14

Denise Gar­nier

Vivir y Comer - - Índice - Por Da­Ni­Lo Ji­mé­Nez S. Fo­tos Luis Na­va­rro

pre­pa­ra el re­gre­so de su familia al mun­do de los ne­go­cios, tras la ven­ta de la Cor­po­ra­ción Ce­fa-Fis­chel, una transac­ción que im­pli­có de­jar en otras ma­nos el ne­go­cio de to­da una vi­da. Es un mo­men­to pa­ra rein­ven­tar­se.

Denise Gar­nier en­car­na esa lí­nea de pro­fe­sio­na­les que se ins­pi­ra y se exi­ge al má­xi­mo ca­da vez que el des­tino de­po­si­ta en sus ma­nos ta­reas com­ple­jas que for­za­rían a otro a ca­pi­tu­lar.

Hoy es­tá al fren­te del em­brión de ofi­ci­na de familia que de­vol­ve­rá a los Gar­nier al mun­do de los ne­go­cios tras la ven­ta de la Cor­po­ra­ción Ce­fa-Fis­chel al Gru­po Cues­ta­mo­ras, en ju­lio pa­sa­do.

El hi­lo con­duc­tor de su vi­da es una su­ce­sión de acon­te­ci­mien­tos en los que nun­ca se de­jó atra­par por los ma­los mo­men­tos. Siem­pre ideó una sa­li­da y por eso irra­dia ener­gía po­si­ti­va.

El rito de ini­cia­ción co­men­zó a los 16 años. Su in­glés no pa­sa­ba de “This is a pen­cil y Merry Ch­rist­mas”, pe­ro su pa­dre la en­vió a un internado en In­gla­te­rra y re­gre­só bi­lin­güe.

Vi­nie­ron otros... Se ca­só a los 19 y el día que la acep­ta­ron pa­ra es­tu­diar An­tro­po­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Te­xas, su prue­ba de em­ba­ra­zo dio po­si­ti­va. ¿Re­sul­ta­do? El pri­mo­gé­ni­to na­ció en EE. UU., ella se re­ci­bió en lo que que­ría y re­gre­só al país pa­ra es­tu­diar De­re­cho.

En el 2008 su pa­pá, Nor­val, en­fer­mó de cán­cer y la pu­so a la ca­be­za del ne­go­cio que él fun­dó en fe­bre­ro de 1955 y del que su hi­ja no sa­bía mu­cho por­que era una abo­ga­da ex­per­ta en pro­pie­dad in­te­lec­tual, res­pe­ta­da por la de­fen­sa exi­to­sa de las mar­cas Pe­lé y Juan Val­dez en sen­dos pro­ce­sos.

Y co­mo si hi­cie­ra fal­ta, es­te 2015 Denise desem­pe­ñó un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la ven­ta de la em­pre­sa fa­mi­liar al co­lap­sar la re­la­ción ini­cia­da en abril del 2011 con el so­cio chi­leno So­fo­car.

“Es di­fí­cil ce­rrar un ca­pí­tu­lo de la familia en un ne­go­cio que nos da­ba iden­ti­dad. Es du­ro emo­cio­nal­men­te y no es fá­cil di­ge­rir­lo, pe­ro res­ca­to la ma­du­rez pa­ra to­mar la opor­tu­ni­dad”.

Lo más atrac­ti­vo de su per­so­na­li­dad es ese afán por man­te­ner­se ac­ti­va, un ras­go dis­tin­ti­vo

que ex­pli­ca por qué es antropóloga, abo­ga­da, em­pre­sa­ria y con­sul­to­ra en cier­nes.

¿Qué la ocu­pa en la ac­tua­li­dad?

La es­truc­tu­ra­ción de una ofi­ci­na de familia. El ob­je­ti­vo es re­fle­xio­nar acer­ca del le­ga­do y de­fi­nir qué ac­ti­vi­da­des fu­tu­ras va­mos a desa­rro­llar con el pa­tri­mo­nio.

