La fe­rre­te­ría de las chi­cas

El Cons­truc­tor na­ció por­que sus due­ños, Efraín Contreras y Dig­na Agui­lar, se die­ron cuen­ta de la ne­ce­si­dad que te­nía el pue­blo de Ba­taán de con­tar con otra op­ción de fe­rre­te­ría que brin­da­ra un me­jor ser­vi­cio que la exis­ten­te.

TyT - - Portada -

Un lu­gar lla­ma­ti­vo des­de el es­ta­cio­na­mien­to, gran­de, con mu­cho or­den y gran va­rie­dad de pro­duc­tos es lo que se per­ci­be de El Cons­truc­tor Fe­rre­te­ría, ubi­ca­do en el dis­tri­to de Ba­taán.

Ape­nas el 3 de no­viem­bre pa­sa­do, es­te ne­go­cio cum­plió un año, y su cre­ci­mien­to, se­gún sus pro­pie­ta­rios, ha si­do so­bre­sa­lien­te.

Fa­mi­lia em­pren­de­do­ra

Efraín Contreras y su es­po­sa, Dig­na Agui­lar su­man ya 14 años de te­ner el ba­zar An­gelly, en el cen­tro de Ba­taán. No obs­tan­te, el año pa­sa­do de­ci­die­ron agre­gar un ne­go­cio más a la fa­mi­lia.

“Siem­pre he si­do em­pren­de­dor y to­da la vi­da me han gus­ta­do las cons­truc­cio­nes; y al ini­ciar con unos pro­yec­tos de cons­truc­ción de unos apar­ta­men­tos, se me vino la idea de la fe­rre­te­ría, an­te una ne­ce­si­dad que es­ta­ba te­nien­do el pue­blo”, co­men­ta Efraín, de 40 años.

Es­te em­pre­sa­rio ase­gu­ra que en el te­ma de fe­rre­te­ría, Ba­taán te­nía un mo­no­po­lio –El Co­lono- y que era ne­ce­sa­rio dar­le otra op­ción a los lu­ga­re­ños –ac­tual­men­te hay otras dos fe­rre­te­rías, pe­ro son muy pe­que­ñas-.

“Yo le pro­pu­se el ne­go­cio a la je­fa –su es­po­sa- y me lo apro­bó, en­ton­ces ini­cia­mos el ne­go­cio, que es fa­mi­liar. Es­te ha si­do un año de apren­di­za­je. So­mos un equi­po de 14 per­so­nas y to­dos ellos tie­nen mu­chos años de ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do, a di­fe­ren­cia mía, que no te­nía ex­pe­rien­cia en eso, yo soy co­mer­cian­te”, afir­ma.

Efraín te­nía ex­pe­rien­cia en com­pras y en el área de cons­truc­ción. De he­cho, cuan­do es­ta­ba cons­tru­yen­do un lo­cal en el cen­tro de Ba­taán, le com­pra­ba los ma­te­ria­les a Henry Oban­do –quien ac­tual­men­te es el ad­mi­nis­tra­dor de su fe­rre­te­ría- en el Co­lono.

Su his­to­ria

En un ini­cio te­nían so­la­men­te ar­tícu­los ferreteros, pe­ro al ver las ne­ce­si­da­des de los clien­tes, de­ci­die­ron in­cluir ma­te­ria­les de cons­truc­ción y aca­ba­dos. “La gen­te ve­nía y nos de­cía: ne­ce­si­to un ta­la­dro, pin­tu­ra y de­más, pe­ro re­quie­ro ini­ciar con ce­men­to, block y va­ri­lla. No era mi idea, pe­ro lo tu­vi­mos que ha­cer por sa­tis­fa­cer a nues­tros clien­tes; lo hi­ci­mos a mes y me­dio, más o me­nos de abrir”, ase­gu­ra Efraín.

Al to­mar la de­ci­sión de abrir el ne­go­cio, lo pri­me­ro que hi­zo Contreras fue idear un lo­go lla­ma­ti­vo, con co­lo­res que hi­cie­ran que la gen­te vie­ra el ne­go­cio y en­tra­ra, ade­más que el nom­bre de la fe­rre­te­ría fue­ra atrac­ti­vo. Dig­na re­cuer­da có­mo su es­po­so y los ami­gos de él se reunían to­dos los días du­ran­te ho­ras a pen­sar y dar ideas con res­pec­to al ne­go­cio.

