Gu­rú:

Vivir y Comer - - Índice - POR Da­RíO Chin­Chi­lla U. Fo­to Ma­ye­la ló­pez

Ma­nuel Tra­vi­sa­ni, un crea­ti­vo de la pu­bli­ci­dad.

em­pReN­De­DO­ReS. Es­ta star-up se con­for­ma de un gru­po de jó­ve­nes que de­ci­die­ron na­dar con­tra co­rrien­te de la tra­di­ción em­pre­sa­rial más con­ser­va­do­ra. En la fo­to José En­ri­que Bo­la­ños (je­fe de tec­no­lo­gía), Vi­ni­cio Chan­to (di­se­ña­dor de in­ter­faz y de la experiencia de usua­rio) y José Ca­yas­so (pre­si­den­te eje­cu­ti­vo).

Al prin­ci­pio, to­do pa­só co­mo en las me­jo­res his­to­rias de ac­ción: ca­si por ac­ci­den­te y a un rit­mo fre­né­ti­co.

José Ca­yas­so, la ca­be­za de Sli­deBean, cuen­ta ca­si sin asom­bro los even­tos que lle­va­ron a su em­pren­di­mien­to a ser uno de los pro­yec­tos di­gi­ta­les más pro­mi­so­rios del país y a con­ver­tir­se en un ro­bus­to com­pe­ti­dor in­ter­na­cio­nal en su área.

Sli­deBean sa­be crear bue­nas pre­sen­ta­cio­nes pa­ra quie­nes no que­re­mos apren­der a ha­cer­las. En un sa­lón de reunio­nes, de cla­se o de con­fe­ren­cias, es­te pro­duc­to di­gi­tal pro­me­te dar­le el me­jor acom­pa­ña­mien­to grá­fi­co. Una de sus con­sig­nas es ale­jar­se de lo que sus so­cios con­si­de­ran “la tie­su­ra de Po­wer Point y el vér­ti­go de Pre­zi”.

En se­tiem­bre pa­sa­do, la em­pre­sa ga­nó el de­re­cho de re­pre­sen­tar al país en el Seeds­tars World, en Sui­za. Es­ta es una com­pe­ten­cia que se lle­va­rá a ca­bo en mar­zo, en la que ini­cia­ti­vas de 56 paí­ses de eco­no­mías emer­gen­tes pre­sen­ta­rán sus pro­yec­tos en busca de fi­nan­cia­mien­to.

Cla­ro que es­ta es una his­to­ria de tra­ba­jo du­ro, pe­ro el re­la­to de Sli­deBean no ha­bría po­di­do exis­tir sin una men­ta­li­dad muy es­pe­cial ins­ta­la­da en sus jó­ve­nes so­cios. Ellos se atre­vie­ron a na­dar con­tra la co­rrien­te de la tra­di­ción em­pre­sa­rial más con­ser­va­do­ra de Cos­ta Ri­ca.

Apren­di­zA­je

Sli­deBean fue fun­da­da y desa­rro­lla­da en ma­yo del 2013 por Ca­yas­so (pre­si­den­te eje­cu­ti­vo), Vi­ni­cio Chan­to (di­se­ña­dor de in­ter­faz y de la experiencia de usua­rio) y José En­ri­que Bo­la­ños (je­fe de tec­no­lo­gía). Me­jor di­cho, los tres son, res­pec­ti­va­men­te, el CEO, el UI/UX De­sig­ner y el CTO. Tam­bién res­pec­ti­va­men­te tie­nen 27, 27 y 32 años, re­pre­sen­tan­tes de una ge­ne­ra­ción en la que los pues­tos se de­sig­nan con acró­ni­mos en in­glés.

Es­ta em­pre­sa le hu­ye al con­cep­to de py­me, y se sien­te más có­mo­da con la eti­que­ta de start-up (em­pre­sa emer­gen­te). Ca­yas­so di­ce que la di­fe­ren­cia es im­por­tan­te, pe­ro ya en­tra­re­mos a ello.

