Rei­ven­tar­se: re­me­dio de la cons­truc­ción

La Pam­pa gua­na­cas­te­ca se nie­ga a mo­rir, sin al me­nos in­ten­tar re­cu­pe­rar al­gu­nos bríos po­si­ti­vos en el sec­tor cons­truc­ción. Fal­ta mu­cho por ha­cer, pe­ro em­pie­za a dar pa­sos de res­pi­ro.

TyT - - Portada -

Gua­na­cas­te.- Los úl­ti­mos años an­tes de que es­ta­lla­ra la cri­sis mun­dial, Gua­na­cas­te, so­bre to­do la zo­na cos­te­ra san­ta­cru­ce­ña, vi­vía un au­ge im­pre­sio­nan­te en cuan­to a cons­truc­ción se re­fie­re. Va­go­ne­tas car­ga­das de ma­te­ria­les tran­si­ta­ban una de­trás de otra, se dis­pa­ra­ron las fuentes de tra­ba­jo, el ne­go­cio de bie­nes raí­ces re­pun­ta­ba, mu­chos gua­na­cas­te­cos ven­die­ron sus pro­pie­da­des. Pe­ro, des­pués del 2010, el pa­no­ra­ma cam­bió drás­ti­ca­men­te. “Ja­más lle­ga­rán tiem­pos co­mo los que vi­vi­mos en 20062007. No se re­pe­ti­rán”, di­jo el in­ge­nie­ro Fran­cis­co Mo­reno, je­fe del De­par­ta­men­to de Cons­truc­cio­nes de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Santa Cruz.

“Los fo­cos gran­des de cons­truc­ción se vie­ron obli­ga­dos a de­te­ner las obras por com­ple­to, mu­chas que­da­ron en aban­dono, otras ni si­quie­ra em­pe­za­ron. La cri­sis pro­vo­có que el pre­cio de la tie­rra se dis­pa­ra­ra. Por ejem­plo, en Lan­gos­ta, el me­tro cua­dra­do se lle­gó a ofre­cer en $2000. Los pro­yec­tos se en­ca­re­cían tan­to que era im­po­si­ble re­cu­pe­rar la in­ver­sión”. La re­cu­pe­ra­ción ha si­do len­ta y do­lo­ro­sa. Mu­chas fe­rre­te­rías des­apa­re­cie­ron, por­que pre­va­le­ció la “ley del más fuer­te”, por años no se ob­ser­vó una so­la cons­truc­ción, la ca­li­dad de vi­da de los tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción su­frió las con­se­cuen­cias. Sin em­bar­go, ya se ve mo­vi­mien­to.

“Te­ne­mos mu­chas ven­ta­jas” ex­pli­có el in­ge­nie­ro Mo­reno. “Santa Cruz y el res­to de las pla­yas si­guen sien­do atrac­ti­vas para el tu­ris­ta, al­gu­nos ya es­tán in­vir­tien­do en te­rre­nos, por­que les atrae la paz que to­da­vía te­ne­mos en Cos­ta Ri­ca. Nos he­mos re­cu­pe­ra­do en un 60%. Hay ac­ti­vi­dad nue­va en San Jua­ni­llo, Mar­be­lla y Os­tio­nal, para los aman­tes de la pla­ya y de la mon­ta­ña. En La­gar­to, hay un desa­rro­llo de ca­sas de 170 m2 con mu­cho éxi­to. Es­tos desa­rro­llos son muy in­tere­san­tes por­que se es­tán ofre­cien­do a cos­ta­rri­cen­ses con pues­tos ge­ren­cia­les, los de más po­der ad­qui­si­ti­vo. La cri­sis en­se­ñó a los desa­rro­lla­do­res que no so­lo los ex­tran­je­ros pue­den com­prar sus obras”.

