El Mar: Apues­ta en es­pe­cia­li­za­ción de he­rra­mien­ta eléc­tri­ca

HE­RRA­MIEN­TA ELÉC­TRI­CA

TyT - - Contenido -

¿Có­mo un ne­go­cio que cam­bió su ubi­ca­ción tra­di­cio­nal, pue­de di­fe­ren­ciar­se en un mer­ca­do co­mo el de San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca, en el que jue­gan fac­to­res co­mo el flu­jo vehi­cu­lar, es­ca­sez de par­queos, mul­tas y la com­pe­ten­cia?

El nom­bre de “Fe­rre­te­rías el Mar” tie­ne 60 años de exis­tir y du­ran­te ese tiem­po, se han ven­di­do va­rias fran­qui­cias en el país. No obs­tan­te, ac­tual­men­te, hay so­lo tres, dos de ellas pro­pie­dad de Ma­rio y To­más Suá­rez des­de el 2015. Asi­mis­mo, los her­ma­nos Suá­rez son pro­pie­ta­rios de Agro­com –Agro­co­mer­cial de Gre­cia-, em­pre­sa im­por­ta­do­ra de he­rra­mien­ta agrí­co­la, de mar­cas co­mo Oleo-Mac, Osa­ka y Ef­co, en­tre otras, des­de ha­ce 30 años.

Las fe­rre­te­rías es­tán ubi­ca­das en Gre­cia y San Jo­sé, pe­ro es­ta úl­ti­ma tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad que la ha­ce di­fe­ren­te a otros ne­go­cios.

¡Cam­bios!

Fe­rre­te­rías el Mar de San Jo­sé, es­tu­vo ubi­ca­da to­da una vi­da en Ave­ni­da 3, muy en el cen­tro de la ca­pi­tal, du­ran­te mu­chos años y con es­ta nue­va ad­mi­nis­tra­ción es­tu­vo sie­te años y des­de ha­ce cin­co me­ses se tras­la­dó a Ave­ni­da 10. La de­ci­sión la to­ma­ron por los cos­tos ope­ra­ti­vos. “El pun­to de allá era bueno, pe­ro te­nía­mos va­rios pro­ble­mas: es­tá­ba­mos en me­dio de dos fe­rre­te­rías, pe­ro a pe­sar de eso, nues­tra clien­te­la era fiel. Y te­nía­mos un pro­ble­ma de al­qui­ler –ex­ce­si­va­men­te al­to-, en­ton­ces a ni­vel ope­ra­ti­vo, era me­jor tras­la­dar­se pa­ra te­ner más sol­ven­cia”.

Sin em­bar­go, los clien­tes han re­sen­ti­do un po­co el cam­bio; y eso lo han vis­to en la can­ti­dad de vi­si­tas, que ha pa­sa­do de 200 a 50 dia­rias en pro­me­dio.

An­te es­te pa­no­ra­ma, Ale­jan­dro San­dí, Ad­mi­nis­tra­dor de la fe­rre­te­ría, afirma que en cues­tión de 5 ó 6 me­ses más, po­drían re­cu­pe­rar­se y vol­ver a ser un pun­to de re­fe­ren­cia im­por­tan­te en el sec­tor, gra­cias a las es­tra­te­gias que es­tán im­ple­men­tan­do.

“Rea­li­za­mos te­le­mer­ca­deo; bus­ca­mos clien­tes, lla­ma­mos, nos po­ne­mos en con­tac­to con cons­truc­to­ras... Usa­mos mu­cho Fa­ce­book; con anun­cios, pro­mo­cio­nes, los atrae­mos a nues­tro fan pa­ge; es­ta­mos en va­rias pá­gi­nas que ven­den he­rra­mien­ta eléc­tri­ca y ahí pro­mo­cio­na­mos nues­tros ar­tícu­los. Tam­bién uti­li­za­mos What­sApp; de he­cho va­mos a ha­cer un lan­za­mien­to en Fa­ce­book con anun­cios, pa­ra ha­cer­le rui­do a esa apli­ca­ción”, afirma.

¡Más es­tra­te­gias!

De acuer­do con el ad­mi­nis­tra­dor, ellos se es­pe­cia­li­zan en he­rra­mien­tas, tan­to eléc­tri­cas co­mo agrí­co­las y por eso ofre­cen a sus clien­tes bue­nos pre­cios y res­pal­do, ade­más de ta­ller de ser­vi­cio. El plus de es­ta tien­da es que ma­ne­jan prác­ti­ca­men­te to­das las mar­cas y lí­neas de he­rra­mien­tas.

Su es­tra­te­gia prin­ci­pal pa­ra au­men­tar las ven­tas es la va­rie­dad que ofre­cen. “Cree­mos que el clien­te fi­nal necesita un lu­gar de con­fian­za, que ten­ga va­rie­dad y que ahí mis­mo pue­da re­pa­rar

el equi­po. No es­toy di­cien­do mar­cas, el clien­te pue­de traer la que gus­te (…). Le apos­ta­mos a es­to pa­ra que el pú­bli­co sien­ta que tie­ne un res­pal­do, que no es so­lo com­prar la he­rra­mien­ta, sino que le da­mos to­do el so­por­te lo­gís­ti­co des­de que lo com­pra; su man­te­ni­mien­to, sus re­pues­tos, to­do lo pue­de en­con­trar aquí mis­mo”, ex­pre­sa. Ade­más, Ale­jan­dro ase­gu­ra que el pun­to fuer­te de Fe­rre­te­rías el Mar es el ser­vi­cio que ofre­cen. “Ha­ce­mos que el clien­te se sien­ta en su ca­sa. Nos gus­ta que se­pan que aquí hay gen­te que co­no­ce, que no ven­de pro­duc­tos por ven­der­los, sino por­que el clien­te los necesita y por eso se le ven­de lo me­jor, se­gún sus ne­ce­si­da­des y po­der ad­qui­si­ti­vo. Creo que el tra­to que le da­mos a la gen­te, es lo que ha­ce que vuel­van”.

Ade­más, ac­tual­men­te se en­cuen­tran tra­ba­jan­do en una tien­da vir­tual pa­ra que los clien­tes pue­dan rea­li­zar com­pras en lí­nea.

¿Có­mo ha­cen con el par­queo?

Al es­tar ubi­ca­dos en una ave­ni­da de al­to trán­si­to, don­de los clien­tes no se pue­den es­ta­cio­nar al fren­te, es ne­ce­sa­rio pen­sar en un con­ve­nio con al­gún par­queo. “Es­toy tra­ba­jan­do con una gen­te que está muy cer­ca; ellos tie­nen un par­queo; o con otros que es­tán a 100 me­tros. Es un te­ma muy im­por­tan­te, por el lu­gar en el que es­ta­mos”. Tie­nen va­rias his­to­rias de mul­tas, por eso des­pués de apren­der de esos erro­res, pro­cu­ran no ex­po­ner­se. “Aho­ra cuan­do vie­ne un clien­te en mo­to le de­ci­mos que la es­ta­cio­ne aquí –den­tro del ne­go­cio-. Es un te­ma que en me­nos de 15 días lo te­ne­mos re­suel­to”, fi­na­li­za.

De acuer­do con Ale­jan­dro San­dí, Ad­mi­nis­tra­dor de Fe­rre­te­rías el Mar de San Jo­sé, el 75% de sus ven­tas es he­rra­mien­ta eléc­tri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.