Buhó­li­ca: adic­ti­va y sin adi­ti­vos

Vivir y Comer - - Letras - Por car­los cor­tés. Fo­tos Jo­se Díaz

Die­go Ji­mé­nez apues­ta por la li­bre­ría con­si­de­ra­da co­mo una de las be­llas ar­tes. Su nueva li­bre­ría lo es. Ca­da tí­tu­lo ex­hi­bi­do en Buhó­li­ca, de nom­bre igual­men­te adic­ti­vo e hip­nó­ti­co que la pa­sión por de­vo­rar li­bros, es­tá pen­sa­do pa­ra des­per­tar la cu­rio­si­dad del vi­si­tan­te oca­sio­nal y con­ver­tir­lo en un lec­tor apa­sio­na­do.

Co­mo di­ce el edi­tor y li­bre­ro es­pa­ñol Car­los Pascual: “Una li­bre­ría no es más que una idea en el tiem­po”. An­tes de abrir Buhó­li­ca, en di­ciem­bre pa­sa­do, Die­go ha­bía con­ce­bi­do la li­bre­ría ideal co­mo par­te de su ofi­cio de lec­tor. En­trar en ella es in­gre­sar a un reino de pa­pel en el que los li­bros no va­ti­ci­nan el apocalipsis de la cul­tu­ra es­cri­ta sino el de­seo irre­fre­na­ble de descubrir el uni­ver­so por me­dio de cien­tos de tí­tu­los y un ca­tá­lo­go de más de 50 editoriales.

Buhó­li­ca es “bas­tan­te pu­ra”, di­ce Ji­mé­nez con una son­ri­sa, ale­ján­do­se de la con­cep­ción de la li­bre­ría-ba­zar. Por­ta­das es­pec­ta­cu­la­res, los me­jo­res se­llos de Ibe­roa­mé­ri­ca, no­ve­las grá­fi­cas, his­to­rie­tas, una no­ve­do­sa sec­ción de li­te­ra­tu­ra in­fan­til y ju­ve­nil y una co­lec­ción de dis­cos en vi­ni­lo. Si­llo­nes, un ca­fé siem­pre ca­lien­te, una gui­ta­rra, un tor­na­me­sa pa­ra des­per­tar al Dj es­pon­tá­neo que to­dos lle­va­mos den­tro y el vie­jo ofi­cio del li­bre­ro, que guía los pa­sos del lec­tor ini­ciá­ti­co ha­cia el in­fi­ni­to tex­tual, com­ple­tan la ma­gia.

La fór­mu­la de Buhó­li­ca, una al­ter­na­ti­va has­ta aho­ra inexis­ten­te en el oes­te de San José, com­bi­na la be­lle­za del li­bro per­fec­to –co­ber­tu­ra, pa­pel, ti­po­gra­fía, ar­te, diseño– con pre­cios com­pe­ti­ti­vos y una ofer­ta di­ver­si­fi­ca­da, que va de los clá­si­cos ru­sos e in­gle­ses a la cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca, la fic­ción es­ta­dou­ni­den­se pos­mo­der­na, las versiones ilus­tra­das y los nue­vos na­rra­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

“Los li­bros son más ba­ra­tos por­que ma­ne­ja­mos már­ge­nes de uti­li­dad me­no­res. El pre­cio de­be­ría ser la úl­ti­ma ba­rre­ra pa­ra que al­guien lea o no”, en­fa­ti­za Ji­mé­nez.

El nuevo es­pa­cio es par­te de una ten­den­cia de li­bre­rías que sur­gie­ron en el cen­tro y es­te de la ciu­dad, co­mo Du­luoz, en Ba­rrio

El cen­tro co­mer­cial Com­bai Mer­ca­do Ur­bano re­vo­lu­cio­na el mer­ca­do del li­bro con una li­bre­ría 100% li­te­ra­ria y ar­tís­ti­ca, en el oes­te de la ciu­dad. Buhó­li­ca com­bi­na la be­lle­za del li­bro per­fec­to con pre­cios com­pe­ti­ti­vos y una ofer­ta di­ver­si­fi­ca­da.

Amón, y An­dan­te, en San Pe­dro de Montes de Oca, que reivin­di­can la li­te­ra­tu­ra sin adi­ti­vos ni en­dul­zan­tes su­per­ven­tas.

