¿Se­gu­ro que su ne­go­cio es­tá se­gu­ro?

Una can­ción di­ce que “don­de hu­bo fue­go, ce­ni­zas que­dan”, pe­ro al te­ner a la mano un se­gu­ro, de las ce­ni­zas los ne­go­cios po­drían sur­gir con el ave fé­nix.

TyT - - Portada -

Aquel 26 de abril del 2011, nun­ca pa­sa­rá de lar­go por la men­te de aquel fe­rre­te­ro, cuan­do vio su ne­go­cio le­van­tar­se en lla­mas y per­der­lo prác­ti­ca­men­te to­do.

“Cuan­do las lla­mas ago­ta­ban su úl­ti­mo des­te­llo, mi mi­ra­da es­ta­ba fi­ja, y ca­si sin po­der en­ten­der lo que de­cían mis em­plea­dos, que sin pa­rar co­rrían de un la­do a otro, tra­tan­do de sal­var lo mu­cho por lo que ha­bía­mos lu­cha­do, lo que to­dos los días ofre­cía­mos a los clien­tes que lle­ga­ban”, re­cor­dó Roy Abar­ca en aquel du­ro mo­men­to.

Y es que Abar­ca, ya re­pues­to de las per­di­das que le ge­ne­ró aquel si­nies­tro, re­cuer­da que no te­nía nin­gún ti­po de se­gu­ro que le pu­die­ra “re­po­ner” al­go o po­co de lo que per­dió de la no­che a la ma­ña­na.

“Es que uno cree que nun­ca le va a pa­sar, pe­ro es al­go así co­mo creer que nun­ca nos va­mos a mo­rir”, di­ce Roy.

In­di­ca que es­tos ne­go­cios, “por el ti­po de mu­chos ma­te­ria­les in­fla­ma­bles que ven­de­mos, son de al­to peligro y de mu­cho ries­go y es has­ta que nos pa­sa una des­gra­cia que em­pe­za­mos a me­dir las co­sas”.

Di­ce que hoy, pa­ra sus ne­go­cios, cuen­ta con se­gu­ro. “Es­toy se­gu­ro que en aquel mo­men­to me ha­bría va­li­do de mu­cho, pa­ra vol­ver a “echar” a an­dar el ne­go­cio”.

Roy re­co­mien­da a los em­pre­sa­rios ana­li­zar un po­qui­to los ries­gos y sen­tar­se con la ca­be­za fría y pen­sar en in­ver­tir en un se­gu­ro “por­que no sa­be­mos cuán­do nos po­dría vol­ver a to­car”.

Una in­ver­sión no un gas­to

Otro de los que su­frie­ron una si­tua­ción ne­fas­ta y que ha­brían mi­ti­ga­do las per­di­das con la ayu­da de un se­gu­ro, fue Ser­gio Pa­di­lla, Pro­pie­ta­rio de Fe­rre­te­ría Igua­na Ver­de, en Uvi­ta, cuan­do a cau­sa del ham­pa una no­che se me­tie­ron en su ne­go­cio y ge­ne­ra­ron un ro­bo de pro­duc­tos y he­rra­mien­tas. Las per­di­das en aquel mo­men­to fue­ron de más o me­nos ¢20 mi­llo­nes.

“De ha­ber con­ta­do con un se­gu­ro con­tra ro­bos, ha­bría­mos sol­ven­ta­do un po­co la si­tua­ción”, di­ce Ser­gio, y a la vez ra­ti­fi­ca que “has­ta que a uno le su­ce­de al­go co­mo es­to es cuan­do pien­sa en ase­gu­rar­se”, in­di­ca.

Hoy Pa­di­lla no quie­re co­rrer más ries­gos, por eso di­ce que man­tie­ne su ne­go­cio de­bi­da­men­te ase­gu­ra­do y que ne­ce­sa­ria­men­te, “se tie­ne que ver to­do co­mo una in­ver­sión, pues es mu­cho peor lle­gar un día no te­ner na­da y tam­po­co te­ner có­mo re­po­ner­se”.

Igual­men­te, ha­ce po­cos días, Cor­po­ra­ción SYS, tam­bién per­dió ca­si la to­ta­li­dad de sus pro­duc­tos e ins­ta­la­cio­nes de bo­de­ga, a cau­sa de las lla­mas vo­ra­ces de un in­cen­dio.

Sin em­bar­go, Ro­dol­fo Sáenz, Ge­ren­te de Ven­tas, co­men­ta que en pri­mer lu­gar a “na­die le deseo es­ta ne­fas­ta ex­pe­rien­cia de ver en se­gun­dos to­do el pa­tri­mo­nio per­di­do, y en se­gun­da ins­tan­cia, re­co­mien­da que ase­gu­rar la em­pre­sa es una de las me­jo­res in­ver­sio­nes que exis­ten”.

Di­ce que en mo­men­tos de zo­zo­bra co­mo es­tos es cuan­do se le da el va­lor a la in­ver­sión de un se­gu­ro.

“La em­pre­sa te­nía to­das las pre­vi­sio­nes en ese sentido, lo que nos per­mi­tió no per­der ope­ra­ti­vi­dad. Igual­men­te, nues­tros pro­vee­do­res y clien­tes nos han apo­ya­do mu­cho, lo que nos mo­ti­va a se­guir ade­lan­te”.

Pa­ra Sáenz, es un acier­to te­ner los ne­go­cios ase­gu­ra­dos.

Es­ta fo­to­gra­fía mues­tra los da­ños que su­frió Cor­po­ra­ción SYS con el in­cen­dio de ha­ce unos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.