Rugby

El jue­go que avan­za re­tro­ce­dien­do

Vivir y Comer - - Físico - Por Me­la­nie Mén­dez B. Fo­tos Ma­ye­la ló­pez

El rugby dio sus primeros pa­sos en Cos­ta Ri­ca ha­cia la dé­ca­da de 1980; aho­ra, 36 años des­pués, ha lo­gra­do lle­var la ban­de­ra de nues­tro país a las cla­si­fi­ca­to­rias de los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro 2016.

El nom­bre hace ho­nor a la ciu­dad que lo vio nacer, Rugby, en In­gla­te­rra. Se­gún la his­to­ria, en 1823, el foot­ball soccer era el de­por­te más prac­ti­ca­do en las es­cue­las y co­le­gios in­gle­ses, aun­que con la par­ti­cu­la­ri­dad de que las re­glas eran de­sigua­les en­tre ca­da re­gión; por eso no fue sor­pre­sa cuando un estudiante lla­ma­do Wi­lliam Webb Ellis de­ci­dió, du­ran­te un par­ti­do, to­mar el ba­lón con sus ma­nos y co­rrer ha­cia la por­te­ría con­tra­ria.

Es­to ge­ne­ró en­ton­ces que los con­trin­can­tes co­rrie­ran pa­ra de­rri­bar­lo y se die­ra por obra natural la pri­me­ra pues­ta en es­ce­na de lo que aho­ra co­no­ce­mos por rugby. Al­gu­nos deportes incluso han na­ci­do de sus ba­ses, el fút­bol ame­ri­cano por ejem­plo.

Exis­ten va­rias mo­da­li­da­des de rugby, las que se prac­ti­can en nues­tro país son rugby 15 (Rugby Union) y rugby 7(Rugby Lea­gue), el nú­me­ro se re­fie­re a can­ti­dad de ju­ga­do­res que lo con­for­man.

Las re­glas del jue­go va­rían de acuer­do con ca­da ca­te­go­ría; sin em­bar­go, la esen­cia es siem­pre la mis­ma: avan­zar re­tro­ce­dien­do. Es de­cir, que la úni­ca for­ma de lan­zar el ba­lón es ha­cia atrás.

Gran­des pe­ro si­len­cio­sos pa­sos

El rugby pi­só por pri­me­ra vez sue­lo cos­ta­rri­cen­se al­re­de­dor de los años 80, pe­ro no fue has­ta en el 2000 cuando, des­pués de va­rios in­ten­tos fa­lli­dos, lo­gró con­so­li­dar­se.

A par­tir del 2007 co­men­zó a re­ci­bir re­co­no­ci­mien­tos por los di­fe­ren­tes en­tes en­car­ga­dos: Ico­der, Con­fe­de­ra­ción Sud­ame­ri­ca­na de Rugby, World Rugby y el Co­mi­té Olím­pi­co Na­cio­nal. Ac­tual­men­te, Cos­ta Ri­ca cuen­ta con ocho aso­cia­cio­nes ins­cri­tas a la fe­de­ra­ción, de las cua­les seis cuen­tan con equi­po mas­cu­lino y fe­me­nino. “La par­ti­ci­pa­ción

de las mu­je­res es muy im­por­tan­te pa­ra el de­sa­rro­llo del rugby, ya que un de­por­te que es prac­ti­ca­do por un so­lo gé­ne­ro no es un de­por­te, es algo que juega un gru­po de gen­te”, ex­pli­ca Ra­món Co­le, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Rugby de Cos­ta Ri­ca.

“De he­cho son ellas quie­nes han te­ni­do más en­cuen­tros de al­to ni­vel en el ex­tran­je­ro”, co­men­ta Co­le.

La tra­yec­to­ria de Cos­ta Ri­ca en el rugby cen­troa­me­ri­cano y sud­ame­ri­cano ha he­cho que el país se des­ta­que.

