El Me­jor Pre­cio: “Voy a tra­ba­jar en el al­ma­cén has­ta los 100 años”. En­ri­que Po­rras, Pro­pie­ta­rio.

DE FE­RRE­TE­ROS

TyT - - Contenido -

“Voy a tra­ba­jar en el al­ma­cén has­ta los 100 años”. En­ri­que Po­rras, Pro­pie­ta­rio.

Ca­ria­ri de Guá­pi­les, Cos­ta Ri­ca.- En 1979, el pue­blo de Ca­ria­ri ape­nas se es­ta­ba desa­rro­llan­do. No ha­bían ban­cos, ha­bía una ca­se­ti­lla de te­lé­fono ad­mi­nis­tra­da por el ICE y no ha­bían fe­rre­te­rías; pe­ro sí ha­bía luz y la ca­rre­te­ra tam­bién exis­tía.

Por esa ra­zón, en ju­lio de ese año, Pe­dro Po­rras –pa­dre de En­ri­que Po­rras, Pro­pie­ta­rio del Al­ma­cén el Me­jor Pre­cio de Ca­ria­ri-, hom­bre vi­sio­na­rio, que te­nía un al­ma­cén de ma­te­ria­les de cons­truc­ción en Guá­pi­les, de­ci­dió que era buen mo­men­to pa­ra ad­qui­rir un lo­te en Ca­ria­ri con una muy bue­na ubi­ca­ción, y mon­tó un ga­le­rón en el que abrió el al­ma­cén.

Seis me­ses des­pués, su hi­jo En­ri­que se ca­só y le di­jo: “aho­ra sí, vá­ya­se pa­ra Ca­ria­ri y se en­car­ga del al­ma­cén”. ¡Y así lo hi­zo…!

Sus ini­cios

En­ri­que Po­rras y su es­po­sa, Li­dia Rodríguez, se mu­da­ron a Ca­ria­ri y re­cuer­dan có­mo des­de el prin­ci­pio ven­dían ar­tícu­los de fe­rre­te­ría y ma­te­ria­les de cons­truc­ción, al igual que lo ha­cen hoy.

Po­rras di­ce que cuan­do abrie­ron, ca­si al mis­mo tiem­po abrió El Co­lono, sin em­bar­go, co­mo era un pue­blo en desa­rro­llo, am­bas fe­rre­te­rías se abrie­ron pa­so por igual, por­que ha­bía mu­cho mer­ca­do.

“Lo com­pli­ca­do fue que no ha­bía te­lé­fo­nos. Exis­tía so­la­men­te uno de esos ad­mi­nis­tra­dos por el ICE; era una ca­se­ti­lla que es­ta­ba en una ofi­ci­ni­ta, en­ton­ces te­nía­mos que ha­cer fi­la y de­cir el nú­me­ro al que que­ría­mos lla­mar. Ahí nos de­cían: pa­se a esa ca­se­ti­lla, y así ha­cía­mos los pe­di­dos. Por di­cha, eso fue du­ran­te un tiem­po cor­to; un año des­pués de abrir ya te­nía­mos to­dos los ser­vi­cios”, ase­gu­ra.

Si bien es cier­to, el lo­cal era más pe­que­ño en aque­lla épo­ca, 38 años des­pués, si­guen ubi­ca­dos en el mis­mo lu­gar. Hoy abar­can 1.500 m2, dan tra­ba­jo a 50 per­so­nas y atien­den un pro­me­dio de 309 per­so­nas por día.

Com­pe­tir en el Ca­ri­be

¿Có­mo se com­pi­te con éxi­to en la Zo­na Atlán­ti­ca? De acuer­do con Po­rras, con buen ser­vi­cio al clien­te; y pa­ra ellos eso sig­ni­fi­ca: brin­dar una aten­ción ade­cua­da al pú­bli­co, ge­ne­ran­do re­la­cio­nes de amis­tad con los clien­tes, ofre­cien­do pre­cios bue­nos y ha­cien­do des­cuen­tos y pro­mo­cio­nes.

Se­gún Au­ro­ra Po­rras, hi­ja de En­ri­que y Ge­ren­te Ad­mi­nis­tra­ti­va del Al­ma­cén, ellos se han ca­rac­te­ri­za­do siem­pre por su buen ser­vi­cio al clien­te. “A ve­ces rea­li­za­mos son­deos y la gen­te siem­pre nos di­ce que les gus­ta ve­nir aquí por­que hay un am­bien­te de amis­tad, se sien­ten co­mo en fa­mi­lia, y que los tra­tan bien; hay un ca­lor hu­mano que les gus­ta”, afir­ma.