Pla­nes re­gu­la­do­res

¿Qué pa­pel ju­ga­ron los pla­nes re­gu­la­do­res en el desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio de Gua­na­cas­te? Ha­ce 6 años, hu­bo una se­rie de reunio­nes en­tre fun­cio­na­rios de dos em­pre­sas pri­va­das y miem­bros de las co­mu­ni­da­des gua­na­cas­te­cas, con el fin de di­se­ñar pla­nes re­gu­la­do­res que in­cluían re­glas y lí­mi­tes a la ac­ti­vi­dad cons­truc­ti­va. Se re­dac­ta­ron bo­rra­do­res y la Mu­ni­ci­pa­li­dad fa­ci­li­tó su equi­po de tra­ba­jo para re­vi­sar­lo. Ale­jan­dra San­cho, Je­fe de Ca­tas­tro y To­po­gra­fía de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Santa Cruz ahon­dó en el asun­to: “una em­pre­sa es­pa­ño­la fue la en­car­ga­da de los 150 me­tros de la zo­na ma­rí­ti­mo te­rres­tre y otra del res­to del te­rri­to­rio. Des­pués de mu­chas reunio­nes, se nos en­vió el do­cu­men­to del Plan Re­gu­la­dor para re­vi­sión. Te­nía mu­chos erro­res, co­mo pro­pie­da­des en pleno océano. Los de­vol­vi­mos para su co­rrec­ción, pe­ro nun­ca re­gre­sa­ron, en­ton­ces no se fir­mó su apli­ca­ción. Lo mis­mo pa­só con las co­rrec­cio­nes de los pla­nes re­gu­la­do­res ur­ba­nos, que, por ejem­plo, no con­tem­pla­ban las áreas de inun­da­ción, se in­cluían ca­lles inexis­ten­tes. To­das las ape­la­cio­nes sin co­rre­gir que­da­ron en SETENA. Fue un gran des­per­di­cio de di­ne­ro y tiem­po. La Mu­ni­ci­pa­li­dad de La Cruz re­nun­ció a mi­tad de ca­mino, no qui­so se­guir ade­lan­te”.

Agre­ga que las “ca­lles” de ac­ce­so a las co­mu­ni­da­des y a las pla­yas más vi­si­ta­das de Cos­ta Ri­ca es­tán en pé­si­mas con­di­cio­nes, el pre­cio al­to de las pro­pie­da­des, del ma­te­rial para cons­truir, del aca­rreo, de la mano de obra pro­fe­sio­nal fre­nan a los in­ver­sio­nis­tas de cla­se me­dia. Du­ran­te años, se ha­bló de la dis­mi­nu­ción de per­mi­sos para do­tar de agua nuevas edi­fi­ca­cio­nes, de­bi­do a la dis­mi­nu­ción del cau­dal de los man­tos acuí­fe­ros o a la con­ta­mi­na­ción de al­guno. El in­ge­nie­ro Mo­reno in­for­mó: “no te­ne­mos esos pro­ble­mas aho­ra y hay pla­nes para abas­te­cer a las 16 asa­das san­ta­cru­ce­ñas des­de dis­tin­tas fuentes de cap­ta­ción, a me­diano pla­zo”.

“Ha­ce 17 años tra­ba­jo co­mo in­ge­nie­ro en Gua­na­cas­te” ex­pli­có Ronny Vi­lla­lo­bos Vargas, oriun­do de San Ra­món de Ala­jue­la. “An­tes de la cri­sis, el tra­ba­jo era tan­to, que uno se da­ba el lu­jo de de­cir cuán­to que­ría ga­nar, y nos lo da­ban. To­dos los in­ge­nie­ros vi­vía­mos en con­do­mi­nios, que se que­da­ron va­cíos en so­lo 6 me­ses, cuan­do la cri­sis gol­peó la eco­no­mía mun­dial”. El in­ge­nie­ro Vi­lla­lo­bos cree que la ac­ti­vi­dad cons­truc­to­ra es­tá me­jo­ran­do. Hay un au­ge en­tre los mi­llo­na­rios, en el sur de la pe­nín­su­la de Ni­co­ya, en Mar­be­lla y hay al­gu­nas cons­truc­cio­nes gran­des en desa­rro­llo. “Un buen pa­rá­me­tro para me­dir el au­men­to en la cons­truc­ción es la can­ti­dad de con­cre­to que se ven­de. Du­ran­te la cri­sis, cuan­do se ha­cía el pe­di­do de con­cre­to, lle­ga­ba al día si­guien­te. Aho­ra de­be­mos es­pe­rar 8 días para que lle­gue”.

Hay al­gu­nos desafíos, pro­pios de la idio­sin­cra­sia de los tra­ba­ja­do­res, se­gún el in­ge­nie­ro. “La mano de obra es de re­gu­lar a ma­la. Si hay fies­tas en cual­quier co­mu­ni­dad, mu­chos no lle­gan a tra­ba­jar el lu­nes, y mar­tes es­tán to­da­vía afec­ta­dos. Quie­ren sa­lir del tra­ba­jo tem­prano y que se les pa­gue un sa­la­rio al­to”.

Al­gu­nas no­ti­cias de Li­be­ria

El se­ñor Ju­lio Via­les, Al­cal­de de Li­be­ria, ase­gu­ra que la ac­ti­vi­dad cons­truc­ti­va de­cre­ció con la cri­sis. “To­da­vía po­de­mos ver cons­truc­cio­nes de ca­li­dad aban­do­na­das, pro­yec­tos que es­ta­ban en cier­nes no se ter­mi­na­ron. Nues­tra eco­no­mía no de­pen­de del tu­ris­mo, es más de ser­vi­cios, o de paso, tan­to de los vi­si­tan­tes que van para las cos­tas co­mo los que van al res­to de Cen­troa­mé­ri­ca”.

