La fe­li­ci­dad es el ca­mino

Vivir y Comer - - Físíco - Por Car­la Ca­bal­ce­ta ru­bio. Fo­tos cor­te­sía War­ner ro­jas

El sen­de­ris­mo o hi­king en las mon­ta­ñas de Cos­ta Ri­ca es­tá to­man­do au­ge en­tre pro­fe­sio­na­les y eje­cu­ti­vos. La ra­zón no es un se­cre­to: po­ten­cia la fe­li­ci­dad y se ha con­ver­ti­do en un ar­ma con­tra el es­trés .

A ni­vel fí­si­co, las ca­mi­na­tas son una ac­ti­vi­dad que for­ta­le­ce el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Los gru­pos mus­cu­la­res más in­vo­lu­cra­dos son las pier­nas, pe­ro al in­cluir los bas­to­nes tam­bién se pue­den desa­rro­llar en ma­yor me­di­da los múscu­los de los bra­zos.

Di­cen los sa­bios que uno no sube una mon­ta­ña has­ta que la ba­ja. Es­to es cier­to en la me­di­da que el es­fuer­zo no ter­mi­na al lle­gar a la ci­ma y la sa­tis­fac­ción no se vi­ve has­ta que se es­tá de vuel­ta a la reali­dad.

El sen­de­ris­mo o hi­king es una ca­mi­na­ta, ge­ne­ral­men­te de un día, que se rea­li­za prin­ci­pal­men­te en ca­mi­nos o tro­chas de zo­nas mon­ta­ño­sas, don­de los prac­ti­can­tes se acer­can tan­to a la na­tu­ra­le­za co­mo a las co­mu­ni­da­des más ru­ra­les del país.

War­ner Ro­jas, re­co­no­ci­do mon­ta­ñis­ta quien subió el Mon­te Eve­rest en el 2014, ex­pli­ca que el sen­de­ris­mo ha ve­ni­do en cre­ci­mien­to de­bi­do a que las per­so­nas se in­tere­san ca­da vez más por ac­ti­vi­da­des que me­jo­ren su sa­lud, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal. Es­ta prác­ti­ca cum­ple con es­tos dos cri­te­rios.

Ro­jas es ge­ren­te ge­ne­ral de la em­pre­sa Aven­tu­ras Pi­co­tours, que se de­di­ca, des­de el 2001, a rea­li­zar ca­mi­na­tas de uno o más días en las mon­ta­ñas de Cos­ta Ri­ca. Se po­dría de­cir que War­ner es el ge­ren­te de fe­li­ci­dad de de­ce­nas de eje­cu­ti­vos que se unen a es­ta dis­ci­pli­na año con año.

Be­ne­fi­cios fí­si­cos y Emo­cio­na­les

A ni­vel fí­si­co, las ca­mi­na­tas son una ac­ti­vi­dad que for­ta­le­ce el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Los gru­pos mus­cu­la­res más in­vo­lu­cra­dos son las pier­nas, pe­ro al in­cluir los bas­to­nes tam­bién se pue­den desa­rro­llar en ma­yor me­di­da los múscu­los de los bra­zos. Los bas­to­nes, ade­más, dis­mi­nu­yen en­tre 40% y 60% el impacto en las ro­di­llas y ayu­dan a la es­ta­bi­li­dad, ex­pli­ca Ro­jas.

Exis­ten va­rios ni­ve­les de es­fuer­zo, des­de prin­ci­pian­tes has­ta avan­za­dos. An­tes de es­ta­ble­cer el que im­pli­ca ca­da ru­ta, el mis­mo Ro­jas las ca­mi­na y eva­lúa el gra­do de exi­gen­cia pa­ra los fu­tu­ros sen­de­ris­tas.

El pro­gre­so de­pen­de­rá de ca­da per­so­na, se­gún Ro­jas “ca­da ni­vel tie­ne una in­ten­si­dad y ki­lo­me­tra­je di­fe­ren­te, pe­ro lo im­por­tan­te pa­ra avan­zar es que la per­so­na sea cons­tan­te. Lo ideal es que sal­ga una vez por se­ma­na a una ca­mi­na­ta por la mon­ta­ña”.

Emo­cio­nal­men­te, “ve­mos eje­cu­ti­vos que

La pre­pa­ra­ción pa­ra la ca­mi­na­ta es vi­tal, re­cuer­de que va a es­tar ex­pues­to a tem­pe­ra­tu­ras muy al­tas o muy ba­jas, por lo cual tam­bién de­be lle­var ac­ce­so­rios ade­cua­dos, co­mo som­bre­ro, len­tes con pro­tec­ción UV, re­pe­len­te y blo­quea­dor.

vuel­ven a sus la­bo­res con más ener­gía y con menos es­trés”, ex­pli­ca Ro­jas. El con­tac­to con la na­tu­ra­le­za es, sin du­da, de las co­sas que ha­cen fe­liz a las per­so­nas.

