¡Ca­si 6 dé­ca­das de ubi­car­se en los za­pa­tos del clien­te!

Ha­ce dos me­ses, Fe­rre­te­ría So­lís de­ci­dió sa­cri­fi­car par­te del lo­cal pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes y crear un par­queo ba­jo te­cho, pa­ra cin­co vehícu­los. Gra­cias a eso, sus ven­tas au­men­ta­ron.

TyT - - Contenido -

Es­ca­zú, San Jo­sé.- Cuan­do el pa­pá y el abue­lo de Ja­cin­to So­lís –am­bos de nom­bre Jai­me-, de­ci­die­ron abrir la Fe­rre­te­ría So­lís, se ubi­ca­ban en la es­qui­na, más o me­nos a 25 me­tros de don­de es­tán ac­tual­men­te.

Ja­cin­to re­cuer­da que cuan­do su pa­pá se pa­só al lo­cal en el que se ubi­can hoy, le dio mie­do de­di­car­se so­lo a la fe­rre­te­ría, y por eso in­tro­du­jo un área de aba­rro­tes. Sin em­bar­go, esa com­bi­na­ción no le fun­cio­nó y fi­nal­men­te, un año des­pués, se que­dó so­lo con el área fe­rre­te­ra.

Ac­tual­men­te, Ja­cin­to ad­mi­nis­tra la em­pre­sa jun­to a sus hi­jos Ja­cin­to y Adria­na, y afir­ma que a él le en­can­ta la fe­rre­te­ría, por­que a di­fe­ren­cia de los ne­go­cios de co­mi­da, na­da se po­ne ma­lo ni se pi­ca o se pu­dre.

“Es muy bo­ni­to cuan­do vie­ne un clien­te con un pro­ble­ma en fon­ta­ne­ría y us­ted le da el ma­te­rial pa­ra que lo pue­da arre­glar. ¡Eso es muy útil!”, co­men­ta.

Ne­go­cio lon­ge­vo

¿Có­mo lo­gra un ne­go­cio fa­mi­liar lle­gar a los ca­si 60 años? Se­gún Ja­cin­to, se lo­gra con per­se­ve­ran­cia. “Hay tiem­pos bue­nos y tiem­pos muy ma­los, en­ton­ces en el tiem­po bueno hay que guar­dar un po­qui­to pa­ra el tiem­po ma­lo y así va uno sa­lien­do. Yo di­go que es la per­se­ve­ran­cia, nun­ca hay que aflo­jar, pe­ro an­te to­do, siem­pre hay que te­ner a Dios en el co­ra­zón, por­que Él es la guía”, afir­ma.

El se­cre­to del éxi­to, de acuer­do con Ja­cin­to, se de­be –fue­ra de la aten­ción al clien­te-, a la

pre­sen­cia de los ge­ren­tes en el ne­go­cio, por­que a la gen­te le gus­ta lle­gar y que es­té el due­ño pa­ra aten­der­los. “Yo sí ha­go al­gu­nas co­sas en la ofi­ci­na, pe­ro el res­to del tiem­po es­toy aten­dien­do, y tam­bién es­tá mi hi­jo y mi her­mano Jai­me”.

Otra de las gran­des ven­ta­jas de es­te ne­go­cio, es que cuen­tan con fac­to­res di­fe­ren­cia­dos co­mo pre­cios. Ja­cin­to ase­gu­ra que ellos son más o me­nos en­tre 15% y 10% más ba­ra­tos que cual­quier fe­rre­te­ría, es­to por­que su mar­gen de ga­nan­cia es de 25%, mien­tras que otros ne­go­cios ma­ne­jan már­ge­nes hasta de 80%.

“Ten­go pre­cios bue­ní­si­mos, por­que hay ar­tícu­los den­tro de una fe­rre­te­ría que se ven­den muy bien. En­ton­ces, lo que ha­go es que co­ti­zo con los cin­co o seis im­por­ta­do­res del pro­duc­to que se me ven­de mu­cho y ha­go una subas­ta con ellos. Ofrez­co com­prar­les 200 o 300 y me sa­len a un pre­cio mu­cho más ba­ra­to que a co­mo me lo es­ta­ban ven­dien­do. Por ejem­plo, tal vez el pro­duc­to cos­ta­ba ¢1.500 y uno lo­gra sa­car­lo a ¢800. Se apar­ta, uno ó 2 mi­llo­nes de co­lo­nes y eso sí, se le pa­ga de una vez al pro­vee­dor”, ex­pli­ca.

Ade­más, a ve­ces pa­sa que los ma­yo­ris­tas les ha­cen des­cuen­tos por com­pras es­pe­cia­les, y ellos lo re­fle­jan en la mer­ca­de­ría; en­ton­ces los clien­tes reac­cio­nan com­pran­do por mon­to­nes, apro­ve­chan­do los pre­cios.

Y si ha­bla­mos de los pro­vee­do­res, Ja­cin­to ase­gu­ra que él bus­ca tres ca­rac­te­rís­ti­cas en ellos: que lo que apun­ten lo man­den, la pun­tua­li­dad y que le ayu­den con el en­vío del ma­te­rial cuan­do exis­te un atra­so de un día –por ejem­plo- en el pa­go de una fac­tu­ra, ya que ellos pa­gan una vez por se­ma­na y a ve­ces ocu­rre que la fac­tu­ra ven­ce un día an­tes del pa­go.

Nue­vo par­queo

Ja­cin­to ase­gu­ra que de un tiem­po pa­ra acá, ellos han te­ni­do mu­chos pro­ble­mas pa­ra que sus clien­tes ad­quie­ran un es­pa­cio don­de es­ta­cio­nar sus vehícu­los, ya que es ca­da vez más com­pli­ca­do con­se­guir una ace­ra sin lí­nea ama­ri­lla. De­bi­do a eso, las ven­tas co­men­za­ron a ba­jar, y por ello de­ci­die­ron re­mo­de­lar la fe­rre­te­ría y crear un par­queo ba­jo te­cho den­tro de su pro­pie­dad y en cum­pli­mien­to con la Ley 7600. Tu­vie­ron que ce­der 70 me­tros cua­dra­dos de cons­truc­ción, pe­ro aho­ra, tie­nen es­pa­cio pa­ra 5 vehícu­los, sus clien­tes no se mo­jan, es­tán fe­li­ces y en dos me­ses, las ven­tas han au­men­ta­do.

En Fe­rre­te­ría So­lís, con ca­si 60 años de exis­tir, sa­ben que el tránsito se lo­gra con sur­ti­do, pre­cios, pe­ro tam­bién ha­cien­do sentir a los com­pra­do­res en co­mo­di­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.