Dis­cor­dia por mer­ca­do de va­ri­lla

TyT - - Portada -

Ha­ce días, el mer­ca­do de la va­ri­lla de cons­truc­ción, es­tá en vi­lo: im­por­ta­do­res, fe­rre­te­ros y cá­ma­ras que han vis­to “ame­na­za­dos” sus in­tere­ses, y to­do por el trá­mi­te que Ar­ce­lo­rMit­tal so­li­ci­tó al MEIC pa­ra in­ter­po­ner una me­di­da de sal­va­guar­dia, que al fi­nal, lle­va co­mo co­me­ti­do gra­var con un aran­cel de has­ta un 15%, las im­por­ta­cio­nes de es­te ma­te­rial.

Cos­ta Ri­ca re­pre­sen­ta un mer­ca­do de más o me­nos 125 mil to­ne­la­das mé­tri­cas de va­ri­lla por año, y unos USD$90 mi­llo­nes, ci­fras na­da des­pre­cia­bles pa­ra un sec­tor en el que sus ín­di­ces de cons­truc­ción, aun­que no son ne­ga­ti­vos, no cre­cen lo es­pe­ra­do.

Pe­ro em­pe­ce­mos, co­mo arran­can to­dos las his­to­rias, por el prin­ci­pio, y pa­ra ello es bueno, al me­nos dar­nos una idea de qué es es­te “ade­re­zo” que con­lle­va la sal­va­guar­dia.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio, en su si­tio web: www.wto.org in­di­ca en su In­for­ma­ción Téc­ni­ca so­bre Sal­va­guar­dias que: “El Acuer­do so­bre Sal­va­guar­dias (“Acuer­do SG”) es­ta­ble­ce nor­mas pa­ra la apli­ca­ción de me­di­das de sal­va­guar­dia de con­for­mi­dad con el ar­tícu­lo XIX del GATT de 1994. Las me­di­das de sal­va­guar­dia se de­fi­nen co­mo me­di­das “de ur­gen­cia” con res­pec­to al au­men­to de las im­por­ta­cio­nes de de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos cuan­do esas im­por­ta­cio­nes ha­yan cau­sa­do o ame­na­cen cau­sar un da­ño gra­ve a la ra­ma de pro­duc­ción na­cio­nal del Miem­bro im­por­ta­dor (ar­tícu­lo 2). Ac­tual­men­te, en Cos­ta Ri­ca, Ar­ce­lo­rMit­tal es la única em­pre­sa que fa­bri­ca va­ri­lla, a par­tir de la im­por­ta­ción de las pa­lan­qui­llas, o sea la que con­lle­va el pe­so de la pro­duc­ción na­cio­nal, y Ace­ros Abo­nos Agro, Ger­dau Me­tal­dom, Sa­ret Ace­ro, In­te­rS­teel, Val­co, en­tre otros, son con­ce­bi­dos co­mo im­por­ta­do­res del pro­duc­to. Si se ob­ser­va el com­por­ta­mien­to del mer­ca­do con res­pec­to a la par­ti­ci­pa­ción re­la­ti­va de las im­por­ta­cio­nes y la pro­duc­ción na­cio­nal, pa­ra los años que van des­de el 2014 al 2017, en in­for­ma­ción que otor­ga la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Adua­nas, se in­fie­re que hay un mer­ca­do re­par­ti­do, con di­fe­ren­cias de par­ti­ci­pa­ción fa­vo­ra­bles pa­ra los im­por­ta­do­res que an­dan des­de un 3% has­ta un 12%.

(Ver ta­bla 1)

Más efi­cien­te

Aquí pen­sa­ría­mos que es­ta­mos en un mer­ca­do de al­ta competencia, don­de la ga­nan­cia de par­ti­ci­pa­ción de unos obe­de­ce al des­cui­do de otros. Y so­bre to­do, al tra­tar­se de una red de dis­tri­bu­ción co­mo la fe­rre­te­ra, esa ta­ja­da de pas­tel siem­pre es­tá pa­ra el pos­tor que lo­gre ser más efi­cien­te en tér­mi­nos por ejem­plo de en­tre­gas o bien, ma­yor­men­te agre­si­vo en pre­cio, dos va­ria­bles por las que los fe­rre­te­ros se de­can­tan a la ho­ra de ha­cer sus com­pras.

“El aran­cel pa­ra las va­ri­llas de cons­truc­ción de­be­ría ser de un 15%”, ale­ga Lu­cre­cia Bre­nes, Vocera de Ar­ce­lo­rMit­tal pa­ra Cos­ta Ri­ca, e in­di­ca que las

im­por­ta­cio­nes “no se han man­te­ni­do es­ta­bles” y di­ce que “los paí­ses cui­dan a sus em­pre­sas de ace­ro por­que son las que les per­mi­ten el desa­rro­llo”. “Pa­ra lo­grar el es­ta­ble­ci­mien­to de una in­dus­tria de ace­ro, re­que­ri­mos el es­ta­ble­ci­mien­to de un aran­cel por­que es­te país no es 100% com­pe­ti­ti­vo pa­ra la pro­duc­ción, por los al­tos cos­tos que con­lle­va el pro­ce­so”.