Él es el úni­co de los fun­da­do­res que ha­bía te­ni­do experiencia con una start-up. En el 2011 ha­bía crea­do el vi­deo­jue­go pa­ra iPho­ne Po­taToss jun­to a su ami­go Phi­llip Ca­sor­la. El jue­go tu­vo una ex­po­si­ción im­pre­sio­nan­te gra­cias a un opor­tuno ar­tícu­lo en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Te­chC­runch, lí­der en el re­por­te del mun­do em­pre­sa­rial tec­no­ló­gi­co.

“No­so­tros no sa­bía­mos qué pa­sa­ba, de pron­to es­tá­ba­mos inun­da­dos con ofer­tas de co­sas que no en­ten­día­mos”, cuen­ta Ca­yas­so de aque­llos primeros mo­men­tos. Afir­ma que de la no­che a la ma­ña­na de­bie­ron apren­der de to­do: mer­ca­deo, pu­bli­ci­dad, in­ver­sio­nes… Incluso tu­vie­ron que em­pe­zar por apren­der que, sin pro­po­nér­se­lo, su ini­cia­ti­va ha­bía de­ja­do de ser un pro­yec­to de fin de se­ma­na y se ha­bían con­ver­ti­do en una start-up.

“Aque­lla fue una his­to­ria de éxi­to, por­que por un la­do em­pe­za­mos sin pla­ta y la gen­te se acuer­da de lo que fue aque­llo; pe­ro por otro la­do fue un no-éxi­to, por­que no­so­tros nos que­da­mos sin pla­ta pa­ra cre­cer y lue­go se nos hi­zo muy tar­de pa­ra le­van­tar una nueva ron­da de in­ver­sión”, cuen­ta Ca­yas­so.

La experiencia les de­jó eso mis­mo, una bue­na experiencia. Con ella for­ma­ron la agen­cia de mer­ca­deo di­gi­tal pa­ra el ám­bi­to local Sa­bors­tu­dio. Ca­sor­la fi­nal­men­te acep­tó una ofer­ta de tra­ba­jo en Sue­cia, y Ca­yas­so que­dó con el ne­go­cio aquí, y con la idea de tra­tar de re­pro­du­cir la experiencia de Po­ta-Toss con un nuevo pro­yec­to.

Él tu­vo la idea de tra­ba­jar en una so­lu­ción pa­ra pre­sen­ta­cio­nes di­gi­ta­les; pe­ro tam­bién es en­fá­ti­co en que esa idea so­lo fue el 1% del pro­yec­to: la eje­cu­ción re­pre­sen­tó el res­to, la cual fue com­ple­ta­men­te un tra­ba­jo en equi­po jun­to con Chan­to (quien ha sido su ami­go des­de la in­fan­cia) y con Bo­la­ños, quien pri­me­ro se vin­cu­ló a tra­vés de Sa­bors­tu­dio y pos­te­rior­men­te em­pe­zó a tra­ba­jar de lleno con los amigos.

Esa es la his­to­ria de Sli­deBean, cu­yo equi­po ha blin­da­do su co­la­bo­ra­ción me­dian­te su in­clu­sión en dos ace­le­ra­do­ras de cre­ci­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos y Chi­le.

Chan­to es in­ge­nie­ro en Diseño Industrial, y ve­nía de realizar pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción en el In­cae. “Hay cier­ta co­mo­di­dad que da tra- ba­jar pa­ra una ins­ti­tu­ción gran­de, pe­ro lle­gó un mo­men­to en el que yo que­ría ex­pe­ri­men­tar, te­ner algo más de li­ber­tad y em­pe­zar a ha­cer algo pro­pio”, cuen­ta.

Bo­la­ños, por su par­te, tu­vo al­gu­nas in­quie­tu­des si­mi­la­res a las de Chan­to des­pués de pa­sar por va­rios em­pleos co­mo in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co: sen­tía que co­mo asa­la­ria­do no te­nía mu­chas opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llar sus pro­pias ideas.

“Qui­se em­pe­zar un pro­yec­to así, que es una apues­ta que pue­de que fa­lle, pe­ro tam­bién tie­ne la pro­me­sa de ser algo gran­de”, di­ce.

nuevo mo­de­lo

La pa­la­bra start-up se em­pe­zó a usar en los 70 pa­ra re­fe­rir­se a las em­pre­sas nue­vas en las re­vis­tas de ne­go­cios de habla in­gle­sa. Sin em­bar­go, hu­bo una ex­plo­sión en el uso de la pa­la­bra a par­tir del sur­gi­mien­to de cien­tos de em­pre­sas emer­gen­tes del área tec­no­ló­gi­ca a fi­na­les del de­ce­nio pa­sa­do.