“Dos me­ses du­ra­mos or­ga­ni­zan­do la fe­rre­te­ría. Yo mon­té la idea que te­nía de la fe­rre­te­ría y ellos me ayu­da­ron a pu­lir­la. Yo di­se­ñé el lo­go”, agre­ga Efraín.

Dig­na re­me­mo­ra que eli­gie­ron el co­lor anaran­ja­do por su sig­ni­fi­ca­do, ya que es­te co­lor trans­mi­te di­fe­ren­tes emo­cio­nes, co­mo ale­gría, di­ver­sión, va­lor, au­da­cia y éxito. El anaran­ja­do es el co­lor de lo lla­ma­ti­vo. Ade­más, por­que el lo­go de Ho­me De­pot –una de las fe­rre­te­rías más gran­des de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co- es de co­lor na­ran­ja y se ins­pi­ra­ron en ellos.

Asi­mis­mo, an­tes de abrir hi­cie­ron un es­tu­dio de mer­ca­do, en el que ha­bla­ron con due­ños de fe­rre­te­rías de otros lu­ga­res y ana­li­za­ron los pun­tos dé­bi­les de la com­pe­ten­cia.

Des­pués de de­fi­nir to­dos esos de­ta­lles, Efraín re­cuer­da que em­pe­zó a bus­car el per­so­nal ideal pa­ra el ne­go­cio. Él ne­ce­si­ta­ba per­so­nas que co­no­cie­ran de fe­rre­te­ría, por­que él no te­nía ex­pe­rien­cia en ese cam­po. “Us­ted ve a to­dos es­tos mu­cha­chos y no­so­tros nos co­no­ce­mos des­de el co­le­gio, la ma­yo­ría. La idea, tam­bién, era dar­le tra­ba­jo a la gen­te del pue­blo”.

¡Ha­cer la di­fe­ren­cia!

Al ana­li­zar a su com­pe­ten­cia, se die­ron cuen­ta de que les fal­ta­ba mu­chí­si­mo en ser­vi­cio al clien­te, en­ton­ces se en­fo­ca­ron en ha­cer di­fe­ren­cia. Por ejem­plo, en El Cons­truc­tor se le atien­de al clien­te

des­de que es­tá en la puer­ta del ne­go­cio, de for­ma per­so­na­li­za­da, y siem­pre se le pregunta por los ar­tícu­los com­ple­men­ta­rios a lo que bus­ca. La pre­sen­ta­ción per­so­nal de los em­plea­dos es im­por­tan­te, to­dos usan uni­for­me y se tra­ta a los clien­tes con mu­cho res­pe­to, ama­bi­li­dad, con una son­ri­sa en el ros­tro, pe­ro so­bre to­do, con ra­pi­dez. “He­mos ido pa­so a pa­so; ini­cia­mos con clien­tes de pi­so, so­lo con ser­vi­cio al clien­te aquí. Pe­ro, de unos seis me­ses pa­ra acá he­mos he­cho prue­bas en el mer­ca­do y ya vi­si­ta­mos hoy por hoy el 90% de las es­cue­las, da­mos un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do en es­cue­las, co­le­gios, y aso­cia­cio­nes so­li­da­ris­tas; de he­cho, te­ne­mos con­ve­nios con al­gu­nas”, co­men­ta Efraín.

Otra de sus es­tra­te­gias, se­gún el ad­mi­nis­tra­dor de la tien­da, Henry Oban­do, es ven­der pa­que­tes a ex­ce­len­tes pre­cios, ofre­cer bue­nas promociones, pro­cu­rar te­ner un buen in­ven­ta­rio –y si no tie­nen al­gún pro­duc­to, se lo con­si­guen al clien­te-, y se in­tro­du­cen di­fe­ren­tes lí­neas con pre­cios es­pe­cia­les.