Otro fac­tor im­por­tan­te pa­ra ellos, se­gún Au­ro­ra, es el va­lor de los ma­te­ria­les. “Aquí el mer­ca­do es muy sen­si­ble al pre­cio, y eso ha he­cho que ten­ga­mos que com­pe­tir de ma­ne­ra más fuer­te en­tre los mis­mos ne­go­cios que hay, por­que en los úl­ti­mos años se han abier­to cua­tro fe­rre­te­rías más. El Al­ma­cén y El Co­lono es­tu­vie­ron so­los en la zo­na du­ran­te ca­si 30 años, y aho­ra ha ido cre­cien­do la com­pe­ten­cia con cua­tro fe­rre­te­rías más”.

Ante es­to, En­ri­que agre­ga que, si bien es cier­to, las ven­tas han ba­ja­do un po­co por el in­gre­so de la com­pe­ten­cia, “no ha si­do la gran co­sa”.

Ade­más, es­tos fe­rre­te­ros afir­man que otro de sus pun­tos fuer­tes es la agi­li­dad y ra­pi­dez del ser­vi­cio que ofre­cen, pues las en­tre­gas se rea­li­zan lo más rá­pi­do po­si­ble. “Siem­pre te­ne­mos los ca­rros a dis­po­si­ción pa­ra es­tar lle­van­do la mer­ca­de­ría a los clien­tes”, ase­gu­ra En­ri­que.

Tam­bién han des­cu­bier­to que pa­ra te­ner éxi­to en la zo­na, se de­be tra­ba­jar con mos­tra­dor, por­que ahí el au­to­ser­vi­cio no fun­cio­na, al me­nos en Ca­ria­ri. “El au­to­ser­vi­cio es pa­ra la per­so­na que co­no­ce el pro­duc­to o la he­rra­mien­ta, sa­be lo que va a ha­cer y qué ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer­lo. Pe­ro aquí ca­si nun­ca com­pra el cons­truc­tor; la cos­tum­bre es que el clien­te, el que tie­ne la pla­ta o el due­ño de la ca­sa, es el que vie­ne a com­prar, por­que vie­ne a re­ga­tear pre­cios y a ver qué es lo que le gus­ta”.

“Aquí to­da­vía no se uti­li­za mu­cho la cons­truc­to­ra. Y co­mo hay mu­cha co­sa en fe­rre­te­ría que la gen­te no sa­be, por eso fun­cio­na más el ser­vi­cio en mos­tra­dor”, ex­pli­ca Ma­ria­ne­la Po­rras, hi­ja de En­ri­que y Ge­ren­te Ad­mi­nis­tra­ti­va de MP Cons­truc­cio­nes, otra em­pre­sa de la fa­mi­lia.

Ven­der y ven­der…

¿Cuá­les son sus es­tra­te­gias pa­ra au­men­tar las ven­tas en un mer­ca­do tan com­pe­ti­ti­vo? De acuer­do con Au­ro­ra, es una com­bi­na­ción de to­do. Pri­me­ro que na­da, es­tá el ser­vi­cio al clien­te que ellos ofre­cen y que es fun­da­men­tal pa­ra atraer a los clien­tes.

La ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­va tam­bién men­cio­na el se­gui­mien­to que se les da a los clien­tes –ser­vi­cio post ven­ta- y el equi­po de tra­ba­jo con que cuen­tan, pues va­rios de sus em­plea­dos so­bre­pa­san los 20 años de tra­ba­jar en el al­ma­cén. “Es gen­te muy com­pro­me­ti­da, que se po­ne la ca­mi­se­ta del al­ma­cén y que ha­cen que real­men­te to­dos los días ten­ga­mos el éxi­to del que go­za­mos”. Asi­mis­mo, Au­ro­ra afir­ma que ac­tual­men­te tie­nen un agen­te que an­da vi­si­tan­do clien­tes de otras zo­nas pa­ra atraer­los al Al­ma­cén.

Y por su­pues­to, el con­tar con cer­ca de 18.000 ar­tícu­los di­fe­ren­tes, con dos a tres ca­li­da­des dis­tin­tas, los ha­ce un lu­gar muy atrac­ti­vo pa­ra com­prar.

