GAIA: Sen­tir­se co­mo en ca­sa

Vivir y Comer - - Cita -

En la in­dus­tria ho­te­le­ra, la ex­clu­si­vi­dad im­pli­ca aten­ción per­ma­nen­te y per­so­na­li­za­da. Ser ex­clu­si­vo tie­ne su pre­cio y mu­chos via­je­ros es­tán dis­pues­tos a pa­gar por él.

Asen­ta­do en las mon­ta­ñas de Ma­nuel An­to­nio, el ho­tel ti­po bou­ti­que GAIA, con cin­co es­tre­llas, es es­pe­cia­lis­ta en ex­clu­si­vi­dad y en an­ti­ci­par­se a los de­seos de un hués­ped que anda en bús­que­da de re­la­ja­ción y quien se en­tre­ga fá­cil­men­te al pla­cer de des­preo­cu­par­se de to­do...

Ese tra­to es­pe­cial a sus clien­tes ha he­cho que el es­ta­ble­ci­mien­to sea acree­dor de re­co­no­ci­mien­tos otor­ga­dos por di­fe­ren­tes en­ti­da­des de­di­ca­das al tu­ris­mo. En­tre ellas, World Tra­vel Awards, que lo ha pre­mia­do en di­fe­ren­tes oca­sio­nes co­mo el me­jor ho­tel ti­po bou­ti­que de Cen­troa­mé­ri­ca y Mé­xi­co.

Trip Ad­vi­sor tam­bién lo ha in­clui­do en­tre sus po­pu­la­res lis­tas. Por ejemplo, en el 2015, fi­gu­ró en el conteo de los me­jo­res ho­te­les de pla­ya en las ca­te­go­rías: ho­te­les pe­que­ños, ser­vi­cio, lujo y ro­man­ce.

Am­bien­te ín­ti­mo

A pri­me­ra vis­ta, GAIA pa­re­ce un pe­que­ño oa­sis en me­dio de la espesa ve­ge­ta­ción que ca­rac­te­ri­za a la cos­ta pa­cí­fi­ca de Cos­ta Ri­ca. Es un ho­tel ti­po bou­ti­que di­ri­gi­do es­pe­cí­fi­ca­men­te a ado­les­cen­tes y adul­tos, de tan so­lo 22 ha­bi­ta­cio­nes, las cua­les le con­fie­ren un am­bien­te pa­cí­fi­co y agra­da­ble.

Co­mo es­tar en una ca­sa de des­can­so.

Las ha­bi­ta­cio­nes, sui­te y vi­llas es­tán dis­pues­tas en edi­fi­cios de va­rias plan­tas y sus te­rra­zas tie­nen es­pec­ta­cu­la­res vis­tas al Océano Pa­cí­fi­co; por eso los atar­de­ce­res im­per­di­bles son par­te del pa­que­te. En reali­dad, son más co­mo pe­que­ños de­par­ta­men­tos de lujo, con co­mo­di­da­des co­mo ba­ños con ti­na y ja­cuz­zi, sa­la, co­me­dor y te­le­vi­sión.

En las áreas co­mu­nes hay pis­ci­nas. Son dos con for­ma de cas­ca­da que tie­nen tam­bién un bar hú­me­do y te­rra­zas pa­ra bron­cear­se. El hués­ped no tie­ne que preo­cu­par­se si­quie­ra por lle­var bron­cea­dor y blo­quea­dor, ya que el ho­tel lo ofre­ce de ma­ne­ra gra­tui­ta. Lo mis­mo las toa­llas, es­tas son pues­tas en las si­llas de ca­da clien­te.

De­ta­lles tan im­per­cep­ti­bles son los que ha­cen la di­fe­ren­cia en­tre es­tos ho­te­les bou­ti­que y las gran­des ca­de­nas hoteleras. Es de­cir, la ex­clu­si­vi­dad tam­bién im­pli­ca ser de­ta­llis­ta.

“GAIA tie­ne que ver con la per­so­na­li­za­ción. Son 22 las ha­bi­ta­cio­nes y ca­si 60 las per­so­nas que tra­ba­jan aquí. Y, bá­si­ca­men­te, el sig­ni­fi­ca­do de que un ho­tel sea bou­ti­que se re­la­cio­na con es­te as­pec­to, con la ca­li­dad y la can­ti­dad de ser­vi­cios que ofre­ce”, ex­pli­ca su pro­pie­ta­rio, Bo­ris V. Mar­che­gia­ni.

Por eso, allí, ca­da hués­ped tie­ne un con­cier­ge, una per­so­na en­car­ga­da de ha­cer de su es­ta­día al­go me­mo­ra­ble. El ser­vi­cio co­mien­za des­de que se rea­li­za la re­ser­va­ción en el ho­tel, mo­men­to en que es­ta per­so­na se co­mu­ni­ca con el clien­te pa­ra coor­di­nar su lle­ga­da, y con­ti­núa cuan­do es­te em­plea­do re­ci­be al via­je­ro, le mues­tra las ins­ta­la­cio­nes y es­tá pen­dien­te du­ran­te to­da su vi­si­ta.

Y es que en GAIA los con­cier­ge se en­car­gan de arre­glar el trans­por­te de los hués­pe­des, su­mi­nis­trar­les in­for­ma­ción so­bre lu­ga­res a los que pue­den ir a co­mer y de com­pras, tra­mi­tar­les asis­ten­cia mé­di­ca, rea­li­zar por ellos re­ser­vas pa­ra tours, spa y cenas, brin­dar­les ser­vi­cios co­mo tra­duc­ción, cam­bio de di­vi­sas, arre­glos pa­ra oca­sio­nes ro­mán­ti­cas y has­ta ir por el clien­te a com­prar al­gún sou­ve­nir al pue­blo, en­tre otros me­nes­te­res.

“Lo que en­cuen­tras en GAIA es que hay un

GAIA es acree­dor de re­co­no­ci­mien­tos por par­te de World Tra­vel Awards, que lo pre­mió co­mo el me­jor ho­tel ti­po bou­ti­que de Cen­troa­mé­ri­ca y Mé­xi­co. Y por Trip Ad­vi­sor, que en el 2015 lo in­clu­yó en el conteo de los me­jo­res ho­te­les de pla­ya en las ca­te­go­rías: ho­te­les pe­que­ños, ser­vi­cio, lujo y ro­man­ce.

Un ho­tel ti­po bou­ti­que lo­ca­li­za­do en Ma­nuel An­to­nio, don­de se par­te de la pre­mi­sa de que hay que an­ti­ci­par­se al más mí­ni­mo de­seo de ca­da hués­ped. Gra­cias a esa ex­clu­si­vi­dad, acu­mu­la ga­lar­do­nes co­mo el me­jor de su ti­po en Cen­troa­mé­ri­ca y Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.