Ade­más, cons­tan­te­men­te po­nen la mer­ca­de­ría afue­ra, pa­ra que cuan­do los ca­rros pa­san, la vean, por­que ellos se en­cuen­tran en una zona muy tran­si­ta­da.

A di­fe­ren­cia de otros lu­ga­res, El Cons­truc­tor ven­de ar­tícu­los de jar­di­ne­ría, aca­ba­dos, tie­nen ba­lo­nes y ta­cos de fút­bol, si­llas, me­sas plás­ti­cas, y som­bri­llas de pla­ya, por men­cio­nar al­gu­nos.

Ase­so­ría y bue­nos pro­vee­do­res

Contreras ase­gu­ra es­tar muy agra­de­ci­do con las em­pre­sas pro­vee­do­ras que con­fia­ron en ellos des­de el prin­ci­pio y les ten­die­ron la mano –no así con los ban­cos-. A lo lar­go de es­te año, les han ayu­da­do mu­cho con ase­so­ra­mien­to, ser­vi­cio téc­ni­co y ca­pa­ci­ta­cio­nes.

“Se ca­pa­ci­tó a to­do el per­so­nal du­ran­te seis me­ses en pin­tu­ras, gri­fe­ría, el área eléc­tri­ca, he­rra­mien­tas eléc­tri­cas… ¡de to­do! Man­te­ne­mos a nues­tros co­la­bo­ra­do­res ca­pa­ci­tán­do­se. Cuan­do se in­tro­du­ce una lí­nea, de una vez se ha­bla con el agen­te pa­ra rea­li­zar la ca­pa­ci­ta­ción”, ex­pre­sa Efraín.

Hu­mil­dad pa­ra cre­cer

¿Có­mo se lo­gra tan­to en tan po­co tiem­po? Se­gún Efraín el se­cre­to ha si­do es­cu­char los con­se­jos e ideas de las per­so­nas que tie­nen al­re­de­dor; y pres­tar aten­ción a lo que les di­cen los clien­tes. “Yo le di­go a mis ami­gos: ten­go es­ta idea, y en­ton­ces ellos me ayu­dan a im­ple­men­tar­la. Creo que eso es hu­mil­dad, por­que uno so­lo no po­dría to­mar to­das esas ideas y mon­tar­las. En el ca­so de Henry, le to­mo su opi­nión con res­pec­to a co­sas que quie­ro ha­cer en la fe­rre­te­ría; pe­ro to­do lo que es la par­te de es­tra­te­gia co­mer­cial, la con­ver­so con mis ami­gos”, ex­pli­ca Efraín.

“Mi es­po­so es muy lan­za­do, es muy vi­sio­na­rio, se le ocu­rre una idea y em­pie­za a es­tu­diar­la, y se que­da en paz has­ta que la lo­gra”, agre­ga Dig­na. Un año des­pués, ase­gu­ran que ha si­do du­ro, por­que es­te mer­ca­do es com­pli­ca­do y es ne­ce­sa­rio te­ner di­ne­ro pa­ra cre­cer. “La idea de no­so­tros es que den­tro de dos años el clien­te que ven­ga y en­cuen­tre des­de un clavo has­ta las lu­ces pa­ra el ár­bol de Na­vi­dad, pa­ra ser en nues­tra zona, al­go lo más parecido po­si­ble a las ca­de­nas co­mer­cia­les de afue­ra”, fi­na­li­za Efraín.

“Te­ne­mos al­go muy cla­ro, en es­te cuen­to hay un pe­rro y una ga­rra­pa­ta, no­so­tros so­mos la ga­rra­pa­ta, pe­ro so­mos la que quie­re es­tar gor­di­ta, bo­ni­ta (…). Ellos son un mons­truo y tie­nen un súper múscu­lo de­trás, por­que son muy gran­des. La idea es qui­tar­les una ta­ja­di­ta buena”. Efraín Contreras, co­pro­pie­ta­rio

Efraín Contreras y su es­po­sa, Dig­na Agui­lar, lle­ga­ron a rom­per el mo­no­po­lio que te­nía El Co­lono en la zona de Ba­taán, pa­ra ofre­cer un ser­vi­cio di­fe­ren­te y va­rie­dad de pro­duc­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.