Enig­má­ti­ca cul­tu­ra

Vivir y Comer - - Especial -

Las geis­has vi­ven en Oki­yas, que son ca­sas tra­di­cio­na­les ad­mi­nis­tra­das por una mu­jer que es la oka­san (ma­dre) de la Oki­ya, y quien pa­ga el en­tre­na­mien­to de es­tas mu­je­res.

Pa­ra una geis­ha, sus ki­mo­nos son un bien pre­cia­do y un ele­men­to ca­rac­te­rís­ti­co de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa. El ti­po de ki­mono va­ría de­pen­dien­do de si se tra­ta de una geis­ha o una mai­ko.

El ves­tua­rio lo com­ple­men­tan los tra­di­cio­na­les za­pa­tos, unas san­da­lias de ma­de­ra y la­ca lla­ma­das zo­ri, que son lle­va­das con me­dias blan­cas.

Con los años, la fi­gu­ra de la geis­ha ha ido des­apa­re­cien­do. Se es­ti­ma que, en los años 20, en Ja­pón exis­tían unas 80.000; en la ac­tua­li­dad, ese nú­me­ro se ha re­du­ci­do a unas 1.000.

En la cul­tu­ra ja­po­ne­sa, es­tas mu­je­res son re­co­no­ci­das co­mo ar­tis­tas. Sin em­bar­go, fue­ra de Ja­pón, su ima­gen ha si­do con­fun­di­da con la de las pros­ti­tu­tas ja­po­ne­sas lla­ma­das oi­ran, quie­nes mu­chas ve­ces se pro­mo­cio­nan co­mo geis­has de­lan­te de los tu­ris­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.