Wi­lliam Ber­mú­dez: 40 años en Amé­ri­ca

CON SO­LO ₡500 MIL

TyT - - Contenido -

Quien tie­ne san­gre pa­ra las ven­tas y vi­sión pa­ra los ne­go­cios, siem­pre mi­ra­rá ha­cia ade­lan­te y más que asu­mir ries­gos, siem­pre ve­rá los re­tos co­mo opor­tu­ni­da­des de sur­gir.

Es­to fue lo que mo­vió allá por 1971, a Wi­lliam Ber­mú­dez, cuan­do con un prés­ta­mo en mano de más o me­nos ¢500 mil, se de­ci­dió a fun­dar su pro­pia em­pre­sa.

“En la vi­da, to­do es es­fuer­zo, y el éxi­to es­tá en lo que me di­je­ron ha­ce años y que me que­dó bien gra­ba­do: “Nun­ca gas­tes más de lo que ga­nas y siem­pre es­ta­rás bien…”, di­ce Ber­mú­dez, quien hoy ve su em­pre­sa mo­vi­da con fuer­za por la se­gun­da y ter­ce­ra ge­ne­ra­ción.

Di­ce que em­pe­zó ven­dien­do cu­chi­llos y cucharas pa­ra gui­sar y así em­pe­zó a ex­pan­dir­se, y po­qui­to a po­co se me­tió en el cam­po ferretero. “Me acuer­do que con ese cré­di­to en mano, lo uti­li­cé pa­ra pa­gar y com­prar más mer­ca­de­ría, has­ta que lle­gó el mo­men­to de in­de­pen­di­zar­me por com­ple­to. Ya ahí ven­día alu­mi­nio ale­mán, ollas en­lo­za­das, pla­tos, to­da la lí­nea de ca­fe­te­ras y otros pro­duc­tos”, re­cuer­da Ber­mú­dez.

Di­ce que ya con la de­ci­sión to­ma­da, “con­tra­té un agen­te, con la suer­te de que en me­nos de 15 días ya ha­bía lim­pia­do la bo­de­ga pe­que­ña que te­nía­mos”.

Ca­sas ex­tran­je­ras

Ase­gu­ra que a par­tir de ese mo­men­to, al ver el po­ten­cial del ne­go­cio, se lle­nó de más áni­mo, y fue cuan­do Hol­ter­man & Cía, que re­pre­sen­ta­ba al­gu­nas ca­sas ex­tran­je­ras, le ayu­dó pa­ra traer al­gu­nas lí­neas de Gua­te­ma­la y Ni­ca­ra­gua. “Fue cuan­do em­pe­cé a no­tar que al­gu­nas ollas se “pe­la­ban” un po­co por la ma­ni­pu­la­ción, y me­tí más de fe­rre­te­ría, prin­ci­pal­men­te de Es­pa­ña con mar­cas co­mo Be­llo­ta, bro­cas Cas­ti­llo y otros pro­duc­tos”.

Y di­ce que al prin­ci­pio, no es­tu­vo so­lo, pues te­nía a Al­fon­so Her­nán­dez, co­mo su so­cio, pe­ro al tiem­po de­ci­dió com­prar­le su par­te en ¢80 mil en aque­llos años.

“Na­cí co­mo ven­de­dor y siem­pre me gus­tó ha­cer ne­go­cia­cio­nes gran­des, por­que en la vi­da hay que pen­sar en gran­de, así sea que en ma­nos se ten­ga un pro­yec­to muy pe­que­ño”, ase­gu­ra Wi­lliam. Im­por­ta­do­ra Amé­ri­ca es una em­pre­sa de re­nom­bre en el sec­tor, pe­ro Ber­mú­dez ase­gu­ra que eso no es ca­sua­li­dad. “To­do es obra de dar­le amor y ca­ri­ño a los clien­tes, y de en­ten­der que el com­pra­dor es el que nos da de co­mer y por eso, hay que dar­le lo me­jor, sin en­ga­ños ni ro­deos, y nun­ca ven­der por ven­der. Con so­lo eso, la em­pre­sa siem­pre es­ta­rá en la me­mo­ria de los clien­tes”. Im­por­ta­do­ra Amé­ri­ca: Tel: +506.2292-2424

Wi­lliam Ber­mú­dez, Pre­si­den­te de Im­por­ta­do­ra Amé­ri­ca, ase­gu­ra que lle­gar a en­ten­der lo que re­quie­ren los clien­tes y aliar­se con bue­nas mar­cas, es fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner una em­pre­sa por años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.