Dis­tri­bui­do­ra de Ma­te­ria­les Granadilla: “no es ha­cer ven­tas, es ha­cer ne­go­cios”.

Abrie­ron ha­ce 26 años, pe­ro su ma­yor cre­ci­mien­to lo han ex­pe­ri­men­ta­do des­de ha­ce 10. ¿Cuá­les son sus se­cre­tos?

TyT - - Contenido -

To­dos los días, a las 6:30 a.m. Mauricio Chan­to abre la Dis­tri­bui­do­ra de Ma­te­ria­les Granadilla… Tra­ba­ja to­do el día y a las 5:30 de la tar­de, cie­rra y se va a su ca­sa.

Pe­ro el día no ter­mi­na ahí, a las 6:30 p.m. se po­ne los te­nis y sa­le a dis­fru­tar de su otra pa­sión… ¡el atle­tis­mo!

“Es­té el tiem­po co­mo es­té: llo­vien­do, ha­cien­do una bo­ni­ta tar­de, con frío, co­mo sea sal­go a en­tre­nar. Una de mis úl­ti­mas ca­rre­ras fue la Ma­ra­tón de Chica­go y aho­ra es­toy en­tre­nan­do pa­ra ir a la de Nue­va York es­te año”, ase­gu­ra Mauricio Chan­to, Ge­ren­te Ge­ne­ral de Dis­tri­bui­do­ra de Ma­te­ria­les Granadilla.

Y es que su pa­sión por co­rrer ini­ció en 1991, y un año des­pués co­no­ció a la que se­ría la gran pa­sión de su vi­da: la fe­rre­te­ría.

¡Su his­to­ria!

La dis­ci­pli­na que tie­ne por el de­por­te, la tie­ne tam­bién por su ne­go­cio, y qui­zás ese ha si­do uno de los se­cre­tos de su éxi­to, pues cuan­do su pa­pá, Víc­tor Ma­nuel Chan­to (q,d.D.g), fun­dó la fe­rre­te­ría ha­ce 26 años, es­ta­ban en un es­pa­cio de 3 x 3 me­tros y ac­tual­men­te, la dis­tri­bui­do­ra abar­ca 1.800 m2, di­vi­di­dos en el lo­cal y dos bo­de­gas. Mauricio re­cuer­da que con el tiem­po fue­ron ad­qui­rien­do ca­da vez más es­pa­cio al­re­de­dor de don­de ha­bían ini­cia­do, has­ta lle­gar a lo que son ac­tual­men­te.

Des­ta­ca que ni Mauricio ni su pa­pá te­nían ex­pe­rien­cia en la ra­ma fe­rre­te­ra, fue por eso que Mauricio de­ci­dió tra­ba­jar du­ran­te un año pa­ra una ca­de­na de fe­rre­te­rías, con el fin de ca­pa­ci­tar­se y apren­der del ne­go­cio.

“Me fui a tra­ba­jar a San Jo­sé, co­mo quien di­ce a “ha­cer la pre­tem­po­ra­da”, es de­cir, a co­no­cer ma­te­ria­les, a tra­tar al clien­te, a per­der el mie­do de que me pidieran al­gún pro­duc­to y no sa­ber qué era…”

Pe­ro, ¿por qué una fe­rre­te­ría? “Fue una es­pi­ni­ta que se le me­tió a pa­pá, una ne­ce­si­dad por­que en el pue­blo no ha­bía dón­de ir a com­prar pro­duc­tos fe­rre­te­ros, ha­bía que ir has­ta San Pe­dro. En­ton­ces, él vio que po­día lle­nar ese hue­qui­to en la co­mu­ni­dad y sur­gi­mos no­so­tros”.

Se­gún Mauricio, al prin­ci­pio fue muy du­ro –co­mo cual­quier co­mien­zo- pues ase­gu­ra que “na­die es profeta en su tie­rra”, y que en un ini­cio les cos­tó que los ve­ci­nos cre­ye­ran en ellos; as­pec­to que ha cam­bia­do con el tiem­po, pues ac­tual­men­te su clien­te­la del ba­rrio es muy fiel.

