¡La fe­rre­te­ría del pue­blo! Ha­ce años, cuan­do Ro­lan­do Ar­güe­llo ini­ció con un ne­go­cio fe­rre­te­ro, no tu­vo una bue­na ex­pe­rien­cia, pe­ro sí apren­dió mu­cho de lo que vi­vió.

DEL PUE­BLO!

TyT - - Contenido -

Ha­ce años, cuan­do Ro­lan­do Ar­güe­llo ini­ció con un ne­go­cio fe­rre­te­ro, no tu­vo una bue­na ex­pe­rien­cia, pe­ro sí apren­dió mu­cho de lo que vi­vió. Gra­cias a eso, hoy ya son dos fe­rre­te­rías ubi­ca­das en San Pe­dro de Mon­tes de Oca, Cos­ta Ri­ca.

Apren­der de las ex­pe­rien­cias pa­sa­das es la pre­mi­sa de es­te fe­rre­te­ro, que tu­vo una fe­rre­te­ría en San Se­bas­tián, du­ran­te 8 años, y tu­vo que ven­der­la por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos.

Ro­lan­do Ar­güe­llo, Ad­mi­nis­tra­dor de Fe­rre­te­ría Mon­te­rrey re­cuer­da que en aque­llos años, cuan­do ad­qui­rió esa fe­rre­te­ría en San Se­bas­tián, él era muy jo­ven e inex­per­to y que em­pe­zó con mu­cha ilusión, sin preo­cu­par­se por los de­ta­lles… “La fe­rre­te­ría tu­vo su au­ge, pe­ro por la inex­pe­rien­cia, em­pe­za­mos a dar­le cré­di­to a las cons­truc­to­ras y ahí se vino la de­ba­cle; ¡nos ama­rra­ron el pe­rro!”

Des­pués de que ya la ha­bía ven­di­do, su her­mano, Rafael Ángel Ar­güe­llo –quien te­nía una siem­bra de ma­de­ra en Ba­jos del Toro- pen­só en ven­der­las en un lo­cal que que­dó de­socu­pa­do en Var­gas Ara­ya, en con­jun­to con su hi­jo, Jor­ge Arturo.

Am­bos le ofre­cie­ron a Ro­lan­do una so­cie­dad y le plan­tea­ron la po­si­bi­li­dad de abrir una fe­rre­te­ría, apro­ve­chan­do la ex­pe­rien­cia que ya te­nía. Em­pe­za­ron con al­go pe­que­ño y de­ci­die­ron no in­ver­tir mu­cho en in­fra­es­truc­tu­ra al prin­ci­pio, por­que que­rían pro­bar y ver có­mo les iba. “Co­mo ya te­nía ex­pe­rien­cia, la idea era esa, no arries­gar mu­cho, tan­tear un po­co el te­rreno y ver qué pa­sa­ba”.

Ro­lan­do ase­gu­ra que a pe­sar de su ex­pe­rien­cia, los pú­bli­cos me­ta de San Se­bas­tián y Var­gas Ara­ya son muy dis­tin­tos y hay di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre ellos, por eso ha­bía que me­dir­los pri­me­ro. “Los mis­mos clien­tes fue­ron mar­can­do la pau­ta de qué era lo que más se mo­vía en la zo­na, y así fui­mos po­co a po­co in­tro­du­cien­do pro­duc­tos nue­vos”.

De he­cho, gra­cias al apren­di­za­je que tu­vo Ro­lan­do en la otra fe­rre­te­ría, ac­tual­men­te no le ven­den a cré­di­to a na­die; se ven­de al con­ta­do y se com­pra de la mis­ma ma­ne­ra. “Eso nos ayu­da por­que ge­ne­ral­men­te nos dan des­cuen­tos adi­cio­na­les”.

¡Sus tác­ti­cas!

Fe­rre­te­ría Mon­te­rrey está ubi­ca­da en un ba­rrio en don­de el fuer­te es la lí­nea fe­rre­te­ra. “Aquí prác­ti­ca­men­te no hay in­dus­tria, en­ton­ces ob­via­men­te el ne­go­cio está orien­ta­do ha­cia el man­te­ni­mien­to. Te­ne­mos po­cos ma­te­ria­les de cons­truc­ción, por­que no es nues­tro ca­ba­llo de ba­ta­lla”, ex­pre­sa.

Con res­pe­to al te­ma de ser­vi­cio al clien­te, Ar­güe­llo ase­gu­ra que él pro­cu­ra que sea ex­ce­len­te. “Aquí hay un am­bien­te tran­qui­lo de tra­ba­jo, la gen­te tra­ba­ja re­la­ja­da y siem­pre se les pa­ga pun­tual­men­te. No soy un pa­trón ma­ja­de­ro, pe­ro ve­lo por­que los clien­tes sean bien aten­di­dos, que los mu­cha­chos se com­por­ten res­pe­tuo­sa­men­te, que sean aten­tos y rá­pi­dos”, ex­pli­ca.

Una de sus prin­ci­pa­les es­tra­te­gias pa­ra au­men­tar las ven­tas dia­ria­men­te, es con­tar con muy buen sur­ti­do a bue­nos pre­cios, ade­más de rea­li­zar pro­mo­cio­nes con pro­duc­tos que ellos sa­ben que son ape­te­ci­dos por los com­pra­do­res. “Me he da­do cuen­ta que a ve­ces el fac­tor pre­cio pa­sa a un se­gun­do tér­mino, con res­pec­to a que el clien­te en­con­tró lo que lle­gó a bus­car, y ob­via­men­te que se le tra­te bien”.

Fe­rre­te­ría Mon­te­rrey no cuen­ta, ac­tual­men­te, con nin­gu­na es­tra­te­gia pu­bli­ci­ta­ria, sino que son sus mis­mos clien­tes los que se en­car­gan de ha­cer­les pu­bli­ci­dad “de bo­ca en bo­ca” y atraer nue­vos com­pra­do­res.

No obs­tan­te, se en­cuen­tran tra­ba­jan­do en au­men­tar los se­gui­do­res y pu­bli­ci­tar­se a tra­vés de la pá­gi­na de Fa­ce­book de la fe­rre­te­ría, que es muy re­cien­te. “Ne­ce­si­to una per­so­na que se de­di­que a eso. Es­te es un pro­yec­to que te­ne­mos”.

Otro lo­cal

Ade­más de la fe­rre­te­ría de Var­gas Ara­ya, es­tos emprendedores compraron otro ne­go­cio de es­te ti­po en Lour­des de Mon­tes de Oca ha­ce po­co más de dos años. “Ya exis­tía ahí, pe­ro el que la te­nía se de­di­có a otras co­sas y no­so­tros lo ad­qui­ri­mos”.

De­ci­die­ron com­prar­lo por­que Fe­rre­te­ría Mon­te­rrey no pue­de cre­cer más fí­si­ca­men­te, por el es­pa­cio en el que se ubi­can.

En Lour­des, es­tán en un lo­cal de 100 m2, tie­nen dos em­plea­dos y atien­den cer­ca de 60 clien­tes dia­ria­men­te. Al igual que la de Var­gas Ara­ya, es una fe­rre­te­ría orien­ta­da al man­te­ni­mien­to de las ca­sas ve­ci­nas.

Ro­lan­do Ar­güe­llo, Ad­mi­nis­tra­dor de Fe­rre­te­ría Mon­te­rrey, ase­gu­ra que la ma­yo­ría de sus ven­tas no son tan vo­lu­mi­no­sas, sino que son “ven­tas hor­mi­ga”, es de­cir, pe­que­ñas y cons­tan­tes du­ran­te to­do el día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.