En Di­mat­co le entran a la crea­ti­vi­dad

La Dis­tri­bui­do­ra de Ma­te­ria­les de Cons­truc­ción y Fe­rre­te­ría Di­mat­co abrió sus puer­tas en abril del 2014, en Ipís de Gua­da­lu­pe, una zo­na ro­dea­da de gran­des com­pe­ti­do­res… ¿có­mo lo­gran so­bre­sa­lir?

TyT - - Contenido -

Ch­ris­tian Ji­mé­nez, de 33 años, y Wal­ter Bre­nes, de 44, de­ci­die­ron de­jar sus res­pec­ti­vos tra­ba­jos ha­ce tres años y em­pren­der con una fe­rre­te­ría, pues am­bos se de­di­ca­ban con mu­cho éxi­to a las ven­tas. “Ch­ris­tian tie­ne des­de los 12 años de es­tar ven­dien­do y yo em­pe­cé a los 14 años a tra­ba­jar en fe­rre­te­rías”, afir­ma Wal­ter.

Ini­cia­ron en un lo­cal ca­si al fren­te del que se en­cuen­tran ac­tual­men­te, y que per­te­ne­cía a otra fe­rre­te­ría –que te­nía 30 años en el mer­ca­do-. Allí es­tu­vie­ron du­ran­te un año, has­ta que pu­die­ron com­prar el lo­cal que ocu­pan ac­tual­men­te.

“Tra­ba­ja­ba co­mo agen­te, y me ofre­cie­ron el ne­go­cio, por­que la se­ño­ra ya no que­ría es­tar ahí. A Ch­ris­tian lo co­no­cí en otra em­pre­sa, y le ofre­cí la opor­tu­ni­dad”, ase­gu­ra Wal­ter.

Y es que a pe­sar de no te­ner la­zos san­guí­neos, ase­gu­ran lle­var­se muy bien a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes para la em­pre­sa. “A ve­ces uno de los dos ce­de, y gra­cias a Dios nos lle­va­mos bien en ese sen­ti­do; in­clu­so a ve­ces él ha pen­sa­do al­go y yo ya lo es­toy ha­cien­do. Y si hay un pro­ble­ma, lo con­ver­sa­mos”, afir­ma Wal­ter.

¿Có­mo ven­den más?

“Sa­lir a la ca­lle”, esa es la cla­ve. “Le ven­de­mos a va­rios ho­te­les, le ven­de­mos a una com­pa­ñía de ca­ble, a una em­pre­sa de eti­que­tas. Tam­bién hay clien­tes que nos han con­tac­ta­do y que es­tán cons­tru­yen­do ne­go­cios”, ex­pre­sa Wal­ter.

Ade­más, se­gún Ch­ris­tian, les be­ne­fi­cia ha­ber es­ta­do en el sec­tor, te­ner ma­ne­jo de pa­la­bra y el co­no­ci­mien­to de los pro­duc­tos y de la ca­lle. El ser­vi­cio al clien­te es otro pun­to im­por­tan­te para ellos. “La idea de no­so­tros es rea­li­zar las en­tre­gas lo más rá­pi­do po­si­ble. Lu­cha­mos mu­cho por el es­pa­cio, por­que a ve­ces vie­nen clien­tes a pe­dir mu­chas lá­mi­nas de zinc y las quie­ren ya. Por eso ofre­ce­mos que las po­de­mos en­tre­gar en una ho­ra o dos, apro­xi­ma­da­men­te. Pe­ro es que no te­ne­mos la sol­ven­cia su­fi­cien­te para te­ner un mon­tón de ma­te­rial”, co­men­ta Wal­ter. “A la gen­te le gus­ta có­mo los aten­de­mos, y eso los fi­de­li­za. Ade­más, a ve­ces les da­mos el trans­por­te gratis, y eso nos ayu­da a ga­nar clien­tes”, agre­ga Ch­ris­tian.

Lo com­pli­ca­do

De acuer­do con es­tos fe­rre­te­ros, para ellos es com­pli­ca­do competir en pre­cio, por­que las ca­de­nas de fe­rre­te­rías ven­den más ba­ra­to, por ejem­plo la pin­tu­ra o el ce­men­to, de lo que ellos com­pran esos ma­te­ria­les… es de­cir que a ellos les sa­le me­jor com­prar ese ti­po de ma­te­ria­les a una ca­de­na que al mis­mo pro­vee­dor.

“Le mos­tré a un pro­vee­dor de pin­tu­ra una fac­tu­ra de un com­pe­ti­dor nues­tro que te­nía has­ta ¢7.000 más ba­ra­ta la cu­be­ta de lo que nos la ven­de a no­so­tros”, ase­ve­ra Ch­ris­tian.

Se­gún Wal­ter, para ellos, co­mo ne­go­cio pe­que­ño es muy di­fí­cil sobrevivir así. “Hay pro­vee­do­res gran­des que ni si­quie­ra lo lle­gan a vi­si­tar a uno, los lla­ma­mos y no nos dan pe­lo­ta”.

¡Di­ver­si­fi­car es la cla­ve!

Ipís de Gua­da­lu­pe es una zo­na con mu­cha com­pe­ten­cia a ni­vel de fe­rre­te­ría. Exis­ten dos ne­go­cios muy fuer­tes y cin­co pe­que­ños al­re­de­dor. Por eso, se­gún es­tos em­pre­sa­rios, es in­dis­pen­sa­ble di­ver­si­fi­car sus ser­vi­cios para lo­grar so­bre­sa­lir.

Apar­te de la fe­rre­te­ría y los ma­te­ria­les de cons­truc­ción, brin­dan el ser­vi­cio de ce­rra­je­ría, trans­por­te, tan­to de los ma­te­ria­les que se ob­tie­nen en la fe­rre­te­ría, co­mo de car­ga, cuan­do un clien­te lo so­li­ci­ta.

Ade­más, con el fin de atraer clien­tes nue­vos, ofrecen la ven­ta de gra­ni­za­dos, co­mo va­lor agre­ga­do para los ve­ci­nos y es­tu­dian­tes de es­cue­la y co­le­gio que tie­nen en los al­re­de­do­res. “Ha si­do un éxi­to, por­que nos ha de­ja­do in­gre­sos des­de el pri­mer día. Y te­ne­mos otra má­qui­na que al­qui­la­mos sá­ba­dos o do­min­gos; y com­pra­mos unos tram­po­li­nes para fies­tas”.

Tam­bién ofrecen re­co­men­da­cio­nes para los clien­tes que ne­ce­si­ten tra­ba­jos de pin­tu­ra, electricidad, eba­nis­te­ría, e in­clu­so ellos, si es­tá flo­jo el día, se apun­tan a ir a ha­cer tra­ba­jos en ca­sas de sus clien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.