MER­CA­DEO

Con una fe­rre­te­ría que es­ta­ba prác­ti­ca­men­te en la quie­bra, re­cién di­vor­cia­da y con 4 hi­jos que criar y man­te­ner es co­mo es­ta mu­jer va­lien­te, Xi­nia Ba­rran­tes, sa­lió ade­lan­te con su ne­go­cio, Fe­rre­te­ría Ca­ri­ba, que tie­ne ac­tual­men­te 37 años en el mer­ca­do.

TyT - - Contenido -

Nue­vos com­pra­do­res del mun­do

Los há­bi­tos y cos­tum­bres de la nueva ge­ne­ra­ción de com­pra­do­res lla­ma­da Mi­llen­nials, na­ci­dos en­tre 1980 y el 2000, son muy di­fe­ren­tes a otras an­te­rio­res

Li­món, Cos­ta Ri­ca.- La fe­rre­te­ría Ca­ri­ba na­ció ha­ce 37 años co­mo una fá­bri­ca de block, el pa­pá de Xi­nia Ba­rran­tes, Edel­ber­to Ba­rran­tes, fue el fun­da­dor y Xi­nia siem­pre le ayu­dó. “Yo era un peón pa­ra él. Em­pe­za­mos ha­cien­do block y ya des­pués nos co­men­za­ron a visitar los agen­tes y fui­mos me­tien­do pin­tu­ra, PVC, y de ahí, ca­da ar­tícu­lo que nos ofre­cían, de­cía­mos que sí”. La fá­bri­ca de block to­da­vía exis­te, pe­ro en es­te mo­men­to se en­cuen­tra ce­rra­da, pe­ro pró­xi­ma a vol­ver a abrir sus puer­tas-.

“Cuan­do con­ver­ti­mos es­to en fe­rre­te­ría, mi pa­pá de­ci­dió po­ner la fá­bri­ca arri­ba, y di­jo: yo me que­do con la fá­bri­ca de block, us­te­des si­gan con la fe­rre­te­ría. En ese mo­men­to, ya te­nía­mos unos 10 años de tra­ba­jar am­bos ne­go­cios en con­jun­to”, re­cuer­da.

Se­gún Xi­nia, el ne­go­cio nun­ca ha si­do fá­cil, por­que cuan­do su ex es­po­so se fue, le de­jó una fe­rre­te­ría lle­na de deu­das, de com­pro­mi­sos y ella no tu­vo otra op­ción que asu­mir­los.

“La gen­te fue muy co­la­bo­ra­do­ra, yo me que­da­ba asus­ta­da, por­que en aquel tiem­po una deu­da de 200 mil co­lo­nes era un mon­tón de pla­ta, y yo les de­cía: bueno, les voy a abo­nar 20 mil y ellos se iban tran­qui­los. Y has­ta el día de hoy, esos son mis pro­vee­do­res. Vi­vo eter­na­men­te agra­de­ci­da y les di­go que es­ta fe­rre­te­ría exis­te gra­cias a ellos”.

Y agre­ga: “cuan­do nos di­vor­cia­mos, prác­ti­ca­men­te es­ta­ba que­bra­da, pe­ro se­guí aquí, so­la con mis hi­jos. Yo le di­je que me de­ja­ra la fe­rre­te­ría y que yo la sa­ca­ba ade­lan­te; y él la pu­so a mi nom­bre y se fue, no sin an­tes de­cir­me que en cual­quier mo­men­to me la iba a re­ma­tar el ban­co, pe­ro nun­ca fue así…”

Xi­nia afir­ma que eso fue un “ma­re­mo­to” en su vi­da, pe­ro con mu­cho tra­ba­jo y es­fuer­zo lo­gró sa­lir ade­lan­te. Ca­sual­men­te, su ex es­po­so re­gre­só es­te año a pe­dir­le tra­ba­jo por­que es­ta­ba en una muy mala situación eco­nó­mi­ca y ac­tual­men­te es un em­plea­do más.

Hoy, ella tra­ba­ja en la fe­rre­te­ría con sus dos hi­jas ma­yo­res, Jen­ni­fer y Kim­berly Ríos, ya que sus otros dos hi­jos se en­cuen­tran es­tu­dian­do.

Una pa­sión

Xi­nia ase­gu­ra que lo que más le gus­ta de es­te ne­go­cio es in­ter­ac­tuar con la gen­te. “Me gus­ta ver a los clien­tes sa­tis­fe­chos des­pués de que uno les brin­dó un ser­vi­cio”.

De he­cho, lla­ma la aten­ción ver a una mu­jer dis­fru­tan­do tan­to un mer­ca­do que co­mún­men­te es más de hom­bres. “Aquí apren­dí a que me gus­ta­ra la fe­rre­te­ría, por­que en reali­dad no sa­bía na­da de es­te ne­go­cio. Pe­ro al es­tar aquí, in­ter­ac­tuar con los clien­tes, ver cuan­do se le­van­ta una ca­sa y có­mo la gen­te lu­cha por ha­cer su pro­yec­to… ¡eso me fas­ci­nó!”