En el la­do de la se­lec­ción mas­cu­li­na, que es pio­ne­ra de es­te de­por­te en la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na, has­ta hace dos años se man­tu­vo en el pri­mer lu­gar. Aho­ra se encuentra en una se­gun­da po­si­ción, de­trás de Gua­te­ma­la.

Mien­tras que la fe­me­ni­na, for­ma­da en el 2011, fue llamada en agos­to pa­ra que par­ti­ci­pa­ra en el tor­neo de cla­si­fi­ca­to­ria de los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro 2016.

“Allí las cos­ta­rri­cen­ses tu­vie­ron una par­ti­ci­pa­ción his­tó­ri­ca pa­ra el país, no so­lo por­que es­tu­vie­ron en la cla­si­fi­ca­to­ria, sino

por­que que­da­ron de oc­ta­vas en­tre las 22 se­lec­cio­nes que par­ti­ci­pa­ron pa­ra re­pre­sen­tar a Su­da­mé­ri­ca y Cen­troa­mé­ri­ca”, ase­gu­ra el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción.

El rugby 7 fue in­clui­do de nuevo a las dis­ci­pli­nas de los Jue­gos Olím­pi­cos, en con­jun­to con el golf, tras 90 años de au­sen­cia.

Pa­ra am­bas se­lec­cio­nes el tra­yec­to ha­cia la ci­ma pin­ta ca­da vez más com­pli­ca­do, pues la fal­ta de apo­yo y de pa­tro­ci­nios les di­fi­cul­ta sa­lir de Cos­ta Ri­ca pa­ra te­ner más fogueos in­ter­na­cio­na­les.

En es­tos mo­men­tos nues­tro país se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos que se lle­va­rán a ca­bo en Ma­na­gua, el pró­xi­mo año. Así co­mo pa­ra el tor­neo na­cio­nal Rain­fo­rest Rugby Se­ven, el cual se rea­li­za con­se­cu­ti­va­men­te des­de el 2005 en nues­tro país.

Es­te en­cuen­tro, con se­de en el Li­ceo Fran­co Cos­ta­rri­cen­se, lu­gar donde tam­bién en­tre­nan, ten­drá ma­yor én­fa­sis en la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na; se re­ci­bi­rá a más de 120 atle­tas de paí­ses co­mo Ni­ca­ra­gua, Pa­na­má, Pe­rú y Tri­ni­dad y To­ba­go.

de­por­te in­clu­si­vo y “ni tan pe­li Gro­so”

Una per­so­na ro­bus­ta, fuer­te y con un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral al­to, es­ta es la ima­gen que la ma­yo­ría de las per­so­nas tie­ne sobre un ju­ga­dor de rugby; sin em­bar­go, aun­que no se ale­ja de la reali­dad, es­te no es el úni­co per­fil que se encuentra en­tre las can­chas.

De acuer­do al di­ri­gen­te del rugby na­cio­nal, de­pen­dien­do de la mo­da­li­dad así se­rá el bio­ti­po del ju­ga­dor.

“El rugby 15 es muy in­clu­si­vo, pue­den ju­gar per­so­nas con di­fe­ren­tes ti­pos de con­tex­tu­ras, ta­ma­ños y ha­bi­li­da­des; mien­tras que si se tra­ta del rugby se­ven los ju­ga­do­res de­ben cum­plir con un cier­to ti­po de re­qui­si­tos, ya que es una mo­da­li­dad más atlé­ti­ca”, di­ce Co­le. Uno de esos re­qui­si­tos es te­ner un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral ma­yor a 30.

Otra fa­ma que tie­ne es­ta dis­ci­pli­na es que es uno de los jue­gos más pe­li­gro­sos, es­to por tra­tar­se de un de­por­te de con­tac­to y sin nin­gún ti­po de pro­tec­ción en el cuer­po o en la ca­be­za.

