CA­MINO DE LA IN­NO­VA­CIÓN

TyT - - Créditos Director Editorial - Hu­go Ula­te San­do­val hu­go@eka­con­sul­to­res.com

Siem­pre nos di­cen y nos vuel­ven a de­cir que to­do es me­jo­ra­ble, que siem­pre pa­ra cual­quier co­sa que ha­ga­mos, siem­pre hay opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra… Y pa­sa que cuan­do nos mi­ra­mos al “es­pe­jo” pa­ra ob­ser­var nues­tros pro­duc­tos o ser­vi­cios, nos da­mos cuen­ta de que nun­ca nos di­je­ron có­mo me­jo­rar­lo, có­mo in­te­grar­le y sa­car pro­ve­cho de las opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra.

“Es­te pro­duc­to es muy bueno, pe­ro de­be­ría ser me­jor…”, “Su ser­vi­cio al clien­te es bas­tan­te bueno, pe­ro po­dría me­jo­rar”, siem­pre el se­ña­la­mien­to o la crí­ti­ca cons­truc­ti­va, pe­ro nun­ca el “có­mo lo­grar­lo”. Y exis­te otra voz que di­ce: “hay que ha­cer al­go…”, y lo peor es que na­die sa­be qué.

Si se quie­re es has­ta ri­si­ble, pe­ro es una reali­dad cons­tan­te que se vi­ve día con día, el enig­ma no es­tá en in­no­var, es al­go que to­dos sa­be­mos, el mis­te­rio no es­tá en sa­ber que hay opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra, es en­con­trar el ca­mino que nos lle­ve a con­se­guir­lo, en sa­ber có­mo ha­cer­lo.

Una in­no­va­ción que se le quie­ra ha­cer por ejem­plo a un pro­duc­to, pue­de in­clu­so tar­dar años y se re­quie­re de mu­cho tes­teo o prue­bas pa­ra de­ter­mi­nar qué in­cor­po­ra­cio­nes po­der ha­cer­le, o bien, si más bien se re­quie­re el lan­za­mien­to de un pro­duc­to nue­vo.

En el ca­so de los ser­vi­cios, y aun­que no es na­da fá­cil, el ca­mino es un po­co más llano, pues si se man­tie­ne una co­mu­ni­ca­ción abier­ta con los com­pra­do­res, po­drían en­con­trar­se los “có­mo me­jo­rar” el ser­vi­cio. ¿Qué com­pra? ¿Pa­ra qué lo com­pra? ¿Por qué com­pra esa mar­ca y no otra? Son par­te de los “ce­rro­jos” que po­drían acer­car­nos bas­tan­te a en­ten­der los clien­tes, y a dar­nos he­rra­mien­tas de có­mo me­jo­rar el ser­vi­cio.

Hay com­pa­ñías en el mun­do que in­vier­ten mi­llo­nes de di­ne­ro pa­ra en­ten­der el com­por­ta­mien­to de sus con­su­mi­do­res, y lo ha­cen cons­tan­te­men­te, da­do que los gus­tos y pre­fe­ren­cias cam­bian a dia­rio, ade­más de que el ace­cho de los com­pe­ti­do­res es la­ten­te, y so­bre to­do de los “fal­si­fi­ca­do­res”, que es­pe­ran cual­quier opor­tu­ni­dad de éxi­to pa­ra imi­tar.

Pe­ro de to­das las co­sas que he­mos di­cho aquí atrás, qui­zás la más im­por­tan­te cuan­do se tra­ta de bus­car in­no­var en el ser­vi­cio al clien­te es que pa­ra lo­grar ser exi­to­so, el pri­mer re­qui­si­to que de­be te­ner quien atiende un com­pra­dor, es sen­tir y vi­vir el ser­vi­cio, o lo que es lo mis­mo que le gus­te y sien­ta pa­sión por lo que ha­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.