El ca­fé to­ca la puer­ta

Vivir y Comer - - Gurús - Por Me­lis­sa Her­nán­dez Fo­tos al­bert Ma­rín y cor­te­sía de Pu­pi­la es­tu­dio

Un es­pe­cia­lis­ta en ca­fé y un es­tu­dio de di­se­ño tra­ba­jan en con­jun­to en un club par­ti­cu­lar que pro­me­te una do­sis dia­ria de los me­jo­res ca­fés del país di­rec­to a su do­mi­ci­lio.

Un día Al­fre­do En­ci­so lle­gó a las ofi­ci­nas de Pu­pi­la, el es­tu­dio de di­se­ño del que es fun­da­dor, con una bol­sa de ca­fé. Se lo mos­tró a uno de sus so­cios, Bruno Cam­pos, miem­bro de ese gru­po de per­so­nas que bus­can so­lo lo me­jor en ca­da ta­za de esa be­bi­da pa­ra ale­grar las ma­ña­nas, las tar­des, la vi­da mis­ma.

Tan pronto Bruno la abrió, de­jó cla­ro que ese no era un buen ca­fé. An­te el cues­tio­na­mien­to de Al­fre­do, pro­ce­dió a ha­cer un ex­pe­ri­men­to. Le pi­dió que ce­rra­ra los ojos y que olie­ra la bol­sa. ¿A qué olía? A ca­fé. Lue­go, Bruno le acer­có a su so­cio una bol­sa de ca­fé Bo­ca­ne­gra, uno de los más pe­cu­lia­res pro­yec­tos del es­tu­dio de di­se­ño, y le hi­zo la mis­ma pre­gun­ta. ¿A qué olía? A cho­co­la­te, le di­jo Al­fre­do.

Ese olor amar­go, li­ge­ra­men­te que­ma­do con el que la ma­yo­ría aso­cian al ca­fé no de­be­ría ser la nor­ma aun­que tie­ne una ex­pli­ca­ción. “Te­ne­mos 200 o más años de pro­du­cir ca­fé pe­ro de to­mar ca­fé de ca­li­dad muy po­co. La ma­yo­ría del ca­fé de es­pe­cia­li­dad se ex­por­ta y que­da so­lo lo que tie­ne al­gún pro­ble­ma de sa­bor: tie­ne ver­de, tie­ne fer­men­to, es­tá moho­so, es­tá vie­jo”, se­ña­la el tos­ta­dor, ba­ris­ta y Q Gra­der Ma­rio Sa­las Ba­di­lla.

Es es­te ca­fé de me­nor ca­li­dad en que va a las gran­des tos­ta­do­ras de ca­fé, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta. Allí, al­gu­nos lo mez­clan con azú­car o le dan un tues­te os­cu­ro. “Por eso el ca­fé sa­be amar­go, por­que es­te le ta­pa las co­sas ma­las pe­ro tam­bién las bue­nas”, aña­de.

Fue en la bús­que­da por ofre­cer al­go di­fe­ren­te que Al­fre­do y Bruno se unie­ron con Ma­rio y crea­ron Bo­ca­ne­gra. Más que una mar­ca de ca­fé, es un club que lle­va los me­jo­res gra­nos a la puer­ta de la ca­sa de sus sus­crip­to­res.

La idea de un club no es nue­va, ya exis­te en paí­ses co­mo In­gla­te­rra o Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro sí es in­no­va­do­ra en Cos­ta Ri­ca. Ma­rio, con dos dé­ca­das en la in­dus­tria, cuen­ta con los con­tac­tos que le per­mi­ten pro­bar los ca­fés de di­fe­ren­tes be­ne­fi­cios. Ca­da mes, se­lec­cio­na uno de una de las ocho re­gio­nes ca­fe­ta­le­ras del país y em­pie­za a ha­cer per­fi­les de tues­te. Una vez que de­ter­mi­na el pro­duc­to del mes, le brin­da esa in­for­ma­ción a Bruno y Al­fre­do, que se en­car­gan de la si­guien­te par­te del pro­ce­so: el em­pa­que.

"Ca­fé Bo­ca­ne­gra per­mi­te apro­ve­char lo que Ma­rio y Pu­pi­la me­jor sa­be­mos ha­cer. Por nues­tra par­te, di­se­ña­mos una eti­que­ta ca­da mes en la que no­so­tros mis­mos éra­mos nues­tros clien­tes", se­ña­la En­ci­so.

Tras crear un nom­bre, co­mo El ca­pi­tán de los Tres Ríos, La bron­ca del Brun­ca o El re­den­tor de Ta­rra­zú, uno de los seis di­se­ña­do­res de Pu­pi­la Es­tu­dio crea un em­pa­que,

úni­co, pa­ra esa edi­ción de ca­fé que tam­bién se­rá ex­clu­si­va de ese mes. En el re­ver­so, se in­clu­yen da­tos so­bre la zo­na geo­grá­fi­ca, mo­do de pre­pa­ra­ción y una de­ta­lla­da lis­ta de con las ca­rac­te­rís­ti­cas de esa ta­za.

"La idea es que es­to sea una guía pa­ra el con­su­mi­dor, que se sien­te a de­gus­tar el pro­duc­to y con una o dos sen­sa­cio­nes de sa­bor que en­cuen­tra ya no­so­tros es­ta­mos súper bien, por­que es­ta­mos edu­can­do a la gen­te", afir­ma Ma­rio.

Lis­tos los em­pa­ques, Ma­rio mue­le el ca­fé y es­te es en­via­do el día si­guien­te. Lo ideal, ex­pli­can, es que es­te sea con­su­mi­do en los si­guien­tes 15 días lue­go de que el ca­fé to­ca la puer­ta de la ca­sa. ¿Y có­mo li­diar con la vi­da cuan­do la bol­sa lle­ga a su fin? Pues, el ca­fé bo­ca­ne­gra se en­tre­ga quin­ce­nal­men­te, así que ha­brá re­ser­vas pa­ra to­dos los días del año. Lo que no hay es re­pe­ti­ción: gran par­te del en­can­to de Bo­ca­ne­gra es su ca­rác­ter efí­me­ro. Las edi­cio­nes de ca­fé no se re­pi­ten, ni el em­pa­que, una vez que el mes aca­ba.

“La pro­me­sa de Bo­ca­ne­gra es que el ca­fé te lle­ga fres­co, re­cién tos­ta­do, a la puer­ta de tu ca­sa. Mes a mes es una ca­fé dis­tin­to, es una his­to­ria nue­va. Tie­ne ele­men­tos de sor­pre­sa que no vas a re­ci­bir ne­ce­sa­ria­men­te en otros es­pa­cios”, re­su­me En­ci­so.

Ma­rio Sa­las Ba­di­lla y Al­fre­do En­ci­so.

Tras crear un nom­bre, co­mo El ca­pi­tán de los Tres Ríos, La bron­ca del Brun­ca o El re­den­tor de Ta­rra­zú, uno de los seis di­se­ña­do­res de Pu­pi­la Es­tu­dio crea un em­pa­que, úni­co, pa­ra esa edi­ción de ca­fé que tam­bién se­rá ex­clu­si­va de ese mes.

La idea de un club no es nue­va, ya exis­te en paí­ses co­mo In­gla­te­rra o Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro sí es in­no­va­do­ra en Cos­ta Ri­ca. Ma­rio Sa­las, con dos dé­ca­das en la in­dus­tria, cuen­ta con los con­tac­tos que le per­mi­ten pro­bar los ca­fés de di­fe­ren­tes be­ne­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.