Es­pe­cial

Vivir y Comer - - Índice - Fo­tos Shut­ters­tock

De sa­cri­fi­cios y pa­sio­nes. Así es la vi­da de las geis­has. Hoy, abren la puer­ta de su oki­ya y cuen­tan su his­to­ria.

En el pin­to­res­co ba­rrio de Kio­to, en Ja­pón, to­da­vía que­dan al­gu­nas de es­tas mí­ti­cas mu­je­res. Le­jos de los lu­jos, el gla­mour y has­ta la pros­ti­tu­ción con la que fre­cuen­te­men­te se les aso­cia, ellas se afe­rran a la idea de se­guir sien­do un im­por­tan­te pi­lar den­tro de las tra­di­cio­nes ni­po­nas.

Kio­to, Ja­pón, (AFP). En el re­clui­do mun­do de los ba­rrios de geis­has, en Kio­to, las co­sas no han cam­bia­do des­de el si­glo XVII. To­da­vía que­dan jó­ve­nes ja­po­ne­sas que lle­van una vi­da ale­ja­da de las cues­tio­nes mun­da­nas, pa­ra pre­ser­var en to­do su re­fi­na­mien­to el ar­te y la cul­tu­ra de Ja­pón.

En­fun­da­das en sus lar­gos ki­mo­nos, con sus ros­tros ma­qui­lla­dos so­bre una espesa ba­se blan­ca, las geis­has o, más bien, las gei­kos de la ex­ca­pi­tal imperial, ca­mi­nan con ele­gan­cia por las ca­lles ado­qui­na­das del ba­rrio de Gion, pa­ra asis­tir a sus ci­tas en las ca­sas de té.

Se tra­ta de mu­je­res que aban­do­na­ron la es­cue­la a los 15 años, pa­ra co­men­zar pri­me­ro co­mo em­plea­das do­més­ti­cas an­tes de con­ver­tir­se en mai­kos (apren­di­ces de geis­ha). Du­ran­te los cin­co años si­guien­tes, re­ci­ben una só­li­da for­ma­ción en di­fe­ren­tes áreas ar­tís­ti­cas, co­mo dan­za tra­di­cio­nal, ins­tru­men­tos musicales ja­po­ne­ses –el laúd y el sha­mi­sen de tres cuer­das–, así co­mo tam­bién en pro­to­co­lo y el ar­te de la con­ver­sa­ción. Es que una gei­ko tie­ne que ser ca­paz de man­te­ner una char­la en­tre­te­ni­da e in­tere­san­te.

Ha­cia los 20 años, re­ci­ben el tí­tu­lo de gei­ko. Su ofi­cio es en­ton­ces el de en­tre­te­ner y di­ver­tir a hués­pe­des pu­dien­tes, so­bre to­do en cenas o ban­que­tes.

Es­tos son hom­bres que, en su ma­yo­ría, son po­lí­ti­cos o es­tán vin­cu­la­dos al mun­do de los ne­go­cios. Por lo ge­ne­ral, ellos no sa­ben cuán­to cues­ta una ve­la­da con una de las 175 gei­kos de Kio­to has­ta que re­ci­ben una fac­tu­ra por un mon­to exor­bi­tan­te.

Puer­tas aden­tro

Pe­se a que vi­ven ro­dea­das de lu­jos y de hom­bres po­de­ro­sos, la de las geis­has es una vi­da de sa­cri­fi­cios. “La gen­te ima­gi­na el gla­mour, pe­ro es mu­cho más que una du­ra prue­ba”, con­fie­sa la cé­le­bre gei­ko Ki­ku­ma­ru, arro­di­lla­da en los ta­ta­mis de una ca­sa de té de Kio­to, en una po­co co­mún en­tre­vis­ta.

“Una sa­cri­fi­ca su ado­les­cen­cia pa­ra con­ver­tir­se en geis­ha y a ve­ces que­rría ti­rar­lo to­do por la borda. Pe­ro hay que ven­cer es­te sen­ti­mien­to”, aña­de Ki­ku­ma­ru, de 31 años.

Y cuan­do se es apren­diz de geis­ha se atra­vie­san mu­chos mo­men­tos di­fí­ci­les. Por ejemplo, en­con­trar­se a otras chi­cas de la mis­ma edad que lle­van una vi­da muy di­fe­ren­te a las su­yas.

“Cuan­do una mai­ko se di­ri­ge a un ban­que­te y se en­cuen­tra con un gru­po de es­co­la­res de su edad en uni­for­me, se ima­gi­na que se van a ce­nar jun­tas ale­gre­men­te mien­tras ella es­ta­rá aga­cha­da so­bre un ta­ta­mi. No tie­ne nin­gu­na vi­da pri­va­da y com­par­te un

En la cul­tu­ra ja­po­ne­sa, es­tas mu­je­res son re­co­no­ci­das co­mo ar­tis­tas. Sin em­bar­go, fue­ra de Ja­pón, su ima­gen ha si­do con­fun­di­da con el de las pros­ti­tu­tas ja­po­ne­sas lla­ma­das oi­ran, quie­nes mu­chas ve­ces se pro­mo­cio­nan co­mo geis­has de­lan­te de los tu­ris­tas.

dor­mi­to­rio con otras tres o cua­tro chi­cas”, re­la­ta Ki­ku­ma­ru.

