¡Con los pies en la tie­rra y la men­te elec­tri­za­da!

Des­pués de 43 años en el mer­ca­do, Iesa bus­ca se­guir in­te­gran­do so­lu­cio­nes eléc­tri­cas y con­ver­tir­se en re­fe­ren­te, aho­ra co­mo una com­pa­ñía de Gru­po So­ne­par.

TyT - - Contenido -

Gua­chi­pe­lín, Es­ca­zú.- Iesa na­ció en 1975, en Ba­rrio Mé­xi­co. Con el pa­so del tiem­po, se lle­ga­ron a te­ner va­rias su­cur­sa­les en to­do el país, y ac­tual­men­te tie­nen cua­tro tien­das, ubi­ca­das en Es­ca­zú, Cu­rri­da­bat, Ba­rrio Mé­xi­co y Guá­pi­les; no obs­tan­te, se en­cuen­tran pros­pec­tan­do otras dos más.

“La his­to­ria mo­der­na co­mien­za en el 2014, año en que Iesa fue com­pra­do por Gru­po So­ne­par –em­pre­sa fran­ce­sa-, que es el dis­tri­bui­dor de ma­te­rial eléc­tri­co más gran­de del mun­do, y que com­pra com­pa­ñías a lo lar­go del mun­do pa­ra for­mar par­te del Gru­po, sin cam­biar su esen­cia, su mar­ca, su nom­bre, ni tam­po­co a los di­rec­ti­vos. Los com­pra y los de­ja ope­ran­do”, afir­ma el me­xi­cano Mi­guel Án­gel Mu­ñoz, Di­rec­tor Ge­ne­ral de Iesa. Al per­te­ne­cer a So­ne­par, Iesa go­za de cier­tos be­ne­fi­cios, por ejem­plo, apro­ve­cha la fuer­za y las re­la­cio­nes con los fa­bri­can­tes o pro­vee­do­res, pues aho­ra los ven con “dis­tin­tos ojos” y les ofre­cen me­jo­res con­di­cio­nes. Ade­más, Iesa pa­só de ser una em­pre­sa fa­mi­liar, a una com­pa­ñía con re­glas cor­po­ra­ti­vas, y eso los ha obli­ga­do a ser más efi­cien­tes, a tra­ba­jar de una ma­ne­ra di­fe­ren­te en el ma­ne­jo de in­ven­ta­rios, de cuen­tas por co­brar, de to­dos los KPI –in­di­ca­do­res del desem­pe­ño- que qui­zás en una em­pre­sa fa­mi­liar se mi­den de for­ma di­fe­ren­te.

Ac­tual­men­te, su ob­je­ti­vo es ser el nú­me­ro uno del país en la dis­tri­bu­ción de equi­po y ma­te­rial eléc­tri­co y de ilu­mi­na­ción. Pe­ro ser el nú­me­ro uno no sig­ni­fi­ca ser el que más ven­de, sig­ni­fi­ca ser la re­fe­ren­cia del dis­tri­bui­dor. “Que cuan­do pien­sen en que ne­ce­si­tan un pa­nel, un ta­ble­ro, una ilu­mi­na­ción, que va más allá de lo que ven­de una fe­rre­te­ría, pien­sen en no­so­tros. Eso es ser el nú­me­ro uno pa­ra no­so­tros, ven­der y ser par­te de la so­lu­ción”, co­men­ta Mu­ñoz.

¡Sus es­tra­te­gias!

Las ase­so­rías son pri­mor­dia­les pa­ra Iesa, por­que ellos ven­den ma­te­rial muy es­pe­cia­li­za­do. Es por eso que cuen­tan con per­so­nal al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­do, en­tre ellos, in­ge­nie­ros en ilu­mi­na­ción, en ca­li­dad de ener­gía, in­ge­nie­ros ad­mi­nis­tra­do­res de pro­yec­tos y en dis­tri­bu­ción de ener­gía. Asi­mis­mo, de acuer­do con el Di­rec­tor Ge­ne­ral, bus­can ser par­te de la so­lu­ción pa­ra sus clien­tes; es po­lí­ti­ca de la com­pa­ñía po­ner­se en los za­pa­tos de ellos, pa­ra cum­plir­les sus ne­ce­si­da­des de pre­su­pues­tos, en tiem­pos de en­tre­ga –nun­ca men­tir­les, por­que lo úl­ti­mo que bus­can es que se sien­tan en­ga­ña­dos-, y en to­do lo que ne­ce­si­ten. Elié­cer Cha­cón, Ge­ren­te Co­mer­cial, ase­gu­ra que pa­ra brin­dar un me­jor ser­vi­cio, tie­nen un ta­ller de en­sam­bla­je pa­ra cual­quier ne­ce­si­dad que ten­gan sus clien­tes.

Y los fa­bri­can­tes tam­bién son esen­cia­les pa­ra ellos. Es por eso que no tra­ba­jan con cual­quier pro­vee­dor, sino so­la­men­te con em­pre­sas muy bien es­tu­dia­das, que ofrez­can pro­duc­tos de ca­li­dad, que cum­plan las nor­ma­ti­vas del país, que ofrez­can res­pal­do, so­por­te post ven­ta, que sean se­rios en los tiem­pos de en­tre­ga y que al final se con­vier­tan en “part­ners”.

So­cios co­mer­cia­les

Iesa no ve a las fe­rre­te­rías co­mo com­pe­ten­cia, to­do lo con­tra­rio, le gus­ta ver­las co­mo una ex­ten­sión de ellos, pues en el país hay fe­rre­te­rías en ca­da rin­cón, y ellos tie­nen so­la­men­te cua­tro su­cur­sa­les, por lo que no pue­den abar­car to­do el país, y eso ha­ce que ne­ce­si­ten de los ferreteros. “No so­mos ma­yo­ris­tas, ni pre­ten­de­mos ser­lo, pe­ro cuan­do a las fe­rre­te­rías les so­li­ci­tan so­lu­cio­nes que van más allá de al­go que se com­pra a tra­vés de un fe­rre­te­ro ma­yo­ris­ta y es ahí don­de po­de­mos en­trar no­so­tros en el jue­go con ellos. De re­pen­te, el clien­te re­quie­re so­lu­cio­nes un po­qui­to más es­pe­cia­li­za­das, que van más allá de com­prár­se­lo a una en­ti­dad ma­yo­ris­ta y que no­so­tros po­de­mos ser­vir pa­ra dar­les una so­lu­ción… Por ejem­plo, un pa­nel un po­qui­to más allá de lo que ven­de una fe­rre­te­ría”, fi­na­li­za Mu­ñoz.

Iesa cuen­ta ac­tual­men­te con cua­tro tien­das, ubi­ca­das en Gua­chi­pe­lín de Es­ca­zú, Ba­rrio Mé­xi­co, Cu­rri­da­bat y Guá­pi­les. Ade­más, se en­cuen­tran en la bús­que­da de dos tien­das más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.