El reino de la cer­ve­za

Vivir y Comer - - Gastronomía -

Beer Fac­tory es to­da una ex­pe­rien­cia cu­li­na­ria ba­sa­da en es­ta be­bi­da. Des­de la ru­bia has­ta la mo­re­na, pa­san­do por to­da la ga­ma de los to­nos cas­ta­ños, la cer­ve­za se uti­li­za por igual, ya sea pa­ra ma­ri­nar la car­ne de las hamburguesas o en un re­fres­can­te beer sha­ke (mez­cla­da con un po­co de ca­fé). En Ave­ni­da Es­ca­zú, aca­ba de abrir su se­gun­do lo­cal.

La cer­ve­za es la mo­nar­ca de es­ta me­sa. Sin con­tem­pla­cio­nes ha­cia cual­quier otro ti­po de li­cor, en Cos­ta Ri­ca Beer Fac­tory, la po­pu­lar be­bi­da no so­lo sir­ve pa­ra di­ge­rir ca­da bo­ca­do, sino que se cue­la en la lis­ta de ingredientes de, al menos, 90% de los pla­ti­llos del me­nú.

Tan re­mar­ca­do es su rei­na­do que, in­clu­so, ven­de su propia mar­ca: Es­ca­lan­te, en ho­nor al ba­rrio que vio na­cer su lo­cal más an­ti­guo. Aho­ra, pa­ra con­ti­nuar con la ex­pan­sión de la exi­to­sa re­ce­ta, Cos­ta Ri­ca Beer Fac­tory abrió una se­gun­da se­de –de un to­tal de cua­tro que pre­ten­de ma­te­ria­li­zar en el país– en el co­ra­zón de la muy di­vul­ga­da Ave­ni­da Es­ca­zú.

El res­tau­ran­te es­ca­zu­ce­ño es más pe­que­ño –bas­tan­te más...– que su pre­de­ce­sor. Se hi­zo es­pa­cio en un “cu­bo” de con­cre­to y ape­nas se aso­ma con una pe­que­ña te­rra­za. Su de­co­ra­ción, muy ale­ja­da del eclep­ti­cis­mo ca­rac­te­rís­ti­co en la ca­sa an­ti­gua que aco­ge el es­ta­ble­ci­mien­to de ba­rrio Es­ca­lan­te, bus­ca su­mer­gir a los clien­tes en un pa­tio, en el que las ra­mas de un ár­bol ar­ti­fi­cial se en­tre­te­jen con se­ries de lu­ces a la al­tu­ra del cie­lo­rra­so.

Jai­me Zuluaga, ge­ren­te de Ope­ra­cio­nes de Cos­ta Ri­ca Beer Fac­tory, lo de­fi­ne co­mo un beer gar­den (jar­dín de cer­ve­za), ese mis­mo mo­de­lo de ne­go­cio que tu­vo su ori­gen en la pro­vin­cia de Ba­vie­ra, Ale­ma­nia, du­ran­te el si­glo XIX, y en el que los clien­tes be­ben cer­ve­za y otros li­co­res, al ai­re li­bre, acom­pa­ña­dos de de­li­cio­sas bo­cas.

No obs­tan­te, las re­glas apli­can por igual en am­bos lo­ca­les: to­dos los co­men­sa­les de­ben es­tar sen­ta­dos y no hay con­sen­ti­mien­to pa­ra pa­sar­se de co­pas. Cla­ro que es­to no re­sul­ta ló­gi­co por­que el me­nú es tan ten­ta­dor que, al la­do de una cer­ve­za, lo úni­co que lu­ce bien es cual­quie­ra de los 42 pla­ti­llos que nu­tren su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca.

“Aquí, to­do ha si­do cui­da­do­sa­men­te pen­sa­do, des­de el uni­for­me que vis­ten los me­se­ros, las cer­ve­zas y, so­bre to­do, el me­nú”, ex­pli­ca Zuluaga.