¿Esa ofi­ci­na de le­ga­do fa­mi­liar se con­ver­ti­ría en su pró­xi­ma ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal per­ma­nen­te? Me re­fie­ro a si se ve co­mo una con­sul­to­ra en el te­ma.

Po­dría ser. Es­toy apren­dien­do e in­ves­ti­gan­do; es tan nuevo co­mo la pri­me­ra vez que me sen­té en la si­lla de don Nor­val Gar­nier pa­ra ver có­mo era la em­pre­sa y có­mo se ma­ne­ja­ba.

En tér­mi­nos por­cen­tua­les, ¿por qué se in­cli­nan las fa­mily of­fi­ce en la prác­ti­ca?

El 25% no par­ti­ci­pa en nin­gún ti­po de ne­go­cio. Sim­ple­men­te in­vier­ten, tie­nen una ca­pa de ad­mi­nis­tra­ción muy en­tre­na­da que to­ma las de­ci­sio­nes y los ries­gos, y los so­cios es­tán arri­ba viendo có­mo se dan las co­sas. El 75% res­tan­te sí en­tra en los ne­go­cios.

¿Qué pla­zo tie­ne pa­ra es­truc­tu­rar esa fa­mily of­fi­ce?

Unos 18 me­ses. Hay que de­ci­dir qué ti­po de em­pre­sas va­mos a bus­car pa­ra in­ver­tir, cuán­do va­mos a par­ti­ci­par, qué que­re­mos to­mar de ellas: un ries­go me­diano o uno muy al­to. Si de­ci­di­mos in­ver­tir afue­ra, nos in­tere­sa co­no­cer có­mo es el país y qué ven­ta­jas tie­ne.

¿Qué viene pa­ra la familia Gar­nier tras la ven­ta de la Cor­po­ra­ción Ce­fa, una em­pre­sa lí­der en Cen­troa­mé­ri­ca en dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos y de cui­da­do per­so­nal, con ope­ra­cio­nes en Cos­ta Ri­ca y Ni­ca­ra­gua, y más de 1.400 em­plea­dos?

Es un pro­ce­so y va­mos a to­mar la me­jor de­ci­sión. El futuro es de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Mi hi­jo ma­yor, Ju­lián, es­tu­dió en los Es­ta­dos Uni­dos y tu­vo la vi­sión de que re­gre­sa­ría pa­ra apor­tar.

¿Qué fue lo más di­fí­cil de to­mar la de­ci­sión de ven­der?

Ce­rrar un ca­pí­tu­lo de 60 años y re­co­no­cer que la em­pre­sa de­ja­ba de ser el co­ra­zón fa­mi­liar.

¿Cuál fue la idea que los lle­vó a ven­der?

Lle­var la em­pre­sa a un pun­to de ma­du­rez tal que re­sul­ta­ra muy atrac­ti­va pa­ra quien desea­ra con­du­cir­la al si­guien­te ni­vel. Y el Gru­po Cues­ta­mo­ras tie­ne ese co­no­ci­mien­to. Dis­po­ne de un pro­yec­to de ne­go­cio muy ela­bo­ra­do y sa­be pa­ra dón­de va.

Denise Gar­nier tie­ne 57 años, pe­ro es­tá le­jos de sen­tar­se a ha­cer el ba­lan­ce. Quie­re lle­gar a los 90 y habla con un es­ti­lo cla­ro y su­ge­ren­te, que en­gan­cha des­de la pri­me­ra fra­se.

“Aho­ra hay que de­ci­dir qué ti­po de em­pre­sas va­mos a bus­car pa­ra in­ver­tir, cuán­do va­mos a par­ti­ci­par, qué que­re­mos to­mar de ellas: un ries­go me­diano o uno muy al­to. Si de­ci­di­mos in­ver­tir afue­ra, nos in­tere­sa co­no­cer có­mo es el país y qué ven­ta­jas tie­ne”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.