Esos des­cuen­tos

INDESEABLES...

TyT - - Director Editorial | Créditos - Hu­go Ulate San­do­val hu­go@eka­con­sul­to­res.com

Cuan­do es­ta­mos an­te al­guien que in­sis­te en un des­cuen­to, sen­ci­lla­men­te hay dos co­sas: no va­lo­ra el pro­duc­to que le es­ta­mos ven­dien­do, o le es­ta­mos ven­dien­do al clien­te equi­vo­ca­do.

Qué di­fí­cil se ha­ce ima­gi­nar un mun­do sin des­cuen­tos, don­de to­do se pa­gue a “full pri­ce”.

Cuan­do us­ted ac­ce­de a dar un des­cuen­to, es un clien­te que sa­be dos co­sas, que pue­de pe­dir­le aún más que le ba­je el pre­cio, y que ja­más, por más que vuel­va a la fe­rre­te­ría, pa­ga­rá el pre­cio tal cual está con­sig­na­do en la eti­que­ta.

¿Cuál es el mar­gen de ne­go­cia­ción de un ki­lo de arroz, un par de me­dias o una pan­ta­lla de 52 pul­ga­das en un su­per­mer­ca­do? ¡Nin­guno! No exis­te tal es­pa­cio. El usua­rio lo lle­va al pre­cio pu­bli­ca­do o no lo lle­va… Así de sim­ple.

Que aho­ra hay más com­pe­ten­cia y que la di­fe­ren­cia­ción so­lo se ba­sa en pre­cio. Lo úni­co que pro­du­ce es­te fac­tor es que ca­da vez los már­ge­nes se ero­sio­nen más. ¿Dón­de se que­da­ron los be­ne­fi­cios de los pro­duc­tos? ¿O los com­bos aque­llos en los que “ama­rro” un pro­duc­to con otro pa­ra au­men­tar los be­ne­fi­cios, y no ne­ce­sa­ria­men­te, un asun­to traducido en pre­cio?

Bus­co un afi­la­dor pa­ra mo­to­sie­rra… Cla­ro con gus­to, ten­go es­te que cues­ta ¢xxx, y es­te otro que tie­ne un pre­cio de ¢xxx, y que tam­bién tie­ne un des­cuen­to de xx%.

Con­ver­sa­cio­nes co­ti­dia­nas en­tre un clien­te y un ase­sor… Y en la que nun­ca exis­tió una pe­ti­ción del com­pra­dor por un des­cuen­to. Lo que su­ce­de es que nos lan­za­mos al agua, y cuan­do nos da­mos cuen­ta, ni si­quie­ra sa­be­mos na­dar.

Si el clien­te no pi­de o so­li­ci­ta des­cuen­to, es por­que acep­ta el pro­duc­to tal cual. Qui­zás, la si­guien­te pre­gun­ta del com­pra­dor iba en re­fe­ren­cia a la ga­ran­tía o a pre­gun­tar la di­fe­ren­cia en­tre mar­cas, pe­ro nun­ca pre­cio. Ir un pa­so ade­lan­te no apli­ca pa­ra to­do.

Di­cen que en lo prohi­bi­do está el ne­go­cio, y qué pa­sa­ría si un co­mer­cio pu­bli­ca­ra por to­da la tien­da, por ejem­plo: “Prohi­bi­dos los des­cuen­tos”... ¿Se mar­cha­rían los clien­tes si la tien­da cam­bia los des­cuen­tos por una aten­ción de mu­cha al­tu­ra, por pro­duc­tos fá­ci­les de en­con­trar, zo­nas bien de­mar­ca­das e ilu­mi­na­das, por un am­bien­te tran­qui­lo y apa­ci­ble a la ho­ra de com­prar?

¡To­do está en in­ten­tar­lo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.