Re­cien­te­men­te, la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, en Es­ta­dos Uni­dos, y la Uni­ver­si­dad de Ed­ge Hill, en el Reino Uni­do, rea­li­za­ron un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la revista Ecopsy­cho­logy, que de­mos­tró que las ca­mi­na­tas gru­pa­les en la na­tu­ra­le­za es­tán aso­cia­das a ba­jos ni­ve­les de de­pre­sión y, lo me­jor de to­do, mi­ti­ga­ban los efec­tos del es­trés.

ini­cie EL Ca­mino

De acuer­do con Ro­jas, an­tes de ini­ciar­se en el mun­do del hi­king es im­por­tan­te que reali­ce al­gún ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca adi­cio­nal, ya que el sen­de­ris­mo tie­ne una exi­gen­cia cor­po­ral es­pe­cial que se de­be ir mi­dien­do des­de las ca­mi­na­tas pa­ra prin­ci­pian­tes.

En cuan­to a la ali­men­ta­ción, el ex­per­to re­co­mien­da que an­tes de ca­da gi­ra to­me un desa­yuno li­ge­ro. Adi­cio­nal­men­te, de­be pre­pa­rar una me­rien­da pa­ra in­ge­rir en la mon­ta­ña, que pue­de es­tar com­pues­ta por fru­tas, nue­ces y al­gu­na pro­teí­na li­ge­ra, co­mo ja­món.

La pre­pa­ra­ción pa­ra la ca­mi­na­ta es vi­tal, re­cuer­de que va a es­tar ex­pues­to a tem­pe­ra­tu­ras muy al­tas o muy ba­jas, por lo cual tam­bién de­be lle­var ac­ce­so­rios ade­cua­dos co­mo som­bre­ro, len­tes con pro­tec­ción UV, re­pe­len­te y blo­quea­dor. De acuer­do con el mon­ta­ñis­ta, al­go que no de­be faltar en su mo­chi­la es un sil­ba­to en ca­so de que se pier­da en la mon­ta­ña, de es­ta for­ma el gru­po lo lo­ca­li­za­rá más fá­cil­men­te.

Es de su­ma importancia que se man­ten­ga hi­dra­ta­do du­ran­te el ca­mino, por lo tan­to, el agua o be­bi­das de­por­ti­vas tam­bién son vi­ta­les pa­ra au­men­tar la re­sis­ten­cia. War­ner Ro­jas re­co­mien­da lle­var sal pa­ra agre­gar una piz­ca al agua, es­to apor­ta­rá par­te de las sa­les que se pier­den al su­dar.

Pa­ra car­gar to­do el equi­po y los ali­men­tos se de­be lle­var una mo­chi­la de 15 a 30 li­tros, si la ca­mi­na­ta es de un día, y de 35 a 50 li­tros, si es de dos o más días. En cual­quier ca­so, de­be ser re­sis­ten­te, pe­ro ela­bo­ra­da en ma­te­rial li­ge­ro, con bue­na ven­ti­la­ción en la es­pal­da, fa­jas an­chas y con ama­rres en la ca­de­ra y a ni­vel del pe­cho.

Otra re­co­men­da­ción de Ro­jas es lle­var bol­sas plás­ti­cas pa­ra guar­dar la bi­lle­te­ra, el ce­lu­lar y otros ob­je­tos de va­lor que se pue­den de­te­rio­rar en ca­so de llu­via o de caí­da en un río.

Por úl­ti­mo, pa­ra el mon­ta­ñis­ta es de su­ma importancia que es­co­ja un gru­po cu­yo guía es­té ca­pa­ci­ta­do pa­ra es­ta ac­ti­vi­dad y pa­ra aten­der emer­gen­cias en la mon­ta­ña. Es­to, pa­ra mi­ni­mi­zar el ries­go de pér­di­da o de al­gún ac­ci­den­te.

La Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, en Es­ta­dos Uni­dos, y la Uni­ver­si­dad de Ed­ge Hill, en el Reino Uni­do, rea­li­za­ron un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la revista Ecopsy­cho­logy, que de­mos­tró que las ca­mi­na­tas gru­pa­les en la na­tu­ra­le­za es­ta­ban aso­cia­das a ba­jos ni­ve­les de de­pre­sión y, lo me­jor de to­do, mi­ti­ga­ban los efec­tos del es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.