Bri­llo eterno de un com­pro­mi­so

Vivir y Comer - - Objeto Del Deseo - CrIs­tI­nA Mo­rA JI­lIu­tA cortesía de Jo­ye­ría Mu­ller 1900

Des­lum­bran­te, atem­po­ral y su­per­la­ti­vo, el clá­si­co ani­llo de la jo­ye­ría es­ta­dou­ni­den­se Tif­fany cum­ple 130 años de bri­llar en la mano iz­quier­da de mu­chas enamo­ra­das.

Seis pun­tas me­tá­li­cas enal­te­cen el al­ma de es­te ani­llo: su dia­man­te. Es­te cor­te, lla­ma­do Tif­fany Set­ting, real­za la jo­ya pa­ra que la luz acen­túe su bri­llo con mucha más in­ten­si­dad.

Las pun­tas de ca­da ani­llo son ar­te­sa­nal­men­te ela­bo­ra­das pa­ra que cal­cen a la per­fec­ción de acuer­do con el ta­ma­ño y for­ma del dia­man­te. Ade­más, su en­sam­bla­je ase­gu­ra que la pie­dra es­té tan pró­xi­ma co­mo sea po­si­ble al de­do de su por­ta­do­ra, pe­ro a la vez lo su­fi­cien­te­men­te ele­va­da pa­ra ju­gar con el bri­llo de la luz del am­bien­te.

El mo­do en el que la luz en­tra en el bri­llan­te y se re­fle­ja de­pen­de del cor­te de la pie­dra, que es cui­da­do­sa­men­te rea­li­za­do por ex­per­tos.

An­tes de 1886, los dia­man­tes de los ani­llos de com­pro­mi­so es­ta­ban un po­co re­pri­mi­dos: se mon­ta­ban sobre una ba­se y lo úni­co vi­si­ble era la par­te su­pe­rior. Los jo­ye­ros de las tiendas Tif­fany cam­bia­ron es­te con­cep­to y die­ron pro­ta­go­nis­mo a la pie­dra, al­zán­do­la pa­ra mos­trar­la en to­do su es­plen­dor.

Di­cen que lo dia­man­tes son los me­jo­res amigos de una chi­ca; con Tif­fany’s no se tra­ta de cual­quier dia­man­te, ni de cual­quier chi­ca. Los bri­llan­tes de Tif­fany’s res­pon­den a es­tán­da­res de ca­li­dad ex­cep­cio­na­les: un sor­pren­den­te 99,96% de to­dos los dia­man­tes de gra­do ge­mo­ló­gi­co en el mun­do no lo­gran al­can­zar­los. Lo atem­po­ral tam­bién pue­de ser exclusivo; y lo exclusivo, desea­do.

Si en su de­do anu­lar re­po­sa es­ta jo­ya, pue­de te­ner com­ple­ta se­gu­ri­dad de que ca­da ani­llo de com­pro­mi­so con dia­man­tes Tif­fany es úni­co. Así lo afir­man sus crea­do­res. Ade­más, su más re­cien­te cam­pa­ña, que ce­le­bra el aniver­sa­rio del clá­si­co mo­de­lo Tif­fany Set­ting, lo com­prue­ba.

“Yo re­cha­za­ré el 99,96% de los dia­man­tes más fi­nos del mun­do, por­que hay una di­fe­ren­cia en­tre ca­li­dad y ca­li­dad Tif­fany”, di­ce Melvyn Kirtley, quien en­ca­be­za la lis­ta de ge­mó­lo­gos de la mar­ca es­ta­dou­ni­den­se.

“Di­se­ña­ré un en­torno tan per­fec­to que el dia­man­te pa­re­ce­rá es­tar flo­tan­do. Jus­to co­mo se ha­cía hace 130 años”, ase­gu­ra el en­sam­bla­dor de dia­man­tes de la mar­ca To­masz Dzi­wu­ra.

Es que el pres­ti­gio de es­ta jo­ye­ría im­pri­me un se­llo de ga­ran­tía en ca­da pie­za. Es­ta se ma­te­ria­li­za en un cer­ti­fi­ca­do de dia­man­te y es res­pal­da­da por una ga­ran­tía de por vi­da, que acom­pa­ña a ca­da pie­za de jo­ye­ría que con­ten­ga es­ta pie­dra. Par­te del en­can­to es que el ani­llo re­ci­bi­rá man­te­ni­mien­to en cual­quier jo­ye­ría Tif­fany al­re­de­dor del mun­do.

La in­con­fun­di­ble ca­ji­ta de co­lor tur­que­sa in­ten­so es par­te de la experiencia de unir­se pa­ra siem­pre con el sím­bo­lo de un ani­llo que fá­cil­men­te pa­sa­rá a ser re­li­quia fa­mi­liar. Son cien­tas las ge­ne­ra­cio­nes al­re­de­dor del mun­do que han pa­sa­do un Tif­fany Set­ting de mano en mano.

El ani­llo de dia­man­te más ex­qui­si­to del mun­do, con su clá­si­co cor­te de prin­ce­sa, po­see un diseño or­gá­ni­co y er­go­nó­mi­co. Di­cen que so­lo es po­si­ble com­pren­der su be­lle­za si se encuentra en la mano pro­pia y pro­vie­ne de un ser ama­do.

Por

Fo­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.