Pe­ro ellas sa­ben que son un pi­lar muy im­por­tan­te den­tro de las tra­di­cio­nes ni­po­nas. “La gei­ko tie­ne co­mo de­ber pro­te­ger y pro­lon­gar (en el tiem­po) la cul­tu­ra y las tra­di­cio­nes ja­po­ne­sas que des­apa­re­cen pro­gre­si­va­men­te”, ex­pli­ca Ki­ku­ma­ru en el dul­ce dia­lec­to de Kio­to.

“De­be­mos ve­lar por la ima­gen que pro­yec­ta­mos. Cuan­do sa­li­mos, siem­pre de­be­mos cui­dar nues­tra ma­ne­ra de ca­mi­nar y nues­tro com­por­ta­mien­to. Te­ne­mos prohi­bi­do es­tar en Facebook y to­do lo que se le pa­rez­ca”, con­ti­núa.

Por su­pues­to, na­da de ser vis­tas co­mien­do pa­pas fri­tas. No obs­tan­te, en un ges­to de her­ma­nas ma­yo­res com­pren­si­vas, las gei­kos en­con­tra­ron una so­lu­ción pa­ra que sus apren­di­ces no se pri­ven de to­do. “Una mai­ko no pue­de ir a un fast-food o a una bou­ti­que de moda don­de se ven­dan mi­ni­fal­das. Pe­ro, lle­ga un mo­men­to en que se mue­ren de ga­nas de

co­mer pa­pas fri­tas”, son­ríe Ki­ku­ma­ru.

“En tal ca­so, nos po­ne­mos un jeans y sa­li­mos de in­cóg­ni­to pa­ra com­prár­se­las y que se las co­man se­cre­ta­men­te en ca­sa”, ex­pli­ca.

reali­dad des­co­no­ci­da

Co­mo sue­le su­ce­der en cul­tu­ras tan ce­rra­das, la per­cep­ción que se tie­ne de las geis­has es­tá muy le­jos de la reali­dad. Por ejemplo, nu­me­ro­sas co­le­gas de Ki­ku­ma­ru se ho­rro­ri­za­ron con la pe­lí­cu­la Me­mo­rias de una geis­ha, es­tre­na­da en el 2005 y que es­tá ins­pi­ra­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Art­hur Gol­den, que da una ima­gen de ellas que po­dría til­dar­se de ser una vi­da li­ge­ra.

Si bien geis­has de otras par­tes de Kio­to y Ja­pón en el pa­sa­do pro­pu­sie­ron re­la­cio­nes se­xua­les a sus clien­tes, las de Gion de­fien­den su in­te­gri­dad y a me­nu­do se que­jan de que los ex­tran­je­ros las con­fun­den con pros­ti­tu­tas.

“Las pe­lí­cu­las exa­ge­ran, por su­pues­to. Pe­ro ¿cuál es la ver­da­de­ra vi­da de una geis­ha? ¡Bueno, un po­co de to­do!”, ríe Ki­ku­ma­ru.

Es cier­to, “hay mu­je­res que ejer­cen un ofi­cio di­fe­ren­te al de una gei­ko. Sin em­bar­go, hay una ten­den­cia a me­ter­nos a to­das en el mis­mo sa­co. No hay in­ti­mi­dad fí­si­ca (...), una gei­ko es una con­fi­den­te”, pun­tua­li­za.

So­bre el te­ma de la su­mi­sión, que ha acom­pa­ña­do por si­glos los an­da­res de es­tas mu­je­res, Ki­ku­ma­ru sos­tie­ne que es­ta no es tal, co­mo to­das la ima­gi­nan. “Las geis­has de Kio­to eran ori­gi­nal­men­te hi­jas de sa­mu­ráis. Cuan­do el sis­te­ma feu­dal se des­mo­ro­nó, es­tas jó­ve­nes, por sus cua­li­da­des y la gra­cia que les brin­da­ba su ori­gen so­cial, ad­qui­rie­ron es­te ar­te de di­ver­tir pa­ra apo­yar a sus fa­mi­lias, en las que se con­vir­tie­ron en ver­da­de­ros pi­la­res”.

Y, si bien ellas da­ban sus pa­sos pe­que­ños de­trás de un hom­bre, eso fue en tiem­pos pa­sa­dos, de sa­bles y sol­da­dos, por­que era pe­li­gro­so ca­mi­nar ade­lan­te, afir­ma la gei­ko. “¡Es de he­cho al­go muy ga­lan­te!”, opi­na so­bre le ges­to de sus an­te­pa­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.