Cuan­do el amor cues­ta ca­ro

Vivir y Comer - - Especial - Fo­tos AFP y Shut­ters­tock

En el mun­do de los ri­cos, en­con­trar a la me­dia na­ran­ja pue­de es­tar con­di­cio­na­do a qué can­ti­dad de di­ne­ro se es­té dis­pues­to a pa­gar. Ivy In­ter­na­tio­nal es una pres­ti­gio­sa agen­cia de pa­re­jas que ope­ra en to­do el mun­do, por mem­bre­sías que van de 15.000 a 50.000 eu­ros.

Pa­rís, (AFP). Los ri­cos tam­bién llo­ran, pe­ro no siem­pre tie­nen tiem­po pa­ra bus­car pa­re­ja. Al fren­te de una agen­cia ul­tra­se­lec­ta lla­ma­da Ivy In­ter­na­tio­nal, In­ga Ver­beeck se jac­ta de re­sol­ver­les ese pro­ble­ma.

“No se pue­de in­ven­tar el amor, pe­ro se pue­den crear opor­tu­ni­da­des pa­ra que flo­rez­ca”, ma­ni­fies­ta es­ta bel­ga de 36 años que co­di­ri­ge Ber­ke­ley In­ter­na­tio­nal, agen­cia que se ha es­pe­cia­li­za­do en unio­nes en­tre sol­te­ros acau­da­la­dos.

“To­dos nues­tros clien­tes son gen­te exi­to­sa en la vi­da, pe­ro tie­nen agen­das de­ma­sia­do car­ga­das co­mo pa­ra de­di­car­se a los en­cuen­tros amo­ro­sos”, agre­ga.

Son per­so­nas pres­ti­gio­sas; pe­ro mu­chas te­men ser que­ri­das por la bi­lle­te­ra más que por el co­ra­zón que la­te en su in­te­rior.

En un sa­lón del lu­jo­so ho­tel Bris­tol, en el que re­ci­be clien­tes cuan­do se en­cuen­tra de pa­so en Pa­rís, la mu­jer cuen­ta có­mo ope­ra su par­ti­cu­lar em­pre­sa, pe­ro an­tes, re­la­ta la his­to­ria de có­mo lle­gó a con­ver­tir­se en una ce­les­ti­na del amor.

Ver­beeck de­bu­tó en el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo, en la es­pe­cia­li­dad náu­ti­ca, pa­ra dis­tin­tas revistas. Lue­go, se de­di­có por una dé­ca­da al co­mer­cio del ace­ro, en la em­pre­sa de su pa­dre.

“Via­jé por to­do el mun­do gra­cias a es­te tra­ba­jo, pe­ro con la cri­sis de­ci­di­mos ven­der la em­pre­sa a un fon­do de in­ver­sio­nes nor­te­ame­ri­cano, aun­que fun­cio­na­ba bas­tan­te bien”, cuen­ta la ele­gan­te ru­bia de ojos azu­les, en un fran­cés con acen­to fla­men­co.

Era ne­ce­sa­rio ha­llar un nue­vo tra­ba­jo, pre­fe­ren­te­men­te cam­biar de sec­tor, pe­ro que cum­plie­ra tres ca­rac­te­rís­ti­cas a su de­cir: “que fue­se en el lujo, que im­pli­ca­ra re­la­cio­nes hu­ma­nas y de acal­can­ce in­ter­na­cio­nal”.

En el 2011, la jo­ven, que se au­to­de­fi­ne co­mo em­pren­de­do­ra na­ta, co­no­ció a la ir­lan­de­sa Mai­read Mo­lloy, fun­da­do­ra de la fir­ma lon­di­nen­se pa­ra en­con­trar pa­re­ja, Ber­ke­ley.

“Me ex­pli­có el ne­go­cio, el po­ten­cial de desa­rro­llo, su de­seo de no in­vo­lu­crar­se de­ma­sia­do en la em­pre­sa”, re­la­ta.

Ha­bía, por lo tan­to, lu­gar pa­ra dos. In­ga en­tra co­mo so­cia a la agen­cia, con el ob­je­ti­vo de ha­cer cre­cer la lis­ta de clien­tes y abrir nue­vas su­cur­sa­les.