Pie­za cla­ve

¿Qué le ha de­ja­do su ne­go­cio? “Mu­cha en­se­ñan­za, mo­men­tos dul­ces y a ve­ces no tan dul­ces, pe­ro en realidad me ha de­ja­do mu­chas sa­tis­fac­cio­nes. Si yo me pongo a ha­cer un aná­li­sis de to­do lo que se ha lo­gra­do, es in­creí­ble, a ve­ces no creo el cre­ci­mien­to que ha te­ni­do es­te ne­go­cio en los úl­ti­mos ocho o diez años. De 10 años a la fe­cha, el cre­ci­mien­to ha si­do in­creí­ble”, ase­gu­ra.

Ese cre­ci­mien­to de los úl­ti­mos años, se­gún Mauricio, tie­ne nom­bre y ape­lli­dos, y es Lo­re­na Gar­cía, su es­po­sa y ad­mi­nis­tra­do­ra de la fe­rre­te­ría.

“La in­cor­po­ra­ción de mi es­po­sa fue un pun­to cla­ve pa­ra el ne­go­cio. Vino a ayu­dar­nos en la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va y a me­ter­nos el hom­bro en un mon­tón de co­sas que sin­ce­ra­men­te des­co­no­cía por­que soy em­pí­ri­co com­ple­ta­men­te.

He tra­ba­ja­do siem­pre en fe­rre­te­ría y ella es ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas, en­ton­ces en­tre los dos crea­mos una muy bue­na yun­ta pa­ra dar ese gran pa­so ha­ce 10 años”, co­men­ta.

¡Es­tra­te­gias!

Pa­ra con­ti­nuar el cre­ci­mien­to, es im­por­tan­te adap­tar­se a los cam­bios que se pre­sen­tan en el mer­ca­do. Por eso, Dis­tri­bui­do­ra de Ma­te­ria­les Granadilla le da gran im­por­tan­cia al ma­ne­jo de re­des so­cia­les. “Des­de ha­ce más o me­nos un año, es­ta­mos más de lleno en eso. Aho­ri­ta tra­ba­ja­mos mu­cho con Fa­ce­book y What­sApp, que son las que nos dan más uti­li­dad”. No obs­tan­te, si hay un as­pec­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra ellos, es el ser­vi­cio al clien­te. “Nos gus­ta que el clien­te se sien­ta par­te de no­so­tros, pa­ra ello, cuan­do son clien­tes nue­vos, tra­ta­mos de ave­ri­guar su nom­bre o al­gún as­pec­to que los di­fe­ren­cie, pa­ra lle­gar­les por ahí. Creo que esa ha si­do una cla­ve im­por­tan­tí­si­ma pa­ra no­so­tros”.

Pa­ra brin­dar un buen ser­vi­cio, Mauricio afir­ma que es vi­tal que el equipo de ven­tas se man­ten­ga bien ca­pa­ci­ta­do y que ten­gan tac­to y fi­ne­za pa­ra aten­der a los com­pra­do­res.

“En el mo­men­to de abor­dar al clien­te, tra­ta­mos de ha­cer­lo lo más cor­dial po­si­ble, por­que pa­ra no­so­tros no es ha­cer una ven­ta, es ha­cer el ne­go­cio. Es im­por­tan­te ha­cer el mo­men­to del com­pra­dor, lo más ameno po­si­ble, que se sien­ta a gus­to y con­fia­do en lo que es­tá com­pran­do”, ex­pre­sa. Y agre­ga: “es bá­si­co que el de­pen­dien­te se­pa que el clien­te es to­do pa­ra no­so­tros, por­que po­de­mos te­ner la fe­rre­te­ría lle­na de pro­duc­tos, que si no lo­gra­mos crear el en­la­ce con los clien­tes, no exis­ti­mos. Y no me ca­be la me­nor du­da, que ellos son ex­ce­len­tes en eso”.