Ji­mé­nez, periodista de pro­fe­sión y bi­blió­fa­go por ne­ce­si­dad vi­tal, ex­pli­ca que Buhó­li­ca no es un sal­to al va­cío sino una opor­tu­ni­dad de mer­ca­do. Los ín­di­ces de es­co­la­ri­dad de Cos­ta Ri­ca es­tán en­tre los más al­tos de La­ti­noa­mé­ri­ca, lo que con­tras­ta con la es­ca­sa dis­po­ni­bi­li­dad y di­ver­si­dad edi­to­rial exis­ten­tes en las li­bre­rías tradicionales.

Buhó­li­ca reúne se­llos mí­ti­cos en el pa­no­ra­ma es­pa­ñol, co­mo Acan­ti­la­do, Li­bros del Zorro Ro­jo, Im­pe­di­men­ta, Ana­gra­ma y Al­ba, jun­to a ca­sas in­de­pen­dien­tes in­no­va­do­ras co­mo Sex­to Pi­so y Al­ma­día, de Mé­xi­co, Eter­na Ca­den­cia y Adria­na Hi­dal­go, de Ar­gen­ti­na, y las cos­ta­rri­cen­ses Ger­mi­nal, Lan­za­lla­mas y Uruk, en­tre otras.

“Es­ta­mos sor­pren­di­dos con la ca­li­dad y la can­ti­dad de los lec­to­res que se han acer­ca­do. Es­ta­mos ha­cien­do una ri­fa de una agen­da li­te­ra­ria en Fa­ce­book y los lec­to­res que con­tes­tan las pre­gun­tas pa­ra con­cur­sar men­cio­nan tí­tu­los que no ba­jan de Juan Car­los Onet­ti. Has­ta aho­ra no ha apa­re­ci­do ni un so­lo bes­tse­ller”, de­cla­ra.

“Han lle­ga­do lec­to­res ya for­ma­dos, a so­li­ci­tar li­bros, pe­ro tam­bién lec­to­res ini­cia­les que quie­ren for­mar­se. Y pa­ra ha­cer­lo es in­dis­pen­sa­ble la fi­gu­ra del li­bre­ro. La gen­te que viene acep­ta re­co­men­da­cio­nes y po­si­bi­li­da­des de guiar­se por los ca­mi­nos de la li­te­ra­tu­ra. Yo par­to de que si al­guien cru­za la puer­ta es por­que acep­ta que pue­de leer y lle­var­se un li­bro”.

La am­bi­ción de Ji­mé­nez es con­ver­tir la li­bre­ría en un cen­tro cul­tu­ral del oes­te de la ciu­dad, en pa­ra­le­lo con la agen­da que ya nu­tre Ba­rrio Amón, Ba­rrio Es­ca­lan­te y San Pe­dro, y for­mar una adic­ti­va co­mu­ni­dad de lec­to­res que se lla­ma­rá Buhó­li­cos Anó­ni­mos. Su con­vic­ción es que si los li­bros le cam­bia­ron la vi­da, una bue­na li­bre­ría pue­de sig­ni­fi­car la di­fe­ren­cia pa­ra una nueva ge­ne­ra­ción de lec­to­res.

Re­co­men­da­cio­nes:

Ca­si to­do el ca­tá­lo­go Ana­gra­ma (se ofre­ce una se­lec­ción a ₡ 5.000 )

Mi lu­cha (los tres primeros to­mos), de Karl Ove Ka­nus­gard (Ana­gra­ma)

Bartleby, el es­cri­bien­te de Herman Mel­vi­lle (Alian­za Li­bros Sin­gu­la­res)

El ex­tran­je­ro, de Al­ber­to Ca­mus (Alian­za Li­bros Sin­gu­la­res)

To­do que­da en ca­sa (los me­jo­res cuen­tos), de Ali­ce Mun­ro (Lu­men)

El cas­ti­llo, de Franz Kak­fa (Sex­to Pi­so Ilus­tra­do) Moby Dick, de Herman Mel­vi­lle

(Sex­to Pi­so Ilus­tra­do)

Jo­ta Erre, de Wi­lliam Gad­dis (Sex­to Pi­so)

El plan­ta­dor de ta­ba­co, de John Barth

(Sex­to Pi­so)

Re­por­te­ro, de Da­vid Rem­nick (De­ba­te)

La ciu­dad au­sen­te. La no­ve­la grá­fi­ca, de Ri­car­do Pi­glia (Li­bros del Zorro Ro­jo)

En­trar en Buhó­li­ca es in­gre­sar a un reino de pa­pel en el que los li­bros no va­ti­ci­nan el apocalipsis de la cul­tu­ra es­cri­ta sino el de­seo irre­fre­na­ble de descubrir el uni­ver­so por me­dio de cien­tos de tí­tu­los y un ca­tá­lo­go de más de 50 editoriales.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.