Una so­cie­dad de crí­ti­cos gas­tro­nó­mi­cos suben el es­tán­dar de lo que se co­me en los más fi­nos res­tau­ran­tes del país.

Vivir y Comer - - Índice - Mar­ce­la Qui­rós u. Fo­tos cor­te­sía Juan ig­na­cio ara­ya

La más gran­de or­ga­ni­za­ción mun­dial de gas­tro­no­mía, la Chaî­ne des Rô­tis­seurs, en­con­tró un gru­po de aman­tes de la bue­na co­mi­da en nues­tro país. Cenas, de­gus­ta­cio­nes y ca­tas de pri­mer ni­vel pa­san por el ojo ex­qui­si­to de es­tos maes­tros. Ellos de­ci­di­rán si un me­nú, un res­tau­ran­te o una ve­la­da de vi­nos, tie­nen el re­co­no­ci­mien­to de es­tar en­tre los me­jo­res.

Mi­guel Ca­sa­font re­ci­be en su ca­sa a las vi­si­tas co­mo miem­bros de la reale­za. Un ca­fé es pa­ra él un ri­tual que me­re­ce la ma­yor de las aten­cio­nes: va­ji­lla ale­ma­na de 1898, azú­car en cu­bi­tos, ser­vi­lle­tas de te­la bor­da­das, ta­zas de pla­ta y por­ce­la­na... De­ta­lles de una ci­ta ca­sual pa­ra un aman­te de la gas­tro­no­mía pe­ro, so­bre to­do, de la bue­na me­sa y los bue­nos mo­da­les.

Pue­den ser los ge­nes fran­ce­ses por par­te de sus abue­los ma­ter­nos, sus es­tu­dios de chef o, sim­ple­men­te, su buen gus­to lo que lo lle­van a po­ner aten­ción a los mí­ni­mos de­ta­lles de cual­quier ac­ti­vi­dad en torno a la co­mi­da. Con es­tas cua­li­da­des, no es de ex­tra­ñar que la Chaî­ne des Rô­tis­seurs se fi­ja­ra en él y lo in­vi­ta­ra a ser Bai­lli de San Jo­sé, lue­go de ha­ber par­ti­ci­pa­do co­mo ju­ra­do de una ac­ti­vi­dad que tu­vo co­mo fin es­co­ger a un jo­ven chef.

“La Chaî­ne des Rô­tis­seurs es una so­cie­dad gas­tro­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal sin áni­mo de lu­cro, de­di­ca­da a pre­ser­var e im­pul­sar las tra­di­cio­nes de la bue­na me­sa, la cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca, la amis­tad y el com­pa­ñe­ris­mo”, co­men­ta Ca­sa­font.

La his­to­ria de es­te gru­po ini­cia en el le­jano año 1248, ba­jo el reino de Luis IX. Hoy, la Chaî­ne es con­si­de­ra­do co­mo un club muy ex­clu­si­vo al que se in­gre­sa so­lo por in­vi­ta­ción y que reúne a miem­bros pro­fe­sio­na­les y no pro­fe­sio­na­les de la gas­tro­no­mía, quie­nes se dan ci­ta al­re­de­dor del mun­do en cenas de ga­la al es­ti­lo de la reale­za. Ac­tual­men­te, hay 25.000 miem­bros en más de 80 paí­ses.

Pa­ra es­tas ci­tas es re­qui­si­to ves­tir for­mal, el me­nú tie­ne, mí­ni­mo, sie­te pla­tos y los vi­nos pa­san por el ojo de un som­me­lier an­tes de lle­gar a la me­sa.

En Cos­ta Ri­ca, ade­más de cenas, se ha­cen ca­tas de vi­nos, even­tos de nue­vos res­tau­ran­tes y pro­pues­tas de nue­vos chefs. Uno de los chefs más re­cien­tes en re­ci­bir el nom­bra­mien­to de la Chaî­ne des Rô­tis­seurs es el de Ca­sa Do­min­ga.