Es­te ferretero ase­ve­ra que bus­can “ha­cer­le el pa­que­ti­to” al clien­te, es de­cir, se fi­jan en qué es lo que les com­pran pa­ra ofre­cer­les to­dos los com­ple­men­tos ne­ce­sa­rios y que no les va­yan a ha­cer fal­ta ma­te­ria­les y lue­go ten­gan que de­vol­ver­se.

“Sien­to, con los años que ten­go de­trás de es­te ne­go­cio, que to­do pro­duc­to tie­ne un afín o un com­ple­men­to, y eso es lo que los ven­de­do­res es­tán en­car­ga­dos de su­mi­nis­trar­le al clien­te; que no se va­yan sin ofre­cer­le los com­ple­men­tos”, co­men­ta.

Con res­pec­to a los tiem­pos de res­pues­ta, Chan­to afir­ma que en la me­di­da de lo po­si­ble, bus­can que sea el mis­mo día, in­clu­so una o dos ho­ras des­pués de que se hi­zo el pe­di­do gran­de. Pa­ra pe­di­dos pe­que­ños, ofre­cen el ser­vi­cio ex­press en mo­to –sin cos­to-, pe­ro tam­bién tie­nen tres ca­mio­nes, con los que sí se co­bra el fle­te, pe­ro es un mon­to sim­bó­li­co. Otro as­pec­to que les ha ayu­da­do a cre­cer es la bue­na fa­ma que se han he­cho con los pro­vee­do­res por lo que él llama su buen ré­cord cre­di­ti­cio. “Sien­to que el buen pa­go le abre a us­ted un mon­tón de puer­tas. El bo­ca en bo­ca nos ha he­cho bue­na fa­ma en­tre los pro­vee­do­res; tan­to así que nos han abier­to cré­di­to, a ve­ces sin ne­ce­si­dad de lle­nar la so­li­ci­tud”.

¿Y la competencia?

En realidad, Dis­tri­bui­do­ra de Ma­te­ria­les Granadilla no com­pi­te con na­die más que con sí mis­mos. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Que ellos tra­ba­jan “de la ace­ra pa­ra aden­tro”, es de­cir que no se fi­jan en lo que ha­cen los de­más pa­ra co­piar­los, sino que tra­tan de ver en qué fa­llan ellos y tra­ba­jan en me­jo­rar sus pro­pios erro­res.

“Eso es qui­zás lo que ha mar­ca­do la di­fe­ren­cia en no­so­tros, que no ve­mos co­mo competencia a los ne­go­cios cer­ca­nos, sino que nos en­fo­ca­mos en ver qué ar­mas te­ne­mos no­so­tros, pa­ra for­ta­le­cer­las y cuá­les son nues­tras de­bi­li­da­des pa­ra me­jo­rar­las”, afir­ma.

Fi­nal­men­te, qui­si­mos sa­ber si van a abrir más su­cur­sa­les a fu­tu­ro… de acuer­do con Mauricio, lo han pen­sa­do, pe­ro no lo van a ha­cer. “Sen­ti­mos que es me­jor una, con uno aquí, bien ma­ne­ja­da; y no dos, mal ma­ne­ja­das. Creo que así nos que­da­mos”.

Mauricio Chan­to tie­ne 26 años de de­di­car­se a su gran pa­sión: la fe­rre­te­ría. Se­gún él, lo que más le gus­ta es in­ter­ac­tuar con los clien­tes y brin­dar­les el me­jor ser­vi­cio po­si­ble.

Com­pe­ne­tra­dos. Ha­cer que la ex­pe­rien­cia de com­pra en los clien­tes sea pro­ve­cho­sa, es la con­sig­na que bus­ca el equipo de Dis­tri­bui­do­ra de Ma­te­ria­les Granadilla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.