In­di­ca que en el 2011, el país de­ci­dió ba­jar el aran­cel pa­ra va­ri­lla de ace­ro no alea­do, de un 14% a un 5%, “y se vino una ola de im­por­ta­cio­nes que hoy re­pre­sen­tan 70 mil to­ne­la­das al año, y que son más del 50% del con­su­mo na­cio­nal. En los úl­ti­mos 3 años, -y se­gún sus nú­me­ros- han au­men­ta­do un 136%”.

Ad­vier­te que ba­sa­dos en es­ta ten­den­cia, en es­te mo­men­to es­tán abas­te­cien­do al mer­ca­do en me­nos del 50%, “y de con­ti­nuar es­ta ten­den­cia, la em­pre­sa no va a po­der per­ma­ne­cer en el país y que con ello pe­li­gran los 400 em­pleos que se ge­ne­ran en Guá­pi­les”.

Di­ce que Ar­ce­lo­rMit­tal tie­ne una in­ver­sión de $60 mi­llo­nes en el país. “Y pa­sa­mos de vender 80 mil to­ne­la­das al año, a me­nos de 50 mil. Es­ta­mos ca­yen­do y no po­de­mos com­pe­tir con Chi­na y Tur­quía que ven­den por de­ba­jo del cos­to”.

Ase­gu­ra que un aran­cel del 15% les per­mi­ti­ría man­te­ner­se en el mer­ca­do cos­ta­rri­cen­se. “La em­pre­sa tie­ne el com­pro­mi­so de no au­men­tar los pre­cios. Lo que desea es au­men­tar vo­lu­men”.

Ano­ma­lías

Los im­por­ta­do­res sa­len al pa­so de las posturas y de­cla­ra­cio­nes de Ar­ce­lo­rMit­tal. Geo­vanny He­rre­ra de Ace­ros Abo­nos Agro di­ce que des­de el 2011 ba­jó el aran­cel de un 14% a un 5%. “Por la con­di­ción de pre­cio tan al­ta que te­nía el país, las im­por­ta­cio­nes cre­cie­ron ex­po­nen­cial­men­te. En el 2013, tra­ji­mos un bar­co con 18 mil to­ne­la­das, y la es­tra­te­gia del pro­duc­tor lo­cal fue em­pu­jar el re­gla­men­to téc­ni­co pa­ra im­pe­dir la en­tra­da de es­ta va­ri­lla por no es­tar cer­ti­fi­ca­da, pe­ro al no ha­ber un en­te téc­ni­co que cer­ti­fi­ca­ra, el bar­co pu­do in­gre­sar”, re­cuer­da He­rre­ra.

He­rre­ra di­ce que des­pués de eso, más o me­nos en­tre abril y los pri­me­ros días de ma­yo, de ese año, Ar­ce­lo­rMit­tal hi­zo una re­duc­ción sis­te­má­ti­ca, “y en so­lo 15 días, la va­ri­lla ba­jó un 37%. Eso fue co­mo el pri­mer in­ten­to de blo­quear la im­por­ta­ción.

Geo­vanny di­ce que des­de el 2013, “he­mos ve­ni­do ga­nan­do par­ti­ci­pa­ción y hoy el mer­ca­do de la va­ri­lla es­tá dis­tri­bui­do en más o me­nos un 50% pa­ra pro­duc­ción na­cio­nal y 50% im­por­ta­ción”.

Ase­gu­ra que en pro­me­dio el mar­gen de ne­go­cia­ción en el mer­ca­do pa­ra la va­ri­lla es de un 14%, y la apli­ca­ción de una sal­va­guar­dia o una res­ti­tu­ción del aran­cel, es­ta­ría prác­ti­ca­men­te ma­tan­do las im­por­ta­cio­nes. “Se­gui­re­mos y es­ta­mos dan­do una lu­cha fuer­te, a pe­sar de que mu­chas de las par­tes in­tere­sa­das co­mo va­rias de las cá­ma­ras, fe­rre­te­ros, in­clu­so los con­su­mi­do­res, que se­rían los más afec­ta­dos, con una me­di­da de es­te ti­po, en el MEIC los han fre­na­do ar­gu­men­tan­do que no tie­nen in­te­rés le­gí­ti­mo y que he­mos no­ta­do que al asun­to se le ha da­do has­ta un tra­ta­mien­to ex­press”.

