De puen­te en pueennt­tee

Vivir y Comer - - Mundo - Por Sil­via ES­Pi­no­za

El es­cu­do de la ciu­dad de Pa­rís con­tie­ne un le­ma en la­tín “Flvct­vat Nec Mer­gitvr”, que po­dría tra­du­cir­se co­mo “Pa­rís to­ca­do por las olas pe­ro nun­ca aba­ti­do”. Es­ta fra­se uti­li­za­da co­mo signo de re­sis­ten­cia y esperanza des­pués de los ata­ques te­rro­ris­tas del 13 de no­viem­bre en la ca­pi­tal fran­ce­sa, re­su­me la fuer­za que tie­ne es­ta ciu­dad pa­ra le­van­tar­se. Pa­rís flo­ta, pe­ro ja­más se hun­de.

La re­la­ción en­tre el río Se­na y Pa­rís es in­di­so­lu­ble. A pe­sar de que so­la­men­te 13 de los 776 ki­ló­me­tros que mi­de el río pa­san por la ca­pi­tal ga­la, es­te gran flu­jo de agua es el nú­cleo fun­da­dor de la ciu­dad, tan­to pa­ra su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca co­mo pa­ra sus ha­bi­tan­tes.

Gra­cias al Se­na, Pa­rís es el prin­ci­pal puer­to flu­vial de Fran­cia y el se­gun­do de Eu­ro­pa. De­ba­jo de él, los tre­nes sub­te­rrá­neos del me­tro parisino lle­van a mi­llo­nes de per­so­nas de un la­do a otro dia­ria­men­te. Tam­bién, sobre sus aguas, na­ve­gan mi­les de tu­ris­tas pa­ra ad­mi­rar la ciu­dad, y las em­bar­ca­cio­nes co­mer­cia­les trans­por­tan mer­can­cías ha­cia el res­to de Fran­cia y el mun­do.

La fuer­za de sus co­rrien­tes es una ven­ta­ja que se ha sa­bi­do ex­plo­tar, pe­ro a la vez un ries­go que ha de­ja­do ya va­rias ve­ces a la ciu­dad sin alien­to. En 1910, Pa­rís man­tu­vo sus pies ba­jo el agua por va­rios días. Una cre­ci­da del río al­can­zó ca­si los nue­ve me­tros de al­tu­ra. El caos en la ciu­dad fue in­mi­nen­te.

En 1991, sus ri­be­ras fue­ron de­cla­ra­das Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad se­gún la Unesco. Una de las ra­zo­nes prin­ci­pa­les fue que por am­bos la­dos del río se pue­de con­tem­plar mu­chos de los mo­nu­men­tos que re­cons­tru­yen la his­to­ria de la Me­tró­po­li, co­mo el Mu­seo del Lou­vre, la To­rre Eif­fel, la Pla­za de la Con­cor­dia, el Grand Pa­lais y el Pe­tit Pa­lais. Ade­más, jun­to al río se en­cuen­tran tam­bién la ca­te­dral de Nô­treDa­me y la Sainte Cha­pe­lle, dos obras maes­tras de la ar­qui­tec­tu­ra gó­ti­ca.

El Se­na di­vi­de la ciu­dad en dos gran­des mi­ta­des, am­bas di­fe­ren­tes y com­ple­men­ta­rias: Ri­ve Gau­che, al sur del río, reconocida por sus in­te­lec­tua­les y bohe­mios, y Ri­ve Droi­te, al nor­te, por su elegancia y su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Es­ta di­vi­sión lo­gra des­apa­re­cer, mo­men­tá­nea­men­te, gra­cias a los di­fe­ren­tes pa­sa­jes es­tra­té­gi­cos que se crea­ron his­tó­ri­ca­men­te y que hoy for­man par­te del pai­sa­je flu­vial de la ciu­dad: los puen­tes pa­ri­si­nos.

De los 37 puen­tes es­co­gi­mos tres, que por su ubi­ca­ción y su his­to­ria, me­re­cen ser nom­bra­dos con de­ta­lle y que le re­co­men­da­mos vi­si­tar si se encuentra de pa­so por la ca­pi­tal ga­la.

To­do co­men­zó...

Do­cu­men­tos his­tó­ri­cos mues­tran que en­tre los años 885 y 887 (du­ran­te la in­va­sión vi­kin­ga) la ciu­dad con­ta­ba ya con dos puen­tes. Es­tos fue­ron edi­fi­ca­dos des­de la is­la de la ciu­dad (l’île de la Ci­té), lu­gar donde se encuentra ac­tual­men­te Nues­tra Se­ño­ra de Pa­rís y en la cual, se creé, se ins­ta­la­ron los primeros ha­bi­tan­tes: los pa­ri­siis.

Las con­di­cio­nes de la épo­ca lle­va­ron a cons­truir puen­tes de ma­de­ra que ser­vían pa­ra atra­ve­sar el río por am­bos la­dos de la is­la, pe­ro, ade­más, pa­ra con­tro­lar el tráfico na­val y los ata­ques de los in­va­so­res.