La Chaî­ne es con­si­de­ra­do co­mo un club muy ex­clu­si­vo al que se in­gre­sa so­lo por in­vi­ta­ción y que reúne a miem­bros pro­fe­sio­na­les y no pro­fe­sio­na­les de la gas­tro­no­mía, quie­nes se dan ci­ta al­re­de­dor del mun­do en cenas de ga­la al es­ti­lo de la reale­za. Ac­tual­men­te, hay 25.000 miem­bros en más de 80 paí­ses.

Muy en se­rio

Cual­quier ac­ti­vi­dad de es­ta aso­cia­ción que se reali­ce den­tro o fue­ra del país de­be te­ner al­tí­si­mos es­tán­da­res de ca­li­dad. Ca­da chef que desee con­tar con la con­de­co­ra­ción en­vía la pro­pues­ta del me­nú a la jun­ta, es­ta se re­uni­rá pa­ra apro­bar o no el con­te­ni­do y el som­me­lier hará lo mis­mo con los vi­nos.

An­tes de la fe­cha dis­pues­ta pa­ra la ce­na, miem­bros de la jun­ta ha­rán un si­mu­la­cro de la ac­ti­vi­dad pa­ra ha­cer re­co­men­da­cio­nes del ca­so, ver de­ta­lles tan “sen­ci­llos” co­mo que la va­ji­lla sea la co­rrec­ta, el tiem­po de ser­vi­cio, la tem­pe­ra­tu­ra de los vi­nos y otros.

Una vez que to­do es­té apro­ba­do por los maes­tros, se en­via­rán las in­vi­ta­cio­nes, que por cier­to vie­nen mem­bre­ta­das des­de la se­de de la Chaî­ne en Pa­rís.

La no­che pre­vis­ta pa­ra la ci­ta, el asun­to pa­sa por lo for­mal des­de cual­quier as­pec­to que se mi­re: ves­ti­men­ta, ser­vi­cio, pues­tos de me­sa, etc. La par­ti­ci­pa­ción de­pen­de­rá de la ca­pa­ci­dad del res­tau­ran­te, pue­den ser en­tre 30 y 60 per­so­nas.

En cual­quier se­de al­re­de­dor del mun­do, una ci­ta de es­tas pue­de lle­gar a cos­tar has­ta 250 eu­ros, en Cos­ta Ri­ca se ha tra­ta­do de que el pre­cio sea ac­ce­si­ble, de $100 en ade­lan­te, eso sí, con los mis­mos es­tán­da­res que tie­nen los res­tau­ran­tes más ele­gan­tes apro­ba­dos por Chaî­ne al­re­de­dor del mun­do.

En cual­quier se­de al­re­de­dor del mun­do, una ci­ta de es­tas pue­de lle­gar a cos­tar has­ta 250 eu­ros, en Cos­ta Ri­ca se ha tra­ta­do de que el pre­cio sea ac­ce­si­ble, de $100 en ade­lan­te, eso sí, con los mis­mos es­tán­da­res que tie­nen los res­tau­ran­tes más ele­gan­tes apro­ba­dos por Chaî­ne al­re­de­dor del mun­do.

círcu­lo de eX­Per­ToS. Ju­ra­men­ta­ción de la Or­den Mun­dial de Gour­mets y De­gus­ta­do­res. Henry Wo Ching, Ja­vier Cór­do­ba, Da­vid Fli­kier, Elliott Ga­ri­ta y Mi­guel Ca­sa­font. A car­go del ac­to, el pre­si­de, Alain Tau­le­re.

deS­de Pa­ríS. Es­pa­das del ju­ra­men­to, ve­ne­ras y ca­de­nas traí­das des­de Fran­cia pa­ra otor­gar­las a los nue­vos miem­bros de es­ta so­cie­dad.

Pio­ne­ro. Alain Tau­le­re y su es­po­sa Bon­nie. Es­te chef fran­cés, de sép­ti­ma ge­ne­ra­ción, fun­dó la Chaî­ne de Cos­ta Ri­ca en el 2005.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.