Se­gún He­rre­ra, una de las con­se­cuen­cias que una me­di­da de es­tas po­dría ge­ne­rar es que los im­por­ta­do­res mue­ran y el con­su­mi­dor ter­mi­ne pa­gan­do más por la va­ri­lla. “El MEIC no es­tá vien­do que po­dría de­jar un so­lo “ju­ga­dor” en el mer­ca­do”.

Sin em­bar­go, di­ce que pa­ra que una me­di­da de es­te ti­po se apli­que, tie­ne ne­ce­sa­ria­men­te que dar­se un au­men­to sú­bi­to de las im­por­ta­cio­nes y pa­ra ve­ri­fi­car­lo el MEIC de­fi­nió co­mo pe­rio­do de re­vi­sión los úl­ti­mos 3 años y en es­te es­ce­na­rio, las im­por­ta­cio­nes de­no­tan que las dos fuer­zas tie­nen un mer­ca­do re­par­ti­do y se obli­gan a com­pe­tir. “No ve­mos cam­bios sú­bi­tos por nin­gún la­do. Y si ve­mos los nú­me­ros Ar­ce­lo­rMit­tal, es­ta com­pa­ñía ha ve­ni­do cre­cien­do, por ejem­plo, un 22% en­tre el 2015 y el 2016 y 44% en­tre el 2016 y 2017, prin­ci­pal­men­te por las ex­por­ta­cio­nes, y vi­ven que­ján­do­se que la ener­gía ca­rí­si­ma en el país, el cos­to de los fle­tes, pe­ro las con­di­cio­nes en Cos­ta Ri­ca, les per­mi­tie­ron pro­du­cir

com­pe­ti­ti­va­men­te, pues­to que sa­lie­ron al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, ¿en­ton­ces dón­de es­tá el da­ño? Es­ta­mos ha­blan­do de una em­pre­sa que ga­nó ¢2500 mi­llo­nes de co­lo­nes en un año”. En una en­tre­vis­ta, Ós­car Sa­bo­río, Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Con­sul­to­res en Ar­qui­tec­tu­ra e In­ge­nie­ría de Cos­ta Ri­ca di­jo que: “ac­tual­men­te el pre­cio de la va­ri­lla de ace­ro es­tá re­gu­la­do por pre­cios de mer­ca­do in­ter­na­cio­na­les, que lo han man­te­ni­do es­ta­ble y con ten­den­cia a la ba­ja, en ca­so de apro­bar­se una pro­pues­ta de sal­va­guar­dia, que gra­va­ría con im­pues­tos de im­por­ta­ción a es­te in­su­mo, los cos­tos su­birían, po­dría exis­tir es­ca­sez y es­ta­ría­mos ex­pues­tos a un mo­no­po­lio, por­que so­lo una em­pre­sa pro­du­ce va­ri­lla en Cos­ta Ri­ca”, afir­mó.

Es­te in­ge­nie­ro adu­ce que el sec­tor cons­truc­ción se ve­ría afec­ta­do an­te cual­quier cam­bio en el pre­cio que su­fra la va­ri­lla, ya que in­cre­men­ta­rá el cos­to de to­da cons­truc­ción, des­de una vi­vien­da de in­te­rés so­cial, has­ta obras de ma­yor en­ver­ga­du­ra.

Alea­da y no alea­da

Mien­tras tan­to en el MEIC, en el pre­ci­so mo­men­to que es­to era un “her­vi­de­ro” por la des­in­for­ma­ción, nos fui­mos a sen­tar con Gea­nin­na Di­nar­te, quien has­ta ese mo­men­to (fi­na­les de abril) fun­gía co­mo Mi­nis­tra de Eco­no­mía, acla­ró que fue Ar­ce­lo­rMit­tal, con­jun­ta­men­te con la Cá­ma­ra de In­dus­trias que hi­zo una so­li­ci­tud pa­ra ex­plo­rar el mer­ca­do, adu­cien­do que es­ta­ban in­gre­san­do al país va­ri­llas ba­jo una ca­te­go­ría aran­ce­la­ria que no era la co­rrec­ta o in­di­ca­da.

“La preo­cu­pa­ción que nos tras­la­dan es ve­ri­fi­car que no es­té en­tran­do va­ri­lla no alea­da co­mo alea­da y así no pa­gar el aran­cel. Y es­to re­que­ría de un es­tu­dio, pe­ro ade­más va­lo­rar su­bir el aran­cel o res­ti­tuir­lo al 14%”, di­jo Di­nar­te.

In­di­ca que to­do se tra­ta de dos pro­ce­sos: es­te pri­mer es­tu­dio obe­de­ce a le­van­tar in­for­ma­ción so­bre la di­ná­mi­ca ge­ne­ral del mer­ca­do so­bre el que se da­rá un in­for­me en cues­tión de al­gu­nos días.