De acuer­do con un re­por­ta­je de la BBC, des­de 1962 los ju­ga­do­res han cre­ci­do ocho cen­tí­me­tros y han au­men­ta­do ca­si 20 ki­lo­gra­mos, ta­ma­ño que ha in­flui­do en el es­ti­lo de jue­go en el rugby mo­derno, que aho­ra es más po­ten­te, rá­pi­do y fí­si­co.

“El pro­ble­ma es que cuando es­tos ju­ga­do­res co­li­sio­nan en el te­rreno de jue­go se pro­du­ce un im­pac­to que equi­va­le al del cho­que de un au­to­mó­vil”, ad­vier­te el es­tu­dio.

Se­gún Co­le, es­te no es un pro­ble­ma real pa­ra la se­gu­ri­dad de es­te de­por­te pues to­das las dis­ci­pli­nas tie­nen sus ries­gos y a pe­sar del con­tac­to en­tre ju­ga­do­res no hay –al me­nos en Cos­ta Ri­ca– un re­gis­tro de per­so­nas le­sio­na­das de gra­ve­dad du­ran­te al­gún en­tre­na­mien­to o en­fren­ta­mien­to.

El nom­bre de es­te de­por­te le hace ho­nor a la ciu­dad que lo vio nacer, Rugby, ubi­ca­da en In­gla­te­rra.

Es co­no­ci­do co­mo un de­por­te de ta­lla gran­de, un tan­to pe­li­gro­so y pa­ra mu­chos “un jue­go de ca­ba­lle­ros”; sin em­bar­go, tras esa pri­me­ra impresión, el rugby es­cu­da una dis­ci­pli­na que tie­ne las puertas abiertas a to­do ti­po de con­tex­tu­ras, ta­ma­ños, eda­des y gé­ne­ros. Al me­nos, así es co­mo su­ce­de en su ver­sión del si­glo XXI.

“La par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res es muy im­por­tan­te pa­ra el de­sa­rro­llo del rugby, ya que un de­por­te que es prac­ti­ca­do por un so­lo gé­ne­ro no es un de­por­te, es algo que juega un gru­po de gen­te”, ex­pli­ca Ra­món Co­le, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Rugby de Cos­ta Ri­ca.

Va­lo­res del rugby

A pe­sar de su as­pec­to de ru­de­za, es­te de­por­te se ri­ge con una se­rie de va­lo­res que les per­mi­te tra­ba­jar en equi­po y con éti­ca. De acuer­do con los rug­bis­tas son prin­ci­pios que si­guen den­tro y fue­ra de la can­cha:

Res­pe­to In­te­gri­dad Dis­ci­pli­na

Solidaridad Pa­sión

To­das las dis­ci­pli­nas tie­nen sus ries­gos y a pe­sar del con­tac­to en­tre ju­ga­do­res no hay –al me­nos en Cos­ta Ri­ca– un re­gis­tro de per­so­nas le­sio­na­das de gra­ve­dad du­ran­te al­gún en­tre­na­mien­to o en­fren­ta­mien­to.

Pal­ma­rés de las se­lec­cio­nes

Se­lec­ción Mas­cu­li­na:

-Cam­peón Tor­neo Cen­troSu­ra­me­ri­cano de Rugby Ma­yor XV CONSUR C, Gua­te­ma­la 2012.

-Cla­si­fi­ca­dos pa­ra los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be Ve­ra­cruz 2014 Rugby Se­ven.

Se­lec­ción Fe­me­ni­na:

-Cam­peo­nas Tor­neo Cen­tro-Su­r­ame­ri­cano de Rugby Ma­yor Se­ven Fe­me­nino CONSUR C, Gua­te­ma­la 2012, Cos­ta Ri­ca 2013, Pa­na­má 2014 y El Sal­va­dor 2015.

-Par­ti­ci­pa­ción en la Cla­si­fi­ca­ción Sud­ame­ri­ca­na Rum­bo a Río 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.