Cree en tí mis­mo y crea mi­la­gros

Si no crees en tí mis­mo, no vas a nin­gu­na par­te, ni si­quie­ra a la es­qui­na. Es­to se re­pi­te mu­cho, pe­ro a la lar­ga na­die mues­tra una for­ma de con­se­guir­lo.

TyT - - Contenido - Fuen­te: www.mercadeo.com

Si no crees en tí mis­mo, no vas a nin­gu­na par­te, ni si­quie­ra a la es­qui­na. Es­to se re­pi­te mu­cho, pe­ro a la lar­ga na­die mues­tra una for­ma de con­se­guir­lo.

To­dos te­ne­mos al­go ne­ga­ti­vo en nues­tros com­por­ta­mien­tos y nos sen­ti­mos in­ti­mi­da­dos de in­ciar o prac­ti­car al­gu­nas ac­ti­vi­da­des. A la vez, fui­mos re­ga­la­dos con “do­nes” que se en­cuen­tran es­con­di­dos en al­gu­na par­te de no­so­tros mis­mos.

La men­te ma­ne­ja tu vi­da

El ce­re­bro es un ór­gano de­ma­sia­do des­co­no­ci­do. Es po­co o na­da lo que se ha avan­za­do en su co­no­ci­mien­to. Se sa­be que es­tá for­ma­do por unos 100 mil mi­llo­nes cé­lu­las ner­vio­sas lla­ma­das neu­ro­nas. Un uni­ver­so de di­mi­nu­tas par­tí­cu­las que ac­túan in­de­pen­dien­te­men­te y for­man re­des neu­ra­les. Se es­pe­cu­la que en al­gu­na par­te del ce­re­bro se en­cuen­tran las fa­cul­ta­des men­ta­les: per­cep­ción, pen­sa­mien­to, con­cien­cia, me­mo­ria y otras ca­pa­ci­da­des aún no des­cu­bier­tas.

Es­tas fa­cul­ta­des, de la men­te, son fuer­zas que mo­de­lan nues­tro vi­vir ta­les co­mo creen­cias, in­ter­pre­ta­cio­nes, de­ci­sio­nes, hu­mor y nues­tro com­por­ta­mien­to.

“Se pue­de … si pien­sas que se pue­de”

Esa fra­se del li­bro de Nor­man Vin­cent Pea­le: “El po­der del Pen­sa­mien­to Po­si­ti­vo“, se re­pi­te mu­cho. Siem­pre me pre­gun­ta­ba si ha­bría una for­ma o pro­ce­di­mien­to sen­ci­llo para con­se­guir­lo.

El Dr. Her­bert Ber­son fue el en­car­ga­do de ilus­trar­me cuan­do me en­con­tré con “La Res­pues­ta de la Re­la­ja­ción“, li­bro que mues­tra los mé­to­dos para dar al­gu­nas ór­de­nes a la men­te, que per­mi­tan su­pe­rar al­gu­nos obs­tácu­los que so­lo son ideas que te­ne­mos so­bre al­go.

¿Qué es la Res­pues­ta de Re­la­ja­ción?

La res­pues­ta de re­la­ja­ción se re­fie­re al pro­ce­so fí­si­co, emo­cio­nal y men­tal de des­ha­cer los efec­tos ne­ga­ti­vos del pen­sa­mien­to y el estrés. Fí­si­ca­men­te, la res­pues­ta de re­la­ja­ción im­pli­ca re­la­jar los múscu­los de la ten­sión ha­bi­tual in­cons­cien­te.

Emo­cio­nal­men­te, la res­pues­ta de re­la­ja­ción pre­ten­de cul­ti­var una ac­ti­tud de gran cal­ma y com­pos­tu­ra.

Men­tal­men­te, se pro­cu­ra re­co­no­cer los pen­sa­mien­tos pro­ble­má­ti­cos y preo­cu­pan­tes para lue­go de­jar­los ir. To­dos po­de­mos me­jo­rar la ha­bi­li­dad de re­la­jar­nos se­gún prac­ti­que­mos los di­ver­sos mé­to­dos de re­la­ja­ción exis­ten­tes.

Be­ne­fii­cios de la re­la­ja­ción cons­tan­te:

Dis­mi­nu­ción de la an­sie­dad

Li­be­ra­ción de pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos Eli­mi­na­ción de la au­to­crí­ti­ca y preo­cu­pa­cio­nes In­cre­men­to en la con­cen­tra­ción y la aten­ción Me­jo­ra del sue­ño

Ma­yor acep­ta­ción de uno mis­mo

Me­jo­rar la eje­cu­ción y la efi­ca­cia

Es­fuer­zo, de­di­ca­ción y un mé­to­do

Para con­se­guir al­go se re­quie­re mu­cho es­fuer­zo y enor­me de­di­ca­ción. Lle­gar a eli­mi­nar pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos y lle­nar la men­te con pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos se pue­de lo­grar, con es­fuer­zo, de­di­ca­ción y un mé­to­do pro­ba­do. To­dos los mé­to­dos exis­ten­tes se ba­san en cua­tro prin­ci­pios: con­cen­tra­ción, res­pi­ra­ción pro­fun­da, re­la­ja­ción y me­di­ta­ción.

Los si­guien­tes mé­to­dos son los más co­no­ci­dos y to­dos ellos se ba­san en los prin­ci­pios an­tes men­cio­na­dos:

* Sil­va Mind Control

* Me­di­ta­ción Tras­cen­den­tal

* Au­tohip­no­sis

* Yo­ga

* Bio­feed­bak

* Tai Chi

* Ima­gi­ne­ría Vi­sual

* Ora­ción Re­pe­ti­ti­va

* PNL

* Coaching On­to­ló­gi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.