Mu­ñe­cas a la me­di­da

Vivir y Comer - - Inversión - Por Ana Yancy Flo­res M. Fo­tos cor­te­sía de Ame­ri­can Girl

Las Ame­ri­can Girl, fi­lial de Mat­tel, son una fór­mu­la exi­to­sa, al re­pre­sen­tar una be­lle­za más real. In­clu­so, se pue­den per­so­na­li­zar a se­me­jan­za de sus pe­que­ñas pro­pie­ta­rias. Sus tien­das re­ci­ben por año cer­ca de 72 mi­llo­nes de vi­si­tas Con 9 años, So­fía Sa­na­bria des­cu­brió que al­gu­nas mu­ñe­cas tie­nen un en­can­to es­con­di­do, al igual que lo pue­de te­ner un li­bro de cuen­tos o co­lec­cio­nar ca­rri­tos. Hoy tie­ne 11 y nue­ve mu­ñe­cas de la mis­ma mar­ca, ins­ta­la­das en su cuar­to. Dos de es­tas se pa­re­cen a ella, y a otra la aca­ba de lle­var a Or­lan­do, por­que su pe­que­ña ami­ga te­nía una ci­ta en el sa­lón de be­lle­za de mu­ñe­cas y ade­más So­fía que­ría ir con ella a un bis­tró...

Ame­ri­can Girl se lla­man es­tas mu­ñe­cas y se tra­ta de una lí­nea de lujo di­ri­gi­da a ni­ñas en­tre los 3 y 12 años. Aun­que, a pri­me­ra en­tra­da, su nom­bre pue­de re­mi­tir a to­dos los es­te­reo­ti­pos de la be­lle­za ame­ri­ca­na, en reali­dad, su be­lle­za es tan na­tu­ral co­mo la de las ni­ñas; in­clu­so, al­gu­nas se pue­den per­so­na­li­zar a se­me­jan­za de sus pe­que­ñas pro­pie­ta­rias.

El pre­cio de ca­da una ron­da los $115. Ade­más, ca­da Ame­ri­can Girl vie­ne con una se­rie de ac­ce­so­rios que se com­pran por se­pa­ra­do y cu­yo pre­cio pue­de ser tan ele­va­do co­mo el de la mis­ma mu­ñe­ca.

Tam­po­co es tan sen­ci­llo con­se­guir­las, al menos no en Cos­ta Ri­ca, por­que no es­tán en las ju­gue­te­rías. Se co­mer­cia­li­zan úni­ca­men­te en las tien­das Ame­ri­can Girl lo­ca­li­za­das en di­fe­ren­tes es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos, de don­de son ori­gi­na­rias, así co­mo en Mé­xi­co y Ca­na­dá. Sin em­bar­go, se pue­den ad­qui­rir por In­ter­net, en la tien­da en lí­nea de la mar­ca.

La vi­da de lujo de es­ta mu­ñe­ca pue­de sor­pren­der a cual­quie­ra: tie­nen su pro­pio res­tau­ran­te, su hos­pi­tal y su pe­lu­que­ría; to­dos es­tos ser­vi­cios se en­cuen­tran ubi­ca­dos den­tro de las tien­das de Ame­ri­can Girl.

So­fía, por ejemplo, vi­si­tó el año pa­sa­do la tien­da que la mar­ca tie­ne en The Flo­ri­da Mall, en Or­lan­do. Fue con su pa­pá, Ale­jan­dro Sa­na­bria, y con una de sus mu­ñe­cas, a la que lle­vó a pei­nar y a co­mer en el bis­tró.

El ju­gue­te ocu­pa un es­pa­cio en la me­sa, aun­que no pa­ga por ello, pe­ro sí lo ha­cen los ni­ños y sus pa­pás, quie­nes tie­nen pa­ra es­co­ger un va­ria­do me­nú, mien­tras se in­ter­nan en un am­bien­te en ro­sa su­rrea­lis­ta.

To­dos los ser­vi­cios se so­li­ci­tan con ci­ta pre­via, es­ta se con­cer­ta con días u ho­ras de an­te­la­ción, ya sea en el lo­cal fí­si­co o me­dian­te re­ser­va­ción por me­dio de la pá­gi­na en in­ter­net.

Con res­pec­to a los pre­cios, tan­to co­mer co­mo las re­pa­ra­cio­nes de­pen­den de lo que se so­li­ci­te. Pe­ro, por ejemplo, una ci­ta en el sa­lón de be­lle­za pa­ra arre­glar­le el ca­be­llo a la

En su pá­gi­na en Facebook, Ame­ri­can Girl acu­mu­la más de 1,3 mi­llo­nes de se­gui­do­res, la ma­yo­ría ni­ñas que es­cri­ben en el mu­ro pi­dien­do con­se­jos so­bre sus mu­ñe­cas, ma­ni­fes­tan­do sus de­seos de vol­ver a vi­si­tar la tien­da o de ir por pri­me­ra vez.

mu­ñe­ca pue­de cos­tar unos $20.

Las ni­ñas pue­den pe­dir ser­vi­cios aún más es­pe­cia­li­za­dos, co­mo el cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to de su mu­ñe­ca, op­tar por po­ner­le pen­dien­tes (ya sea que se los pe­guen a ma­ne­ra de eti­que­ta o que le per­fo­ren las ore­jas), ha­cer­se una se­sión de fo­tos con ellas, di­se­ñar­le ro­pa o com­prar pa­ra am­bas pren­das idén­ti­cas.

