No­va­ka­sa “me­te” com­pe­ten­cia

Lue­go de 23 años al fren­te de De­pó­si­to de Ma­de­ras y Ma­te­ria­les el Tri­ni­te­ño, Eduard So­to pue­de dar fe de que sí se pue­de ser “pro­fe­ta en su pro­pia tie­rra”, pues mu­chos clien­tes son fie­les al ne­go­cio por­que lo co­no­cen de to­da la vi­da.

TyT - - Portada -

Eduard So­to tra­ba­jó pa­ra Dur­man Es­qui­vel du­ran­te 8 años, y afir­ma que ese tra­ba­jo fue una ben­di­ción. Sin em­bar­go, un día de­ci­dió ir­se por­que ya ha­bía cum­pli­do su ci­clo y vi­vía con mu­cho es­trés.

En ese mo­men­to no te­nía na­da, por lo que pen­só com­prar una mi­cro­bús pa­ra lle­var a los ni­ños a la es­cue­la, con un di­ne­ro que le iban a pres­tar. Sin em­bar­go, un día lle­gó a la fe­rre­te­ría –que te­nía cer­ca de 10 años en el mer­ca­do- y el due­ño le pre­gun­tó si le in­tere­sa­ba el ne­go­cio pa­ra al­qui­lár­se­lo, así que ese di­ne­ro cam­bió de rum­bo.

Lle­ga­ron a un acuer­do y lo al­qui­ló con lo que te­nía aden­tro. No obs­tan­te, an­tes de los tres me­ses, ha­bló con el due­ño pa­ra comprarla, por­que la fe­rre­te­ría es­ta­ba cre­cien­do po­si­ti­va­men­te.

“Nun­ca se me va a ol­vi­dar que el pri­mer día ven­dí co­mo 90 mil co­lo­nes y el se­gun­do día ven­dí 300 mil… y de ahí iba pa­ra arri­ba”, re­cuer­da.

Y agre­ga: “em­pe­cé aquí con un ca­mión al que to­do se le caía. Al prin­ci­pio, me cos­tó vol­ver a ha­cer el pun­to, pe­ro la gen­te lle­ga­ba y veía que era yo, en­ton­ces per­ci­bían el ne­go­cio con otros ojos. Gra­cias a Dios soy de una fa­mi­lia de aquí del pue­blo, la gen­te me co­no­cía, y siem­pre nos han vis­to co­mo per­so­nas tra­ba­ja­do­ras”.

Eduard ase­gu­ra que ellos cre­cie­ron de for­ma ace­le­ra­da por­que en aquel mo­men­to en la zona no ha­bía tan­ta com­pe­ten­cia. “Cre­ci­mos co­mo la es­pu­ma. Ima­gí­ne­se que lle­ga­mos a ven­der aquí 160 mi­llo­nes, cla­ro, eso fue an­tes de la cri­sis, aho­ra ven­de­mos co­mo 70”, ase­gu­ra.

Y aún así, de acuer­do con Eduard, to­da­vía les va muy bien, pues se ven­den 70 mi­llo­nes y el in­ven­ta­rio ron­da los 53 mi­llo­nes, es de­cir, que tie­nen una ro­ta­ción de más del 100%. Pe­ro su éxito no se ba­sa so­la­men­te en el in­ven­ta­rio, pues se­gún Eduard, el ser­vi­cio al clien­te y las re­la­cio­nes de amis­tad son fun­da­men­ta­les. “Creo que a ve­ces la gen­te le com­pra a uno más por amis­tad que por pre­cio, en­ton­ces eso hay que cui­dar­lo”.

Du­ro a la com­pe­ten­cia

¿Có­mo di­fe­ren­ciar­se en un mer­ca­do con tan­ta com­pe­ten­cia? Se­gún Eduard, la cla­ve es el ser­vi­cio al clien­te, que es per­so­na­li­za­do. Tie­nen clien­tes de mu­cho tiem­po que son fie­les al ne­go­cio, prin­ci­pal­men­te por­que son ami­gos, por lo que siem­pre han re­ci­bi­do un tra­to es­pe­cial. Co­mo as­pec­tos fun­da­men­ta­les, Eduard re­sal­ta que las en­tre­gas se rea­li­zan en un pe­río­do má­xi­mo de 24 ho­ras. Ade­más, se bus­ca ofre­cer los me­jo­res pre­cios y que la gen­te sien­ta que se le tra­ta bien y con ho­nes­ti­dad.

Par­te del buen ser­vi­cio es que sus co­la­bo­ra­do­res ten­gan una buena ca­pa­ci­ta­ción pa­ra que pue­dan brin­dar ase­so­ría. Pa­ra lo­grar­lo, se rea­li­zan char­las a los em­plea­dos pa­ra man­te­ner­los in­for­ma­dos con res­pec­to al uso de los pro­duc­tos y có­mo ha­cer­les re­co­men­da­cio­nes a los clien­tes.

Ne­go­cios com­ple­men­ta­rios

Ade­más de El Tri­ni­te­ño, Eduard tie­ne otra fe­rre­te­ría en Mo­ra­via, De­pó­si­to San Rafael, tie­ne tie­rras, un con­do­mi­nio, lo­ca­les co­mer­cia­les y una fá­bri­ca de már­mol sin­té­ti­co –ha­cen ti­nas, pi­las, so­bres- cu­yos ma­yo­res clien­tes son EPA y El La­gar. “En­tre los dos nos com­pran al­re­de­dor de 8 o 10 mi­llo­nes men­sua­les”.

Lo que vie­ne

El pró­xi­mo ob­je­ti­vo de es­te em­pre­sa­rio es rea­li­zar un cam­bio de in­fra­es­truc­tu­ra en la fe­rre­te­ría pa­ra cen­trar­se en la clien­te­la fe­me­ni­na, pues la cons­truc­ción se es­tá aca­ban­do y lo que más se van a dar son re­mo­de­la­cio­nes.

“Que­re­mos que pue­da ve­nir una mu­jer y en­con­trar aquí lo que ne­ce­si­te, no so­lo de fe­rre­te­ría, sino co­sas de la ca­sa. To­do es­to por­que ellas son las que tie­nen el po­der de com­pra en es­te mo­men­to, la ma­yo­ría”.

So­to ase­gu­ra que los ferreteros de­be­rían es­tar uni­dos, de­fen­der­se unos a otros y ver­se co­mo alia­dos, y no co­mo com­pe­ten­cia, o peor aún, co­mo enemi­gos. Di­ce que par­te de su éxito se de­be a man­te­ner un in­ven­ta­rio ga­na­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.