El des­pe­gue del amor

Cua­tro años más tar­de la agen­cia, que con­ta­ba 400 ad­he­ren­tes a su lle­ga­da, pa­sa a 5.000 en to­do el mun­do (más de la mi­tad son mu­je­res). Es­ta fir­ma po­see su­cur­sa­les en Pa­rís, Mi­lán, Gi­ne­bra y Mel­bour­ne.

“Nues­tros miem­bros son, so­bre to­do, hom­bres de ne­go­cios, mé­di­cos, abo­ga­dos, pe­ro tam­bién ar­tis­tas, gen­te fa­mo­sa”, ase­gu­ra la em­pre­sa­ria.

Co­mo por ejemplo, aque­lla mú­si­ca “muy co­no­ci­da”, a la bús­que­da de un hom­bre “que la quie­ra por lo que es y no por su ima­gen”, cuen­ta In­ga, sin re­ve­lar nin­gún otro de­ta­lle de su mis­te­rio­sa clien­ta.

Pe­ro con­se­guir a su me­dia na­ran­ja tie­ne su pre­cio, y quie­nes re­cu­rren a es­ta agen­cia no va­ci­lan en des­em­bol­sar la cuo­ta de in­gre­so, que os­ci­la en­tre 15.000 eu­ros pa­ra una ad­he­sión na­cio­nal en su país has­ta 50.000 pa­ra una bús­que­da pla­ne­ta­ria del al­ma ge­me­la.

“Hay ta­ri­fas in­ter­me­dias y la cuo­ta ba­ja a la mi­tad pa­ra el se­gun­do año”, pre­ci­sa.

Lo an­te­rior lle­va a pen­sar que el di­ne­ro y el he­cho de mo­ver­se en un círcu­lo res­trin­gi­do pue­de pa­re­cer­le a al­gu­nos una idea po­co ro­mán­ti­ca y li­mi­ta­da.

Al res­pec­to, la em­pre­sa­ria se de­fien­de de las crí­ti­cas al de­cir: “lo mis­mo pa­sa en la vi­da, mu­chas ve­ces se co­no­ce a la pa­re­ja en el me­dio en que uno se mue­ve, con gus­tos y va­lo­res co­mu­nes; sim­ple­men­te bus­ca­mos ace­le­rar el pro­ce­so de en­cuen­tro, sin ga­ran­tía de éxi­to”, ase­gu­ra es­ta mu­jer, que se di­vor­ció a los 29 años y ac­tual­men­te vi­ve con el hi­jo de unos ami­gos de sus pa­dres.

Ella res­pal­da sus pa­la­bras en las es­ta­dís­ti­cas de su em­pre­sa: ocho clien­tes de ca­da diez co­no­cen a al­guien y per­ma­ne­cen con esa per­so­na, por lo menos, tres años. En pro­me­dio, ese en­cuen­tro fe­liz se pro­du­ce tras nue­ve me­ses de bús­que­da.

Atri­bu­ye los bue­nos re­sul­ta­dos que ob­tie­nen al ri­gor con el que el equi­po de su agen­cia eli­ge a los miem­bros de la red. Aquí no hay fal­sos per­fi­les ni ho­jas de vi­da in­ven­ta­das.

“Ha­ce­mos in­ves­ti­ga­cio­nes pro­fun­das acer­ca de nues­tros clien­tes y les ga­ran­ti­za­mos una de­ce­na de en­cuen­tros por año. Te­ne­mos una obli­ga­ción de me­dios más que de re­sul­ta­dos”, acla­ra.

Sin em­bar­go, es­ta ce­les­ti­na mo­der­na agre­ga: “una vez for­ma­das, les per­de­mos el ras­tro por­que no vuel­ven a po­ner­se en con­tac­to con no­so­tros, pro­ba­ble­men­te, por­que hay un ta­bú que per­sis­te acer­ca de es­te ti­po de en­cuen­tros, lo cual es una pe­na”.

“Ha­ce­mos in­ves­ti­ga­cio­nes pro­fun­das acer­ca de nues­tros clien­tes y les ga­ran­ti­za­mos una de­ce­na de en­cuen­tros por año. Te­ne­mos una obli­ga­ción de me­dios, más que de re­sul­ta­dos”, se­ña­la In­ga Ver­beeck, co­di­rec­to­ra de Ber­ke­ley In­ter­na­tio­nal.

Al fren­te. In­ga Ver­beeck es la fun­da­do­ra de Ivy In­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.