Be­lle­za real

Aun­que es una fi­lial de Mat­tel –com­pa­ñía que ha tor­nea­do por dé­ca­das los es­cul­tu­ra­les cuer­pos de la Bar­bie–, Ame­ri­can Girl se cui­da de no se­guir esos es­tán­da­res. De he­cho, uno de sus más gran­des éxi­tos se lo anotó per­so­na­li­zan­do mu­ñe­cas.

Las ni­ñas pue­den es­co­ger ti­po de piel, tono del ca­be­llo y ojos que ten­drá su pe­que­ña ami­ga, se­gún sean sus pro­pios ras­gos fa­cia­les. Es­ta lí­nea se lla­ma Truly Me y ca­da Ame­ri­can Girl mi­de 46 cm.

por ejemplo, tie­ne una que es de tez mo­re­na, pe­lo cas­ta­ño y que usa unos len­tes si­mi­la­res a los su­yos.

Truly Me tam­bién tie­ne una lí­nea de ro­pa, tan­to pa­ra las mu­ñe­cas co­mo pa­ra las ni­ñas, con el fin de que se vis­tan igua­les, y co­mer­cia­li­za gran va­rie­dad de ac­ce­so­rios pa­ra per­so­na­li­zar, co­mo an­te­ojos, fre­ni­llos, mu­le­tas y si­llas de rue­das, ya que la mar­ca bus­ca ser tam­bién in­clu­si­va con quie­nes tie­nen al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad.

Ade­más, se ma­nu­fac­tu­ran li­bros y pe­lí­cu­las pa­ra que las ni­ñas apren­dan so­bre di­fe­ren­tes cul­tu­ras e in­tere­ses. Es­to se de­be a que, en sus ini­cios, en 1986, es­te ju­gue­te fue crea­do por una profesora es­ta­dou­ni­den­se que vio en una mu­ñe­ca la for­ma ideal pa­ra que sus alum­nas apren­die­ran so­bre his­to­ria. Pos­te­rior­men­te, Mat­tel com­pró los de­re­chos y los si­guió fa­bri­can­do con­for­me a es­tos idea­les y ba­jo el nom­bre de Ame­ri­can Girl.

El pre­cio de ca­da Ame­ri­can Girl ron­da los $115. Ade­más, pa­ra ca­da una, se co­mer­cia­li­za una se­rie de ac­ce­so­rios que se com­pran por se­pa­ra­do y que tam­bién es­tán dis­po­ni­bles en la tien­da en lí­nea de la mar­ca.

exi­to­sa

Qui­zá por­que las ni­ñas se sien­ten más iden­ti­fi­ca­das con ellas es que su pre­cio no ha­ce me­lla en el bol­si­llo de sus pa­pás y así lo de­mues­tran las ci­fras de ven­tas. Se­gún el dia­rio El Fi­nan­cie­ro, de

Mé­xi­co, so­lo en el pri­mer tri­mes­tre del 2015 se ven­die­ron $106 mi­llo­nes en Ame­ri­can Girl, en to­do el mun­do.

Y, se­gún in­for­ma­ción de la mar­ca, has­ta hoy han ven­di­do 27 mi­llo­nes de mu­ñe­cas y 150 mi­llo­nes de li­bros que re­la­tan la his­to­ria de es­tas. Ade­más, en sus lla­ma­ti­vas tien­das ro­sa, re­ci­ben por año cer­ca de 72 mi­llo­nes de vi­si­tas.

Ac­tual­men­te, es­ta fi­lial de Mat­tel, que acu­mu­la 30 años de ope­rar en el mer­ca­do, cuen­ta con 21 tien­das en es­ta­dos co­mo Nue­va York, Ca­li­for­nia, Flo­ri­da y Was­hing­ton. Fue­ra de sus, fron­te­ras han lle­ga­do a Ca­na­dá y Mé­xi­co.

Por aho­ra, la fir­ma con­ti­núa con pla­nes de ex­pan­sión y es­tu­dian­do nue­vos mer­ca­dos, mien­tras que más ni­ñas caen ren­di­das an­te los en­can­tos de un ju­gue­te que es muy pa­re­ci­do a ellas. Tan so­lo en su pá­gi­na en Facebook, Ame­ri­can Girl acu­mu­la más de 1,3 mi­llo­nes de se­gui­do­res, la ma­yo­ría pe­que­ñas que es­cri­ben en el mu­ro pi­dien­do con­se­jos so­bre sus mu­ñe­cas, ma­ni­fes­tan­do sus de­seos de vol­ver a vi­si­tar la tien­da o de ir por pri­me­ra vez.

So­fía di­ce que tam­bién quie­re vol­ver. Una de sus pe­que­ñas ami­gas re­quie­re que le re­pa­ren una pier­na. Otra, la pri­me­ra Ame­ri­can Girl que le re­ga­la­ron, ne­ce­si­ta con ur­gen­cia una nue­va ca­be­lle­ra.

di­dác­ti­cas. Mu­ñe­cas ins­pi­ra­das en di­fe­ren­tes pe­rio­dos his­tó­ri­cos de Es­ta­dos Uni­dos.

mE­dU­LaR. En The Gro­ve, Los Án­ge­les, uno de los des­ti­nos más im­por­tan­tes de com­pras, hay una tien­da de la mar­ca.

Es­tRa­té­gi­ca. En Nue­va York, Ame­ri­can Girl cuen­ta con una tien­da si­tua­da en pleno co­ra­zón de Man­hat­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.