SO­CIOS CO­MER­CIA­LES

Mu­chos quieren que ellas los atien­dan, por su tra­to ama­ble y co­no­ci­mien­to, pe­ro to­da­vía exis­ten per­so­nas –tan­to hom­bres, co­mo mu­je­res- que las dis­cri­mi­nan por su gé­ne­ro, y pre­fie­ren es­pe­rar a que los atien­da un hom­bre.

TyT - - Contenido -

El Eléc­tri­co Ferretero: Al­ta es­pe­cia­li­za­ción

Tie­ne co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo ofre­cer la ofer­ta com­ple­ta de sus pro­duc­tos eléc­tri­cos con el res­pal­do de los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes del sec­tor.

En­con­trar mu­je­res fe­rre­te­ras es ca­da día más co­mún en nues­tro país. Sin em­bar­go, ha­ce 20 años, cuan­do ini­ció Fanny Acos­ta –hi­ja del due­ño de la fe­rre­te­ría, An­to­nio Acos­ta- eso no era pa­ra na­da co­mún, y me­nos en un pue­blo ale­ja­do, co­mo El Ro­ble de San­ta Bár­ba­ra de He­re­dia.

De acuer­do con su her­mano, Ho­ra­cio Acos­ta –Ge­ren­te de Fe­rre­te­ría Acos­ta-, pa­ra Fanny fue muy di­fí­cil por­que an­tes de ella no hu­bo nin­gu­na otra mu­jer fe­rre­te­ra y a los clien­tes no les gus­ta­ba que ella los aten­die­ra. “Sin em­bar­go, las mu­je­res han ve­ni­do ga­nan­do un te­rreno la­bo­ral bas­tan­te in­tere­san­te”, ase­gu­ra.

Eso mis­mo, pe­ro qui­zás en me­nor es­ca­la que su pre­de­ce­so­ra, han vi­vi­do el gru­po de ven­de­do­ras de Fe­rre­te­ría Acos­ta. Son 8 mu­je­res, y aun­que no to­das se de­di­can a las ven­tas, tie­nen mu­chas his­to­rias al­re­de­dor del te­ma de gé­ne­ro.

Ka­ren Mejía y Aurora Bar­bo­za son dos de ellas, y tie­nen va­rios años de tra­ba­jar ahí. Re­cuer­dan que cuan­do ini­cia­ron fue di­fí­cil, por­que cuan­do ellas se acer­ca­ban a atender a un clien­te, es­te les de­cía: “no, gra­cias yo es­pe­ro a su com­pa­ñe­ro”. O cuan­do aten­dían una lla­ma­da, les res­pon­dían: “pón­ga­me con un hom­bre”.

No obs­tan­te, es­to es ca­da vez me­nos co­mún. Si bien es cier­to, aún exis­te ma­chis­mo por par­te, tan­to de hom­bres, co­mo de mu­je­res, ca­da vez son me­nos las per­so­nas que las dis­cri­mi­nan.

No to­do ha si­do ne­ga­ti­vo

Es­tas ven­de­do­ras ase­gu­ran que no to­do ha si­do ne­ga­ti­vo, por­que tam­bién han re­ci­bi­do ha­la­gos por par­te de clien­tes, que se sien­ten bien des­pués de que ellas los atien­den.

“La for­ma en que yo atien­do es in­de­pen­dien­te de si es hom­bre o mu­jer, fa­mi­lia o ami­gos, pa­ra mí es igual. Tan im­por­tan­te es un clien­te que com­pra un cla­vo, co­mo el que com­pra mi­llo­nes, y siem­pre tra­to a las per­so­nas por igual. Yo he re­ci­bi­do mu­chos ha­la­gos por­que lo doy to­do”, ase­gu­ra Ka­ren. Y agre­ga: “me di­cen que les gus­ta la for­ma co­mo los tra­to, co­mo los atien­do, que siem­pre les doy una res­pues­ta, la ama­bi­li­dad…”.

Por su par­te, Aurora afir­ma que más que es­for­zar­se por ser ama­bles, a ellas les gus­ta que el clien­te se sien­ta bien y que re­ci­ba un buen ser­vi­cio, por­que nun­ca les han di­cho que tie­nen que ser sim­pá­ti­cas, sim­ple­men­te es su for­ma de ser.

En el ca­so de los pro­vee­do­res, es­tas ven­de­do­ras afir­man que en un ini­cio, ellos reac­cio­na­ban con asom­bro cuan­do los aten­dían, pe­ro con el tiem­po las fue­ron co­no­cien­do y aho­ra más bien les da gus­to tra­tar con ellas.

Ca­pa­ci­ta­ción es fun­da­men­tal

En fe­rre­te­ría, hay gran can­ti­dad de pro­duc­tos, y por eso ca­pa­ci­tar­se ade­cua­da­men­te es muy im­por­tan­te pa­ra po­der desem­pe­ñar bien el tra­ba­jo. En el ca­so de Ka­ren y Aurora, ase­gu­ran que apren­den en el día a día, pe­ro que es un área que no les es di­fí­cil de apren­der, to­do lo con­tra­rio, por­que les apa­sio­na su tra­ba­jo.

En la fe­rre­te­ría se rea­li­zan ca­pa­ci­ta­cio­nes ca­da vez que in­gre­sa un pro­duc­to nue­vo, ade­más se les for­ma a los em­plea­dos en ser­vi­cio al clien­te y se­gu­ri­dad, en­tre otros te­mas.

Voz del je­fe

¿Por qué con­tra­ta tan­tas mu­je­res? ¿Le ha fun­cio­na­do co­mo es­tra­te­gia? “Real­men­te se ha ve­ni­do dan­do con el tiem­po, nues­tro ob­je­ti­vo nun­ca ha si­do te­ner so­la­men­te hom­bres o mu­je­res, pe­ro po­co a po­co se ha ido dan­do que ellas se in­cor­po­ren al tra­ba­jo”, ex­pre­sa Ho­ra­cio.

Asi­mis­mo, afir­ma que con res­pec­to a los re­por­tes de ven­tas, los nú­me­ros son muy si­mi­la­res y mu­chas ve­ces, las mu­je­res tie­nen un li­de­raz­go bas­tan­te mar­ca­do, así co­mo un se­gui­mien­to cons­tan­te a los clien­tes. “Tra­ba­jar con ellas nos ha da­do un buen re­sul­ta­do, sin des­me­ri­tar el tra­ba­jo de los mu­cha­chos que tam­bién es im­por­tan­te y ne­ce­sa­rio en la fe­rre­te­ría”, fi­na­li­za.

Las mu­je­res de Fe­rre­te­ría Acos­ta son ha­la­ga­das por mu­chos clien­tes gra­cias al buen tra­to que re­ci­ben de ellas, así co­mo la pa­cien­cia y bue­na ase­so­ría.

Fe­rre­te­ría Acos­ta nació en 1985, por obra de An­to­nio Acos­ta, en un pe­que­ño es­pa­cio de su ca­sa, y con el tiem­po, se unie­ron sus tres hijos: Ho­ra­cio, Cris­tian y Fanny.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.