Si bien estas cons­truc­cio­nes eran ro­bus­tas, ca­re­cían de es­ta­bi­li­dad y, pe­se a su evo­lu­ción, no pu­die­ron so­por­tar el pa­so de los si­glos. Nin­gu­na de ellas exis­te ac­tual­men­te.

el puen­Te nuevo: el más vie­jo de To­dos

El Puen­te Nuevo, que pa­ra­dó­ji­ca­men­te es el más

vie­jo y más lar­go de la ciu­dad, es el pri­me­ro de pie­dra que se cons­tru­yó pa­ra atra­ve­sar el Se­na de la­do a la­do. De ahí su nom­bre.

Los tra­ba­jos comenzaron en 1578, pe­ro la obra se ter­mi­nó en 1607 ba­jo el rei­na­do de Hen­ri IV. Dos ca­rac­te­rís­ti­cas lo ha­cen novedoso pa­ra la épo­ca. Por una par­te, la pre­sen­cia de ace­ras (pa­ra pro­te­ger a los pea­to­nes de la cir­cu­la­ción y del ba­rro) y, por otra, la exis­ten­cia de mi­ra­do­res en for­ma de me­dia lu­na.

Has­ta la fe­cha, si­gue sien­do uno de los puen­tes más ca­ris­má­ti­cos de la ciu­dad. Su es­truc­tu­ra es­tá ro­dea­da de 381 más­ca­ras ta­lla­das en pie­dra (mas­ca­rrons). Estas obras, de ex­pre­sio­nes gro­tes­cas, re­cuer­dan al­gu­nas di­vi­ni­da­des de la mi­to­lo­gía an­ti­gua y ser­vi­rían de pro­tec­ción con­tra los ma­los es­pí­ri­tus.

puen­Te de Ale­jAn­dro iii: el más so­fis­Ti­cA­do

Es­te puen­te, di­se­ña­do co­mo sím­bo­lo de la amis­tad fran­co-rusa y con el ob­je­ti­vo de asom­brar a los vi­si­tan­tes de la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 1900, es un con­jun­to de­co­ra­ti­vo que re­po­sa sobre el Se­na, co­mo una apo­teo­sis de elegancia.

Si­tua­do en­tre la ex­pla­na­da de Los In­vá­li­dos y el Grand y el Pe­tit Pa­lais, se cons­tru­yó en una so­la pie­za de ace­ro atra­ve­san­do el río. No cuen­ta con un sos­tén in­ter­me­dio, lo cual re­pre­sen­tó to­da una proeza ar­qui­tec­tó­ni­ca pa­ra la épo­ca.

Can­de­la­bros, que­ru­bi­nes, fa­mas y cua­tro pi­la­res re­pre­sen­tan­do las ar­tes, la cien­cia, el co­mer­cio y la in­dus­tria, ade­más de múl­ti­ples ele­men­tos de­co­ra­ti­vos, ha­cen de él uno de los puen­tes más fo­to­gra­fia­dos de la ciu­dad.

Gra­cias a su ubi­ca­ción es­te puen­te ha sido escenario de múl­ti­ples pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Es muy bus­ca­do por las pa­re­jas de no­vios y por los fo­tó­gra­fos pro­fe­sio­na­les pa­ra se­sio­nes de mo­da. Así lo con­fir­ma Fe­de­ri­co Guen­del, fo­tó­gra­fo cos­ta­rri­cen­se ra­di­ca­do en Pa­rís, quien lo vi­si­ta al me­nos una vez por se­ma­na con su agen­cia de fo­to­gra­fía Ihear­tPa­ris (ver re­cua­dro).

Pa­ra Guen­del, “Ale­xan­der III es el puen­te más fo­to­gé­ni­co de la ciu­dad. Es per­fec­to pa­ra se­sio­nes de pa­re­jas. Es una me­tá­fo­ra de for­ta­le­za y ro­man­ce: con la vis­ta de la ciu­dad y la To­rre Eif­fel y la mez­cla de to­nos pas­te­les y os­cu­ros, con­cre­to y me­tal”.

puen­Te de lAs Ar­Tes: el puen­Te en­cA­de­nA­do

Ins­pi­ra­do en los puen­tes de ma­de­ra in­gle­ses, la pa­sa­re­la de las Ar­tes se cons­tru­yó en 1803 y fue el pri­me­ro he­cho en me­tal. Tu­vo que ser res­tau­ra­do en los años 80, de­bi­do al des­gas­te de sus ar­cos, oca­sio­na­do prin­ci­pal­men­te por los bar­cos que na­ve­gan por el río.

Con el Pa­la­cio del Mu­seo del Lou­vre de un la­do y la Aca­de­mia Fran­ce­sa del otro, la pa­sa­re­la une dos gran­des va­lo­res de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa: el ar­te y la cul­tu­ra jun­to a las le­tras y el sa­ber.

