NA­DA DE CRUZARSE DE BRA­ZOS

TyT - - Director Editorial | Créditos - Hu­go Ula­te San­do­val hu­go@eka­con­sul­to­res.com

Hay quie­nes di­cen, por épo­cas, que el sec­tor se tor­na len­to, que no es­tá tan di­ná­mi­co, que las transac­cio­nes en ca­da ne­go­cio ba­jan y que las exis­ten­tes cues­ta más lle­var­las a que sean de ma­yor pe­so.

Des­de que nos acor­da­mos, y bas­tan­te di­cho sea de pa­so, el sec­tor fe­rre­te­ro siem­pre ha pa­sa­do por es­tos vai­ve­nes, en los que el fe­rre­te­ro siem­pre se mues­tra más que preo­cu­pa­do, y al­gu­nos otros pues bus­can la cla­ri­dad en las ideas que los ca­ta­pul­te a que las ven­tas no mer­men o que por lo me­nos em­pa­ten con el mes an­te­rior.

“Es­to ha si­do de siem­pre”, de­cía uno de los gran­des ferreteros de es­te país, al ana­li­zar una pe­que­ña co­yun­tu­ra co­mo es­ta y que vie­ne a “cho­car” con el cie­rre fis­cal del úl­ti­mo cua­tri­mes­tre del año.

Y hasta dón­de sa­be­mos, siem­pre he­mos vis­to a los ferreteros sa­lir ai­ro­sos, en su lu­cha por me­jo­rar y ven­der más. Lo que sí no se va­le pa­ra na­da y no es acep­ta­ble, es cruzarse de bra­zos a es­pe­rar la lle­ga­da de los clien­tes, que más por im­pul­so en­tran por una ne­ce­si­dad de úl­ti­ma ho­ra o por una ur­gen­cia. Si bien es cier­to, es­te sec­tor aglo­me­ra ne­go­cios que no co­mer­cia­li­za con bie­nes de pri­me­ra ne­ce­si­dad, los que se usan pa­ra so­bre­vi­vir, co­mo los ali­men­tos, tam­bién es cier­to que un clien­te no pue­de es­tar en una ha­bi­ta­ción con un bom­bi­llo “que­ma­do”, una pa­red con una fil­tra­ción in­con­te­ni­ble, una go­te­ra ame­na­zan­do con de­te­rio­rar bue­na par­te del te­cho y el cie­lo­rra­so, o la ma­le­za que si­gue cre­cien­do por fal­ta de un re­cor­te, una tu­be­ría ro­ta que no pue­de es­pe­rar por el des­per­di­cio o por­que el edi­fi­cio no se pue­de que­dar sin abas­te­ci­mien­to.

Aun­que no son ne­ce­si­da­des de vi­da o muer­te, sí son ur­gen­tes, y eso que so­lo he­mos ci­ta­do al­gu­nas, por­que hay mi­lla­res. Las ne­ce­si­da­des de los usua­rios si­guen ahí, y la ma­yo­ría no se pue­den pos­po­ner. El com­pra­dor va a la fe­rre­te­ría, por lo ge­ne­ral a la más cer­ca­na o don­de re­cuer­da que re­ci­bió un muy buen ser­vi­cio. Y pa­ra que eli­ja la nues­tra, ne­ce­si­ta­mos dar­le un im­pul­so y el me­jor de to­dos los que se co­no­ce, es ha­cer­lo vi­vir, en su úl­ti­ma transac­ción, to­da una ex­pe­rien­cia de com­pra.

Ten­ga en cuen­ta que los clien­tes a ve­ces no re­quie­ren un ven­de­dor, sino un alia­do que com­pren­da su ne­ce­si­dad, emer­gen­cia o pro­yec­to, que su­me y no que lo ha­ga sentir que hay que apu­rar­se pa­ra aten­der al si­guien­te. No per­da­mos de vis­ta el ob­je­ti­vo ni el nor­te, por­que to­dos los días hay ne­ce­si­da­des que los clien­tes de­ben sa­tis­fa­cer, y al me­nos, en pro­me­dio una vez por mes, ca­da uno tie­ne una “emer­gen­cia” que re­pa­rar y lo me­jor es que nos bus­que pa­ra ayu­dar­lo. El di­ne­ro si­gue ahí, hay que con­ver­tir­lo en una transac­ción en nues­tro fa­vor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.