. Más tar­de yo ha­go la no­ta de cré­di­to y lo me­to al sis­te­ma. Otros lu­ga­res du­ran una ho­ra pa­ra que les de­vuel­van la pla­ta”.

Otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas del ser­vi­cio que ofre­cen es que mien­tras los clien­tes es­tán com­pran­do, se lla­ma a la bo­de­ga pa­ra que se les car­gue el ca­mión con el ma­te­rial, y que cuan­do pa­guen pue­dan irse in­me­dia­ta­men­te.

Y es que, se­gún Edgar, otra de sus prin­ci­pa­les for­ta­le­zas es que él siem­pre es­tá pen­dien­te del ne­go­cio. Él es quien rea­li­za las com­pras, sa­be exac­ta­men­te to­do lo que hay en el ne­go­cio, cuán­to cues­tan los ar­tícu­los y es quien re­vi­sa ab­so­lu­ta­men­te to­das las fac­tu­ras.

“Y soy bueno pa­ra pe­lear pre­cios, por­que a co­mo es­tá el mer­ca­do, ca­si que us­ted com­pra a co­mo us­ted di­ga y no a co­mo el pro­vee­dor quie­ra. Por eso, no­so­tros siem­pre ga­na­mos las co­ti­za­cio­nes, por­que nues­tro le­ma de to­da la vi­da ha si­do: “Pre­cio, ser­vi­cio y ca­li­dad”. A mí me lle­ga una cotización de las otras fe­rre­te­rías y sin ha­cer­les des­cuen­to, no­so­tros la ga­na­mos”, ase­gu­ra.

Fi­nal­men­te, Var­gas des­ta­ca que a ellos les gus­ta em­plear a per­so­nas con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad. “Ya he­mos lle­ga­do a te­ner cua­tro per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad tra­ba­jan­do en nues­tro ne­go­cio. Por te­ner un hi­jo con dis­ca­pa­ci­dad, sé lo que una per­so­na de es­tas se sien­te de fe­liz ga­nán­do­se su suel­do y lle­van­do co­mi­da a su ca­sa”.

Edgar Var­gas es­tu­vo 10 años ale­ja­do del ne­go­cio de la fe­rre­te­ría, pe­ro ase­gu­ra que re­gre­só por dos mo­ti­vos: “el gu­sa­ni­to del co­mer­cio” y la gen­te, que se lo pi­dió. Aho­ra

tie­ne Fe­rre­te­ría San Mar­tín

Fe­rre­te­ría San Mar­tín sa­ca “ju­go” de su es­pa­cio pa­ra ex­hi­bir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.