Muy per­so­nal

Vivir y Comer - - Portada -

¿Có­mo va­lo­ran el he­cho de que la em­pre­sa fa­mi­liar vuel­va a ma­nos cos­ta­rri­cen­ses?

Ex­ce­len­te. Su éti­ca de ne­go­cio y la re­la­ción so­cie­ta­ria re­fle­jan los me­jo­res va­lo­res del em­pre­sa­rio cos­ta­rri­cen­se. Los Gar­nier que­da­mos co­mo so­cios mi­no­ri­ta­rios. Hay un res­pe­to y un de­seo de apren­der de lo que se hi­zo an­tes.

¿Qué rol desem­pe­ñó us­ted en es­ta eta­pa?

Fui una re­pre­sen­tan­te muy ac­ti­va. La transac­ción no fue li­neal. Gru­po Cues­ta­mo­ras nos con­tac­tó en no­viem­bre del 2013 y lue­go se dio un im­pas­se, a pe­sar de que tan­to no­so­tros co­mo los chi­le­nos au­to­ri­za­mos el ini­cio de la di­li­gen­cia pa­ra ofer­tar.

¿Qué pa­só con sus so­cios, el gru­po far­ma­céu­ti­co So­fo­car, que ad­qui­rió en el 2011 el 50% de la ope­ra­ción de Ce­fa-Fis­chel?

Tu­vi­mos un cho­que de idio­sin­cra­sia em­pre­sa­rial y la re­la­ción em­pe­zó a de­te­rio­rar­se.

Us­te­des so­lían com­pa­rar la re­la­ción que te­nían con ellos co­mo la de un ma­tri­mo­nio. ¿Por qué ter­mi­na­ron en di­vor­cio?

Por­que en un ma­tri­mo­nio na­die se im­po­ne. Ellos se pre­sen­ta­ron co­mo ex­per­tos en el ne­go­cio de las far­ma­cias y pre­sen­ta­ron un plan a la jun­ta di­rec­ti­va que ya en la prác­ti­ca dis­tó mu­cho.

“Ade­más, en­tre se­tiem­bre del 2012 y di­ciem­bre del 2013 no re­no­va­ron nin­gún cré­di­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra la ope­ra­ción de la com­pa­ñía, exi­gie­ron des­pi­dos en las ge­ren­cias e in­sis­tie­ron en ca­pi­ta­li­zar la em­pre­sa sin fun­da­men­tos do­cu­men­ta­les ni fi­nan­cie­ros”.

¿En qué ins­tan­cias se ven­ti­ló la dispu­ta?

Lle­ga­mos a plan­tear el jui­cio pe­nal y que­dó jus­to cuando ellos iban a ser lla­ma­dos pa­ra que de­cla­ra­ran. Lo­gra­mos te­ner su­fi­cien­te sus­tan­cia en la acu­sa­ción pa­ra que el juez pro­ce­die­ra.

¿Y cuán­do re­to­mó Cues­ta­mo­ras el in­te­rés en la com­pra?

Hu­bo un con­tac­to per­so­nal en fe­bre­ro. Ellos re­to­man la di­li­gen­cia, es­ta­ble­ce­mos una tre­gua con los chi­le­nos y Cues­ta­mo­ras pre­sen­ta una ofer­ta muy atrac­ti­va, cu­ya fe­cha de cie­rre era el 30 de mar­zo. Fi­nal­men­te se pro­du­ce la ven­ta y to­man el con­trol el 2 de ju­lio.

¿Qué con­se­jos da­ría a una familia que se en­cuen­tre en una cir­cuns­tan­cia si­mi­lar?

De­be sa­ber bien qué ti­po de em­pre­sa tie­nen, cuánto va­le y cuánto pue­de va­ler en otras ma­nos. Mu­chas ve­ces uno tie­ne una vi­sión, pe­ro el mer­ca­do di­ce otra co­sa.

Des­de su experiencia per­so­nal, ¿qué futuro les es­pe­ra a la em­pre­sas familiares?

De­pen­de mu­cho del ti­po de ne­go­cio en el que se desem­pe­ñen. No to­dos los ne­go­cios son tan atrac­ti­vos pa­ra po­ten­cia­les in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros. Hay em­pre­sas que per­du­ra­rán por mu­cho tiem­po por­que esa es la na­tu­ra­le­za de su ne­go­cio.

¿Cuá­les fue la me­jor lec­ción que apren­dió co­mo em­pre­sa­ria?

Hay una que va­le por to­das: per­der el te­mor a to­mar ries­gos. Hay que so­bre­pa­sar los lí­mi­tes que uno se im­po­ne, el mie­do y de­cir: “me voy a sen­tar y voy a apren­der”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.