En es­te con­tex­to, start-up fue si­nó­ni­mo de una em­pre­sa pe­que­ña que, con po­cos re­cur­sos, tie­ne la ca­pa­ci­dad de aten­der a una can­ti­dad in­men­sa de usua­rios.

“Hoy te­ne­mos un to­tal de 60.000 usua­rios ins­cri­tos, y unas 6.000 per­so­nas que se ‘lo­guean’ (in­gre­san) men­sual­men­te. En el equi­po so­mos ocho per­so­nas y no ne­ce­si­ta­mos mu­chas más que estas per­so­nas pa­ra so­por­tar es­tos nú­me­ros, o el do­ble, o incluso diez ve­ces más”, di­ce Ca­yas­so.

Al mis­mo tiem­po, el em­pre­sa­rio afir­ma que una py­me, por ejem­plo, re­mi­te a un pro­yec­to de lar­ga da­ta, una pe­que­ña em­pre­sa que apun­ta a con­ver­tir­se en un me­dio de pros­pe­ri­dad a lo lar­go de mu­chos años. Con Sli­deBean, los so­cios pre­ten­den se­guir el mo­de­lo de otras start-ups: apos­tar por un cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo en usua­rios du­ran­te un pe­río­do corto pa­ra des­pués ven­der la com­pa­ñía a una em­pre­sa gran­de.

Sli­deBean es un pro­duc­to que se desa­rro­lla prin­ci­pal­men­te des­de Cos­ta Ri­ca, pe­ro que de­be com­pe­tir en ca­li­dad con los mayores con­ten­dien­tes del mun­do. Es­to, se­gún Ca­yas­so, es un re­to ti­tá­ni­co, pe­ro tam­bién es po­si­ti­vo por­que obli­ga a ele­var “la ba­rra de ca­li­dad” pa­ra los pro­duc­tos in­for­má­ti­cos que se desa­rro­llan en el país.

Ca­yas­so es el pri­me­ro en ad­mi­tir que, en lo per­so­nal, es­ta eta­pa em­pre­sa­rial le lle­gó por al­gu­nos bue­nos gol­pes de suer­te. Él ad­mi­te que, al prin­ci­pio, le cos­tó com­pro­me­ter­se con un pro­yec­to que en tres años po­dría no exis­tir, en lu­gar de con­for­mar­se con un sa­la­rio fi­jo y una es­ta­bi­li­dad ase­gu­ra­da. Hoy la eta­pa más di­fí­cil de in­cer­ti­dum­bre ha pa­sa­do.

Pa­ra Ca­yas­so, la men­ta­li­dad es: “Es­toy me­ti­do en es­to, tie­ne mu­chí­si­mo po­ten­cial y, si no fue­ra a más, en­ton­ces ha­brá va­li­do la pe­na”.

De la no­che a la ma­ña­na de­bie­ron apren­der de mer­ca­deo, pu­bli­ci­dad, in­ver­sio­nes… Ade­más, de­bie­ron acep­tar que su ini­cia­ti­va de­jó de ser un pro­yec­to de fin de se­ma­na y se con­vir­tió en una start-up.

“Hoy te­ne­mos 60.000 usua­rios ins­cri­tos, y unas 6.000 per­so­nas que se ‘lo­guean’ men­sual­men­te. En el equi­po so­mos ocho y no ne­ce­si­ta­mos mu­chas más que estas per­so­nas pa­ra so­por­tar es­tos nú­me­ros, José Ca­yas­so.

Tres em­pre­sa­rios in­for­má­ti­cos lo­ca­les crea­ron un pro­duc­to di­gi­tal que pro­me­te el me­jor acom­pa­ña­mien­to grá­fi­co a cual­quier speach. Su in­ter­na­cio­na­li­za­da ‘app’ Sli­deBean fue reconocida co­mo el pro­yec­to emer­gen­te más pro­mi­so­rio pa­ra lle­var el se­llo de Cos­ta Ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.