En ca­da bo­ca­do

Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, co­mer en Beer Fac­tory es to­da una ex­pe­rien­cia cu­li­na­ria ba­sa­da en cer­ve­zas. Des­de la ru­bia has­ta la mo­re­na, pa­san­do por to­da la ga­ma de los to­nos cas­ta­ños, la be­bi­da se uti­li­za por igual, ya sea pa­ra ma­ri­nar la car­ne de las hamburguesas, ela­bo­rar un ca­ra­me­lo o pa­ra pre­pa­rar un re­fres­can­te beer sha­ke (que mez­cla cer­ve­za con un po­co de ca­fé).

Pa­ra ma­ri­dar, hay dis­po­ni­ble más de 150

ti­pos de cer­ve­za que aca­pa­ran su propia car­ta. La hi­ja pre­di­lec­ta es, sin ti­tu­bear, la Es­ca­lan­te, que ba­lan­cea su 4,8% de al­cohol con un sa­bor a tos­ta­do y fru­tos ro­jos. Es ideal pa­ra ha­cer­le com­pa­ñía, por ejemplo, a la ren­di­do­ra Ta­bla Mar y Tie­rra, plato sur­ti­do de sa­bo­res y tex­tu­ras en la que re­sal­tan los ca­ma­ro­nes em­pa­ni­za­dos, los dá­ti­les re­lle­nos de que­so gor­gon­zo­la, el atún se­lla­do en sal­sa te­ri­ya­ki, las sal­chi­chas ale­ma­nas y los hon­gos winc­co, en­tre otros.

En las es­pe­cia­li­da­des del me­nú hay en­tra­das, pla­tos fuer­tes y las aho­ra in­fal­ta­bles op­cio­nes sin glu­ten y ve­ge­ta­ria­nas, co­mo la ham­bur­gue­sa Ves­pa, plato pa­ra sa­lir­se de lo con­ven­cio­nal al lle­var­se a la bo­ca una mez­cla de hon­gos cri­mi­ni sal­tea­dos en ajo y al­baha­ca, to­ma­te sa­la­de­te, que­so bro­conc­ci­ni, aio­li y ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da en me­dio de dos re­ba­na­das de pan ar­te­sa­nal de hier­bas.

Pe­ro si lo su­yo es de­vo­rar pro­teí­na de ori­gen ani­mal, com­par­ta una Me­sa Vi­kin­ga. Con es­ta elec­ción no es­pe­re que le lle­ven pla­tos, ya que el chef sir­ve di­rec­ta­men­te so­bre la me­sa (en reali­dad so­bre un gran pa­pel que ha­ce las de plato) una mez­cla de car­ne de res, po­llo, ca­ma­ro­nes, ali­tas fri­tas, pa­pas, hon­gos y ve­ge­ta­les, to­do sal­tea­do y ma­ri­na­do –co­mo de­be ser– con cer­ve­za.

Tam­bién pue­de sa­bo­rear la Es­ca­lan­te. Y no nos re­fe­ri­mos so­lo a la cer­ve­za, sino a una ham­bur­gue­sa bau­ti­za­da con el mis­mo nom­bre y que asien­ta su sa­bor en un pan ar­te­sa­nal de ajon­jo­lí re­lleno de lon­jas de lo­mi­to, gua­ca­mo­le de la ca­sa –que es li­ge­ra­men­te pi­can­te–, to­ci­ne­ta, to­ma­te sa­la­de­te y que­so moz­za­re­lla fres­co.

Pa­ra el fi­nal... el Zar­pe, un mal­va­vis­co con Guin­ness (cer­ve­za ne­gra) y fla­mea­do

en la me­sa.

In­clu­so, el chef acep­ta mo­di­fi­ca­cio­nes en la pre­pa­ra­ción de los pla­ti­llos, en la me­di­da que sean ra­zo­na­bles, con el pro­pó­si­to de que el clien­te es­té sa­tis­fe­cho.

Zuluaga afir­ma que, a la va­rie­dad del me­nú y a la ex­pe­rien­cia de pro­bar nue­vas cer­ve­zas, los me­se­ros ase­so­ran a los co­men­sa­les so­bre có­mo se sir­ve la be­bi­da y cuál es el ma­ri­da­je in­di­ca­do en ca­da elec­ción, aun­que al fi­nal es el clien­te quien tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.