“El año pa­sa­do se apro­ba­ron per­mi­sos de cons­truc­ción por 120 mi­llo­nes de co­lo­nes, es­te año ya va­mos por 180 mi­llo­nes. Co­ca Co­la, com­pró un te­rreno de 20 hec­tá­reas, don­de cons­trui­rá un edi­fi­cio de 5000 m2, que da­rá tra­ba­jo a 450 per­so­nas. Otras em­pre­sas ya de­ci­die­ron es­tar re­pre­sen­ta­das en Li­be­ria, El Co­lono, Ta­co Bell, Pfi­zer y Dis­co­very”.

“La fal­ta de es­pa­cio y la con­ges­tión vehicular en San Jo­sé es­tá ge­ne­ran­do un fe­nó­meno pa­re­ci­do al que su­ce­dió en Ecua­dor” re­cor­dó el al­cal­de.

“En ese país, las per­so­nas y las em­pre­sas se tras­la­da­ron a un lu­gar con más es­pa­cio, más re­la­ja­do. Pre­vien­do ese mo­vi­mien­to, de­be­mos pre­pa­rar­nos, in­ves­ti­gar qué ocu­pan las em­pre­sas para ve­nir­se y ha­cer­lo atrac­ti­vo des­de el pun­to de vis­ta co­mer­cial. Hay que afi­nar al­gu­nos de­ta­lles, si que­re­mos cre­cer sin cau­sar in­con­ve­nien­tes: la ru­ta que une to­dos los can­to­nes pe­nin­su­la­res co­lap­sa­ría con la cons­truc­ción de Dis­co­very, hay so­la­men­te una ca­lle de ac­ce­so al ae­ro­puer­to de Li­be­ria, un ac­ci­den­te obs­tru­ye por com­ple­to la vía, ha­cien­do que el tu­ris­ta pier­da su vue­lo o se com­pli­que el ac­ce­so al can­tón”.

Pre­ve­nir el fu­tu­ro

La Mu­ni­ci­pa­li­dad de Li­be­ria tie­ne una ini­cia­ti­va so­bre la me­sa, apro­ve­chan­do la ex­pe­rien­cia de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de He­re­dia. Se tra­ta de la crea­ción de una em­pre­sa de ser­vi­cios pú­bli­cos, fi­nan­cia­da con ca­pi­tal mu­ni­ci­pal, ad­mi­nis­tra­da por una jun­ta di­rec­ti­va. Per­mi­ti­ría me­jo­rar los ser­vi­cios de agua, luz y tec­no­lo­gía, co­mo par­te de la es­tra­te­gia para en­fren­tar el cre­ci­mien­to fu­tu­ro. En sín­te­sis, hay mo­vi­mien­to en Gua­na­cas­te, pe­ro, lle­gar al ni­vel que ha­bía an­tes de que la cri­sis gol­pea­ra, no pa­re­ce ser la opi­nión de quie­nes mi­den el pul­so de la eco­no­mía.

“To­da­vía po­de­mos ver cons­truc­cio­nes de ca­li­dad aban­do­na­das, pro­yec­tos que es­ta­ban en cier­nes no se ter­mi­na­ron. Nues­tra eco­no­mía no de­pen­de del tu­ris­mo, es más de ser­vi­cios, o de paso, tan­to de los vi­si­tan­tes que van para las cos­tas co­mo los que van al res­to de Cen­troa­mé­ri­ca”. Ju­lio Via­les, Al­cal­de de Li­be­ria Las “ca­lles” de ac­ce­so a las co­mu­ni­da­des y a las pla­yas más vi­si­ta­das de Cos­ta Ri­ca es­tán en pé­si­mas con­di­cio­nes, el pre­cio al­to de las pro­pie­da­des, del ma­te­rial para cons­truir, del aca­rreo,

de la mano de obra pro­fe­sio­nal fre­nan a los in­ver­sio­nis­tas de cla­se me­dia.

Se­gún los ex­per­tos, un buen pa­rá­me­tro para me­dir el au­men­to en la cons­truc­ción es la can­ti­dad de con­cre­to que se ven­de. Y hay es­fuer­zos por cons­truir, a buen paso, pe­ro se re­quie­re más.

Aun­que hay mo­vi­mien­to en Gua­na­cas­te, pe­ro, lle­gar al ni­vel que ha­bía an­tes de que la cri­sis gol­pea­ra, no pa­re­ce ser la opi­nión de quie­nes mi­den el pul­so de la eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.