En el ca­so de sus hi­jas, ellas cre­cie­ron en los re­ga­zos de su ma­dre, en la fe­rre­te­ría. Ellas es­ta­ban siem­pre con su ma­má, y se acos­tum­bra­ron al am­bien­te y fue­ron apren­dien­do el “te­je y ma­ne­je” del ne­go­cio fa­mi­liar.

“To­dos han es­tu­dia­do gra­cias a es­te ne­go­cio. Aho­ri­ta hay tres es­tu­dian­do y mi hi­ja ma­yor, Jen­ni­fer, que es ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas. ¡To­do gra­cias a Dios!

Por otro la­do, pa­ra Xi­nia, las ca­pa­ci­ta­cio­nes que re­ci­ben de sus pro­vee­do­res son fun­da­men­ta­les y a ella le en­can­tan; tan­to así que se sien­ta en pri­me­ra fi­la y pregunta to­do lo que se le ocu­rre, has­ta que­dar sin una so­la du­da. “Di­go que uno to­dos los días apren­de al­go y es­tar bien ca­pa­ci­ta­do ayu­da a re­co­men­dar me­jor a los clien­tes. Es muy emo­cio­nan­te po­der ha­blar de lo que tie­ne una má­qui­na y que otra no tie­ne”.

Nor­mal­men­te, du­ran­te el año re­ci­ben una ca­pa­ci­ta­ción de ca­da uno de sus pro­vee­do­res más im­por­tan­tes. “No­so­tros las pe­di­mos o ellos nos las ofre­cen”.

Sus di­fe­ren­cias

Co­mo en to­do ne­go­cio, hay com­pe­ten­cia al­re­de­dor. ¿Có­mo ha­cen pa­ra so­bre­sa­lir? De acuer­do con Xi­nia es gra­cias al ser­vi­cio al clien­te que brin­dan. “Siem­pre es­ta­mos con mu­cho áni­mo pa­ra aten­der y que­re­mos que el clien­te sal­ga sa­tis­fe­cho. Da­mos una aten­ción per­so­na­li­za­da, aquí se le lla­ma al clien­te por su nom­bre –a la gran ma­yo­ría- y so­mos no­so­tras las que los aten­de­mos, nun­ca los des­cui­da­mos, es­ta­mos no­so­tras al fren­te”.

Ca­da una de ellas tie­ne su pues­to es­pe­cí­fi­co, Xi­nia se en­car­ga de la ad­mi­nis­tra­ción de la fe­rre­te­ría, Jen­ni­fer es la pro­vee­do­ra y Kim­berly la ca­je­ra, sin em­bar­go, cuan­do no hay quien atien­da a los clien­tes, ellas lo ha­cen.

Ca­ri­ba ofre­ce va­rie­dad de pro­duc­tos, que van des­de to­do lo que tie­ne que ver con fe­rre­te­ría, has­ta ma­te­ria­les de cons­truc­ción y pro­duc­tos de aca­ba­do.

Es­tra­te­gias

Co­mo en to­do ne­go­cio, la idea siem­pre es au­men­tar las ven­tas. De acuer­do con Xi­nia, pa­ra con­se­guir­lo, ellas cui­dan mu­cho los pre­cios y se cen­tran en el ser­vi­cio que se ofre­ce.

“Les di­go mu­cho: que el clien­te no se que­de es­pe­ran­do, que sea rá­pi­do. De he­cho a mí me pa­ran en la ca­lle y me di­cen: ay do­ña Xi­nia yo voy a su fe­rre­te­ría por­que ahí no du­ro. Por­que a ve­ces vie­ne el clien­te y yo lo atien­do y de una vez le doy el pro­duc­to, no tie­ne que ha­cer fi­la… tra­ta­mos de que sea lo más rá­pi­do po­si­ble”. Ba­rran­tes to­mó la de­ci­sión de ofre­cer ese ti­po de ser­vi­cio por­que ase­gu­ra que en Li­món el co­mer­cio tien­de a pa­sar al clien­te de una fi­la a otra: pa­ra pa­gar, pa­ra re­ti­rar.

“Siem­pre me es­toy fi­jan­do y si veo a un clien­te muy ur­gi­do, les di­go que lo atien­dan rá­pi­do pa­ra que pue­da ir­se. Sien­to que es­to es al­go mun­dial, co­mo las pre­sas, ¡pe­ro acá no tie­ne por qué ha­ber pre­sas!”

Ade­más, ase­gu­ra que siem­pre se les ofre­ce ca­fé o té. “Siem­pre es­ta­mos pen­dien­tes de eso, y no los de­pen­dien­tes, ¡no­so­tras!” Asi­mis­mo, ase­gu­ra que es im­por­tan­te enamo­rar al clien­te y ser ama­ble, por­que a ve­ces una mala ac­ti­tud del de­pen­dien­te ha­ce que el clien­te no vuel­va.

Fe­rre­te­ría Ca­ri­ba tie­ne 37 años en el mer­ca­do y en la zona la co­no­cen co­mo “La fe­rre­te­ría de las chi­cas”. Lo que más le preo­cu­pa a Xi­nia Ba­rran­tes, Ad­mi­nis­tra­do­ra, es man­te­ner los bue­nos pre­cios en su ne­go­cio pa­ra po­der com­pe­tir efec­ti­va­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.