“Es­to ha ge­ne­ra­do una con­fu­sión en­tre es­te es­tu­dio y la me­di­da de sal­va­guar­dia que tam­bién so­li­ci­ta Ar­ce­lo­rMit­tal. Con res­pec­to al pri­mer es­tu­dio, el MEIC, even­tual­men­te, po­dría ha­cer una re­co­men­da­ción, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te (...) Es­ta­mos an­te un es­ce­na­rio en el que po­drían dar­se mu­chas po­si­bi­li­da­des”.

Di­nar­te acla­ra que hay que des­mi­ti­fi­car y acla­rar que no es el Mi­nis­te­rio el que ajus­ta el aran­cel. “Eso es fal­so por­que la en­ti­dad no tie­ne competencia o fa­cul­tad pa­ra ajus­tar el aran­cel ni pa­ra cam­biar­lo. Cuan­do se emi­ta el re­por­te re­co­men­da­dor, ha­bría que pa­sár­se­lo a Co­mex y és­te a la Unión Adua­ne­ra Cen­troa­me­ri­ca­na. O sea, tie­ne una com­ple­ji­dad adi­cio­nal por­que la de­ci­sión no se to­ma en Cos­ta Ri­ca”.

Y tam­bién agre­ga que el MEIC no pue­de re­cha­zar la so­li­ci­tud de aper­tu­ra de la in­ves­ti­ga­ción. “Las me­di­das de sal­va­guar­dia son ins­tru­men­tos ava­la­dos por la OMC (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio), o sea que las re­glas del jue­go no las po­ne­mos no­so­tros. El ob­je­ti­vo de una me­di­da de es­te ti­po es equi­pa­rar el mer­ca­do, es de­cir, si hay una dis­tor­sión se en­tra a co­rre­gir. En es­te ca­so, es iden­ti­fi­car si el au­men­to de las im­por­ta­cio­nes va­ya en de­tri­men­to o cau­se da­ño en la in­dus­tria lo­cal o na­cio­nal”.

En es­te ca­so, Ar­ce­lo­rMit­tal de­be de­mos­trar el da­ño que es­tas im­por­ta­cio­nes le han estado cau­san­do. “Y, los im­por­ta­do­res tie­nen la ta­rea de de­mos­trar que lo que es­ta em­pre­sa di­ce no es cier­to”.

Fu­sión y do­cu­men­ta­ción

Los im­por­ta­do­res tie­nen la ta­rea de apor­tar do­cu­men­ta­ción, por lo que el MEIC les ha so­li­ci­ta­do apor­tar in­for­ma­ción de sus mo­de­los de ne­go­cios, de las va­ria­bles eco­nó­mi­cas que pue­den ser vul­ne­ra­das. “Si los im­por­ta­do­res no apor­tan in­for­ma­ción de su mo­de­lo de ne­go­cios, el ór­gano ten­drá que re­sol­ver con la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble,y la in­for­ma­ción que apor­ten no pue­de te­ner que ver con la competencia, por­que no se va a ana­li­zar na­da de es­te te­ma”.

El tér­mino de la in­ves­ti­ga­ción es al 02 de oc­tu­bre y pro­rro­ga­ble a 6 me­ses.

Di­nar­te di­ce que, con­se­cuen­te­men­te con es­te ca­so, ha­ce al­gu­nas se­ma­nas se hi­zo pú­bli­co un pro­ce­so al am­pa­ro de la Co­mi­sión pa­ra Pro­mo­ver la Competencia (Co­pro­com), de una so­li­ci­tud de fu­sión en­tre las dos im­por­ta­do­ras más gran­des: Ace­ros Abo­nos Agro y Me­tal­co. “La preo­cu­pa­ción de que se ge­ne­re una con­di­ción des­ven­ta­jo­sa en el mer­ca­do que pro­pi­cie un mo­no­po­lio, aquí se po­ne en en­tre­di­cho, por­que es­ta­mos vien­do una ten­den­cia de los im­por­ta­do­res por fu­sio­nar­se, lo que nos da­ría una em­pre­sa so­la en el mer­ca­do de la pro­duc­ción y dos em­pre­sas que se con­vier­ten en una, en el la­do de los im­por­ta­do­res y que nos de­jan con so­lo dos im­por­ta­do­ras más”. “Es­te pro­ce­so es si­mul­tá­neo, y ha­brá que ver có­mo se va a com­por­tar el mer­ca­do cuan­do se fu­sio­nen las dos em­pre­sas más gran­des”. El MEIC dis­pu­so pa­ra es­ta in­ves­ti­ga­ción los pe­rio­dos: 2014 - 2015 / 2015 - 2016 / 2016 2017.

Fuente: Di­rec­ción Ge­ne­ral de Adua­nas

Va­ri­lla de la dis­cor­dia. La va­ri­lla nú­me­ro 3 es una de las más usa­das en cons­truc­ción, so­bre to­do se con­su­me más en el sec­tor vi­vien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.