Ade­más, y víc­ti­ma de su pro­pia be­lle­za, la pa­sa­re­la se con­vir­tió, des­de hace unos al­gu­nos años, en el epi­cen­tro pa­ra ad­mi­rar la ciu­dad y el lu­gar ideal pa­ra de­cla­rar su amor. Des­de que los per­so­na­jes de las no­ve­las de Fe­de­ri­co Moc­ca usan un can­da­do co­mo tes­ti­go pa­ra de­cla­rar­se su amor en el Puen­te Mil­vio, cer­ca de Ro­ma; en el puen­te parisino se vi­ve un es­pec­tácu­lo de los más ex­tra­ños.

Pa­re­jas de to­das las eda­des es­cri­ben sus nom­bres, co­ra­zo­nes y be­sos in­clui­dos en un can­da­do, pa­ra lue­go ex­pul­sar las lla­ves al río Se­na, con­ju­gan­do de­seos y es­pe­ran­do que esa lla­ve na­die la en­cuen­tre o que, en su de­fec­to, ese can­da­do no se abra nun­ca. Prue­ba y sa­cri­fi­cio de pro­me­sas que los ven­de­do­res am­bu­lan­tes han sa­bi­do apro­ve­char al má­xi­mo, con­vir­tien­do es­te rito en un ju­go­so ne­go­cio.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, los mi­les de can­da­dos col­gan­tes se vol­vie­ron un se­rio pro­ble­ma. En otras pa­la­bras, tan­tas pro­me­sas de amor es­ta­ban a pun­to lle­var al puen­te al pre­ci­pi­cio.

An­te tal pe­li­gro, hace unos me­ses, la Al­cal­día de la ciu­dad de­ci­dió ha­cer una lim­pie­za en el puen­te, muy a pe­sar de los con­ju­ros y las lá­gri­mas de mu­chos enamo­ra­dos. En su lu­gar, se co­lo­ca­rán pa­re­des de vi­drio.

Mien­tras tan­to, una ex­po­si­ción tem­po­ral de Street Art rem­pla­za el mi­llón de can­da­dos que ro­dea­ban el puen­te. El equi­va­len­te a 45 to­ne­la­das de pe­so.

FoFo­to­tos­sFFeed­dee­rir­ci­cooGGuueennd­deell

Gra­cias al Se­na, Pa­rís es el prin­ci­pal puer­to f lu­vial de Fran­cia y el se­gun­do de Eu­ro­pa. De­ba­jo de es­te río los tre­nes sub­te­rrá­neos del me­tro parisino lle­van a mi­llo­nes de per­so­nas de un la­do a otro dia­ria­men­te. Tam­bién, sobre sus aguas, na­ve­gan mi­les de tu­ris­tas pa­ra ad­mi­rar la ciu­dad, y em­bar­ca­cio­nes co­mer­cia­les trans­por­tan mer­can­cías ha­cia el res­to de Fran­cia y el mun­do.

Víc­ti­ma de su pro­pia be­lle­za, el Puen­te de las ar­tes se con­vir­tió, des­de hace unos al­gu­nos años, en el epi­cen­tro pa­ra ad­mi­rar la ciu­dad y el lu­gar ideal pa­ra de­cla­rar su amor. Pa­re­jas de to­das las eda­des es­cri­ben sus nom­bres, co­ra­zo­nes y be­sos in­clui­dos en un can­da­do, pa­ra lue­go ex­pul­sar las lla­ves al río Se­na.

Ihear­tPa­ris

Es una agen­cia de fo­to­gra­fía lo­ca­li­za­da en Pa­rís. Sus di­rec­to­res, Fe­de­ri­co y Anas­ta­sia Guen­del, cap­tu­ran his­to­rias y las con­vier­ten en imá­ge­nes. Sus tra­ba­jos in­clu­yen fo­to­gra­fías de pa­re­jas, de mo­da, de familia y de even­tos co­mo la Fas­hion Week. Al­gu­nas de sus fo­to­gra­fías han apa­re­ci­do en re­vis­tas en Fran­cia, co­mo Gra­zia, Sty­list, Elle De­co­ra­tion y Fem­me Ac­tue­lle.

Ade­más, re­cien­te­men­te, una fo­to­gra­fía de Fe­de­ri­co ob­tu­vo un ga­lar­dón We­dis­son Award, que pre­mia los fo­tó­gra­fos de bo­da en to­do el mun­do. Pa­ra co­no­cer más sobre su tra­ba­jo:

Web: www.ihear­tpa­ris.fr Fa­ce­book: Ihear­tPa­ris.fr Ins­ta­gram: iheart­pa­risfr

Escenario de la mo­da. En es­ta fo­to­gra­fía, to­ma­da por Guen­del en el puen­te Ale­xan­der III, se apre­cia a la mo­de­lo Mar­ga­ri­ta Da­da, quien lu­ce una crea­ción de la mar­ca Les­yaNe­bo, de la di­se­ña­do­ra rusa Oles­ya Shi­povs­ka­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.