¿Có­mo ad­mi­nis­trar 4 ne­go­cios?

Dia­ney Cer­das se ini­ció en el ne­go­cio ferretero por una ne­ce­si­dad de tra­ba­jo. Hoy, 28 años des­pués, ese re­que­ri­mien­to se con­vir­tió en un gru­po de cua­tro fe­rre­te­rías.

TyT - - Portada -

Po­co­cí.- Ha­ce 28 años, na­ció el pri­mer Al­ma­cén San Fran­cis­co, ubi­ca­do en Guá­pi­les cen­tro. Ac­tual­men­te, son cua­tro en to­tal, ubi­ca­dos en: Bri­brí Ta­la­man­ca –con 20 años en el mer­ca­do-, Puer­to Vie­jo de Li­món –tie­ne 16 años- y la más re­cien­te, en Ca­ria­ri de Po­co­cí –con ape­nas nue­ve me­ses -.

Sus ini­cios

Dia­ney Cer­das, Ge­ren­te Ge­ne­ral de Al­ma­ce­nes San Fran­cis­co, re­cuer­da que na­cie­ron por la ne­ce­si­dad de un tra­ba­jo, pues al per­te­ne­cer a una fa­mi­lia de es­ca­sos re­cur­sos, una vez que ter­mi­nó el co­le­gio, no ha­bía di­ne­ro para es­tu­diar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria.

Por ello, cuan­do sur­gió la opor­tu­ni­dad de un ne­go­cio de ven­ta de ma­de­ra en Guá­pi­les, de­ci­dió de­jar su na­tal Pu­ris­cal y aven­tu­rar­se con su her­mano Aris­ti­des –quien ac­tual­men­te es el en­car­ga­do del Al­ma­cén de Bri­brí-. Po­co a po­co el ne­go­cio fue evo­lu­cio­nan­do, y fue­ron in­tro­du­cien­do más pro­duc­tos.

Nin­guno de los dos te­nía ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do, pe­ro am­bos se pro­pu­sie­ron sa­lir ade­lan­te e ir apren­dien­do del ne­go­cio. “Soy una per­so­na que cuan­do to­mo al­go, le pon­go ga­nas y amor, y en ba­se a eso y al tra­ba­jo du­ro, so­mos lo que so­mos ac­tual­men­te”, afir­ma.

Las cla­ves del éxi­to

Co­mo en to­do el país, la com­pe­ten­cia en la Zo­na Atlán­ti­ca es du­ra, por eso, es im­por­tan­te in­ge­niár­se­las para so­bre­sa­lir. ¿Có­mo lo han con­se­gui­do? Se­gún su ge­ren­te ge­ne­ral, lo fun­da­men­tal es ofre­cer un buen ser­vi­cio y pre­cios com­pe­ti­ti­vos. De acuer­do con Dia­ney, los clien­tes los bus­can por la ra­pi­dez en la en­tre­ga y la aten­ción. “Para no­so­tros el clien­te, sea pe­que­ño o gran­de, es igual en cuan­to al ser­vi­cio. Ofre­ce­mos un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do, con­ta­mos con ser­vi­cio de trans­por­te, y so­mos su­ma­men­te res­pon­sa­bles con las en­tre­gas; pro­cu­ra­mos lle­var el ma­te­rial en el tiem­po es­ti­ma­do que se le da al clien­te. De he­cho, no so­mos de en­tre­gar al día si­guien­te, lo ha­ce­mos el mis­mo día. Creo que nues­tros clien­tes creen en no­so­tros por la se­rie­dad que de­mos­tra­mos.”, ex­pli­ca.

Dia­ney ase­gu­ra que es com­pli­ca­do competir en la ac­tua­li­dad, por­que exis­te mu­cha com­pe­ten­cia des­leal. “Los clien­tes lla­man para so­li­ci­tar co­ti­za­cio­nes, por ejem­plo de un per­ling, y co­mo en es­te país no hay una en­ti­dad que re­gu­le o cer­ti­fi­que que el per­ling que ven­do reúne las ca­rac­te­rís­ti­cas que yo di­go; en­ton­ces la com­pe­ten­cia di­ce te­ner el mis­mo, pe­ro en realidad tie­ne un ca­li­bre di­fe­ren­te. Y co­mo el clien­te no co­no­ce del te­ma y no hay na­die que re­gu­le, sim­ple­men­te se va para la com­pe­ten­cia por el pre­cio”, ase­ve­ra.

Aun así, Dia­ney ase­gu­ra que ellos se es­fuer­zan siem­pre por ven­der hon­ra­da­men­te y no en­ga­ñar a los clien­tes, pues con el tiem­po, eso se ha tra­du­ci­do en fi­de­li­dad.

Me­tas tra­za­das

Es co­mún que cuan­do se abre una su­cur­sal, és­ta fra­ca­se, por­que el due­ño del ne­go­cio –que hi­zo cre­cer el pri­me­ro- no pue­de par­tir­se en dos. Sin em­bar­go, Dia­ney Cer­das ha sa­bi­do lle­var con éxi­to cua­tro fe­rre­te­rías, ¿có­mo lo lo­gra?

“Me pa­re­ce que va de la mano con sa­ber bien fi­jar una me­ta e ir paso a paso. Yo creo que es­to es co­mo cual­quier pro­yec­to que us­ted ini­cie, tie­ne que ir po­co a po­co, no pue­do pen­sar en que hoy ini­cié y hoy me fue sú­per bien y hoy mis­mo ini­cio otros pro­yec­tos. Siem­pre me he de­di­ca­do a es­to, y no lo he des­cui­da­do; siem­pre he es­ta­do al pen­dien­te de las fe­rre­te­rías”.

Ade­más, Dia­ney ex­pli­ca que an­tes de rea­li­zar al­gún cam­bio en los ne­go­cios –ya sea re­mo­de­lar o agran­dar.- mi­de muy bien que eso pue­da ser cu­bier­to por la tien­da. “Me pa­re­ce que los que fra­ca­san es por­que quie­ren abar­car mu­cho en muy po­co tiem­po”.

Dia­ney Cer­das ase­gu­ra que su éxi­to co­mo ferretero se ba­sa en: per­se­ve­ran­cia, hon­ra­dez y res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.