In­vo­car la co­ci­na chi­na tra­di­cio­nal

Vivir y Comer - - Gastronomía - POr ana ya­nCy fLO­rES m. Fo­tos Jor­ge arce

P. F. Chang’s da la bien­ve­ni­da al Año Nuevo Chino con un nuevo me­nú de tem­po­ra­da. Son ocho pla­ti­llos muy tí­pi­cos y con los cua­les el res­tau­ran­te re­gre­sa a sus orígenes gas­tro­nó­mi­cos. La pro­pues­ta fue bau­ti­za­da co­mo Lucky 8 Re­ci­pes (8 Re­ce­tas de la suer­te).

En la cul­tu­ra chi­na, el ocho es, por excelencia, el nú­me­ro de la suer­te. Pro­nun­cia­do en can­to­nés o en man­da­rín es­te dí­gi­to sue­na co­mo la pa­la­bra prós­pe­ro. De ahí que los chi­nos lo li­guen al pro­gre­so y la ri­que­za.

Ocho son tam­bién las re­ce­tas que pro­po­ne P. F. Chang’s en su nuevo me­nú de tem­po­ra­da. Se tra­ta de un intento por vol­ver a sus orígenes gas­tro­nó­mi­cos, arrai­ga­dos en lo más pro­fun­do de la cul­tu­ra chi­na.

Pa­ra dar­le vi­da, se ins­pi­ra­ron en es­te nú­me­ro de la suer­te y en la ce­le­bra­ción del Año Nuevo Chino, que en es­ta oca­sión es re­pre­sen­ta­do por el mono de fue­go. El re­sul­ta­do es Lucky 8 Re­ci­pes (8 Re­ce­tas de la suer­te), una car­ta que se une al me­nú re­gu­lar y es­tá con­for­ma­da por dos en­tra­das, dos coc­te­les, tres pla­tos fuer­tes y un cie­rre muy dul­ce.

Los ocho pla­ti­llos no so­lo son una in­vo­ca­ción a la co­ci­na chi­na tra­di­cio­nal. Tam­bién es­tán en la car­ta por­que son pro­pues­tas más li­via­nas, que res­pon­den a una ten­den­cia que se ges­ta en to­do el mun­do, la cual pro­po­ne vol­ver a una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, ex­pli­ca Sean Wag­ner, di­rec­tor re­gio­nal de P.F. Chang’s Cen­troa­mé­ri­ca.

Lucky 8 Re­ci­pes tam­bién man­tie­ne un víncu­lo con el prin­ci­pio de la fi­lo­so­fía chi­na del yin y el yang. Por eso ofre­ce un ba­lan­ce de sa­bo­res en­tre lo pi­can­te y lo suave.

pi­can­te y re­fres­can­te

En Pea­nut Li­me Sa­lad el ade­re­zo de ma­ní y li­món apor­ta fres­cu­ra a una en­sa­la­da a ba­se de le­chu­ga y pe­chu­ga de po­llo. El crunch lo po­nen los fi­deos de hue­vo tos­ta­dos y unos dis­cre­tos tro­zos de ma­ní.

Una creen­cia ro­dea a es­te pla­ti­llo, que es una de las dos en­tra­das del me­nú. Tie­ne que ver con que en can­to­nés la pa­la­bra le­chu­ga sue­na co­mo “for­tu­na cre­cien­te”, por eso, los asiá­ti­cos creen que cuan­ta más le­chu­ga co­man más for­tu­na ten­drán.

El si­guien­te en­tre­més es un po­co pi­can­te, pe­ro no por ello más di­fí­cil de di­ge­rir. Fla­ming Pork Won­tons es su nom­bre, y se tra­ta de una com­bi­na­ción de won­tons muy sua­ves y fres­cos, co­ci­na­dos al va­por y ro­cia­dos con una sal­sa pi­can­te a ba­se de chi­li oil y chi­li pas­te.

Los chi­nos creen que los won­tons son de bue­na suer­te de­bi­do a que se ase­me­jan a las mo­ne­das de oro y pla­ta de la Chi­na an­ti­gua. Ade­más, los dumplings (tro­zos de ma­sa de la que se ela­bo­ra el won­ton) sim­bo­li­zan pros­pe­ri­dad, por­que su for­ma cir­cu­lar en­cie­rra la ri­que­za.

tres opciones pa­ra com­par­tir

En Chi­na, com­par­tir los ali­men­tos en la me­sa es par­te esen­cial de la cul­tu­ra, y en P. F. Chang’s los pla­ti­llos se pres­tan pa­ra es­to.

Por eso, pen­san­do en com­par­tir y probar un po­co de aquí y de allá, los tres pla­tos fuer­tes del me­nú es­tán ela­bo­ra­dos ca­da uno a ba­se de po­llo, ca­ma­ro­nes y car­ne de res.

Chic­ken and Egg­plant es una mez­cla de sa­bo­res dul­zo­nes en el que las be­ren­je­nas asiá­ti­cas, ca­ra­me­li­za­das y gla­sea­das, se su­mer­gen en una sal­sa con po­llo y ce­bo­llín que com­bi­na es­pe­cies y otros sa­bo­res dul­ces.

Es­ta pro­pues­ta es tam­bién uno de los pla­ti­llos que en­ca­be­za­ron el pri­mer me­nú de P. F. Chang’s cuando se abrió el pri­mer res­tau­ran­te en Es­ta­dos Uni­dos, en la dé­ca­da de 1990. Al te­ner tan bue­na res­pues­ta por par­te de los co­men­sa­les se man­tu­vo por 12 años en la car­ta, ex­pli­ca Wag­ner.

Y si lo su­yo es el pi­can­te, el Ring of Fi­re Sh­rimp le va a gus­tar…

Los ca­ma­ro­nes son sal­tea­dos en una sal­sa es­pe­cial Kung Pao con ce­bo­lla, chi­le dul­ce, ajo y chi­li fla­kes. Si no to­le­ra tan­to pi­can­te, in­ten­te com­bi­nar­lo con la be­ren­je­na ca­ra­me­li­za­da del Chic­ken and Egg­plant o con el fres­cor de los coc­te­les de ma­li­bú y ju­go de li­món o de za­naho­ria con ju­go de jen­gi­bre.

El ter­cer pla­to, Red Wine and Pep­per Brai­sed Beef, son tro­zos de res sal­tea­dos en sal­sa de vino tin­to con pi­mien­ta ne­gra, pa­pas, bró­co­li, mos­ta­za chi­na, to­ma­tes uva y chi­le dul­ce. Un pla­ti­llo ami­ga­ble con to­do ti­po de pa­la­da­res.

Fi­nal­men­te, lle­ga el mo­men­to del pos­tre, que en es­te ca­so es una com­bi­na­ción en­tre wraps re­lle­nos de man­za­na que se sir­ven ca­lien­tes y he­la­do de vai­ni­lla. Es­te cie­rre no po­día fal­tar, pa­ra los chi­nos, un po­co de dul­ce al ter­mi­nar la ce­na en­dul­za la vi­da.

El Fla­ming Pork Won­tons es una de las en­tra­das del me­nú.

Coc­tel de za­naho­ria con ju­go de jen­ji­bre.

Ring of Fo­re Sh­rimp es una prue­ba a la to­le­ran­cia al pi­can­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.