¡Va­lor agre­ga­do!

Des­de ha­ce 12 años, de­ci­die­ron in­cur­sio­nar con la cons­truc­to­ra, MP Cons­truc­cio­nes, que na­ció por­que en la zo­na es muy co­mún cons­truir con bo­nos de vi­vien­da y gra­cias a un fa­mi­liar, se me­tie­ron a ven­der los ma­te­ria­les de cons­truc­ción pa­ra esas ca­sas de bien so­cial.

Cuan­do Ma­ria­ne­la co­men­zó a ha­cer­se car­go de esa área, se dio cuen­ta de que mu­chas per­so­nas no apro­ve­cha­ban bien el di­ne­ro del bono por­que, por fal­ta de co­no­ci­mien­to, no lo­gra­ban com­ple­tar la cons­truc­ción.

Es por eso, que de­ci­die­ron co­men­zar a brin­dar el ser­vi­cio de cons­truc­ción, y en el 2005 na­ció MP Cons­truc­cio­nes gra­cias a las alian­zas que hi­cie­ron con en­ti­da­des au­to­ri­za­das por el Banh­vi pa­ra el trá­mi­te de bo­nos de vi­vien­da.

“He­mos ido cre­cien­do po­co a po­co; aho­ri­ta tra­ba­ja­mos con cua­tro di­fe­ren­tes en­ti­da­des au­to­ri­za­das, y nos ha ido muy bien, te­ne­mos muy bue­na repu­tación con ellos y he­mos ido ex­pan­dién­do­nos, por­que aquí en la zo­na de Li­món es don­de más se cons­tru­ye con bo­nos de vi­vien­da, y por eso hay mu­cha com­pe­ten­cia, en­ton­ces he­mos tra­ta­do de ex­pan­dir­nos a otras par­tes del país”, ase­gu­ra Ma­ria­ne­la.

Las cla­ves del éxi­to

Los se­cre­tos del éxi­to de es­ta fe­rre­te­ría, se­gún En­ri­que Po­rras, son va­rios: el buen ser­vi­cio al clien­te, los bue­nos pre­cios, con­tar con un ex­ce­len­te in­ven­ta­rio, y la aten­ción per­so­na­li­za­da. A ni­vel in­terno, des­ta­ca tam­bién la or­ga­ni­za­ción y el ma­ne­jar bien to­da la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va. Ade­más, pa­ra es­te em­pre­sa­rio es im­por­tan­te man­te­ner­se ac­tua­li­za­dos. Pa­ra ello, ma­ne­jan un ca­len­da­rio de ca­pa­ci­ta­cio­nes pa­ra el personal, que se rea­li­zan ca­da 15 días, por me­dio de las ca­sas co­mer­cia­les.

“Tam­bién vi­si­ta­mos la Ex­po­fe­rre­te­ra y te­ne­mos den­tro del al­ma­cén un área des­ti­na­da a pro­duc­tos nue­vos, pa­ra que el clien­te tam­bién los co­noz­ca. Esa área se cam­bia ca­da 15 días, así eva­lua­mos la reac­ción del clien­te con los pro­duc­tos nue­vos”, se­ña­la Ma­ria­ne­la.

La elec­ción de los pro­vee­do­res es otro de sus se­cre­tos, por­que ellos en­vían pro­for­mas a va­rias com­pa­ñías y al fi­nal eli­gen la que les ofre­ce un me­jor pre­cio.

“Se co­ti­za prin­ci­pal­men­te por pre­cio, pe­ro tam­bién es muy im­por­tan­te el trans­por­te, por­que to­dos los pro­vee­do­res nos de­jan el ma­te­rial en el al­ma­cén. Tam­bién to­ma­mos en cuen­ta el res­pal­do y ga­ran­tía por los pro­duc­tos”, fi­na­li­za Au­ro­ra.

En­ri­que es la ca­be­za del ne­go­cio, pe­ro aho­ra, su hi­ja Au­ro­ra le ayu­da a ad­mi­nis­trar­lo. Jun­tos, bus­can que la fe­rre­te­ría crez­ca aún más.

Cuan­do En­ri­que Po­rras lle­gó a Ca­ria­ri de Po­co­cí, ha­ce 38 años, ape­nas se es­ta­ba desa­rro­llan­do el pue­blo. Su fe­rre­te­ría fue pio­ne­ra en la zo­na, en con­jun­to con El Co­lono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.