Ju­gar con el vien­to

Vivir y Comer - - Físico - POR An­drea Gon­zá­lez M. Fo­tos Jo­se díaz

Ca­mino al vol­cán Tu­rrial­ba hay un pe­que­ño pue­blo lla­ma­do la Pas­to­ra, en la Cruz de Tu­rrial­ba. Un re­co­rri­do ro­dea­do de po­tre­ros sem­bra­dos de hor­ta­li­zas y va­cas pas­tan­do, en­vuel­to en frías rá­fa­gas de ai­re que, al fin y al ca­bo, son la cla­ve de la vi­si­ta a es­te rin­cón de Cos­ta Ri­ca.

Unos ki­ló­me­tros an­tes de lle­gar al Par­que Na­cio­nal Vol­cán Tu­rrial­ba es­tá el cru­ce del Pa­ra­pen­te, o al menos así es co­no­ci­do. Una so­da con el mis­mo nom­bre es la se­ñal inequí­vo­ca de que ha lle­ga­do al lu­gar don­de de­ben que­dar­se los ner­vios.

De­pen­der de unos cuan­tos ca­bles, un pe­da­zo de te­la, un ma­nu­brio y rá­fa­gas de ai­re es qui­zá el prin­ci­pal te­mor de quie­nes por pri­me­ra vez se ani­man a rea­li­zar vue­los en pa­ra­pen­te.

El pa­ra­pen­te es un de­por­te ex­tre­mo re­la­ti­va­men­te nue­vo, des­cen­dien­te del pa­ra­cai­dis­mo. Fue a fi­na­les de la dé­ca­da de los se­sen­ta que se creó la pri­me­ra es­cue­la de pa­ra­cai­dis­mo en Fran­cia y se di­se­ñó el pri­mer pa­ra­pen­te en Ale­ma­nia, un dis­po­si­ti­vo más cua­dra­do y con te­las más re­sis­ten­tes que el ya co­no­ci­do pa­ra­caí­das, con­di­cio­nes que per­mi­ti­rían pla­near­lo des­de tie­rra, sin ne­ce­si­dad de sal­tar de un avión.

Pe­se a que es­te dis­po­si­ti­vo sur­gió años des­pués del ala del­ta, apa­ra­to de pla­neo si­mi­lar al pa­ra­pen­te, pe­ro con es­truc­tu­ra me­tá­li­ca, su prac­ti­ci­dad le va­lió la fa­ma con la que cuen­ta aho­ra, al pun­to de que lo­gró des­pla­zar a su an­te­ce­sor. Al menos en Cos­ta Ri­ca, don­de los vue­los

Ya sea de los que le te­men a una vuel­ta en la rue­da de Chica­go o de los que de­jan el al­ma en un sal­to en bun­gee, vo­lar en pa­ra­pen­te es una ac­ti­vi­dad pa­ra cual­quier per­so­na que quie­ra dar rien­da suel­ta a sus emo­cio­nes. Pe­se a que de­pen­de de unas cuer­das y de los ca­pri­chos del cli­ma, ex­per­tos afir­man que se tra­ta de uno de los de­por­tes de aven­tu­ra más se­gu­ros.

co­mer­cia­les en ala del­ta fue­ron des­con­ti­nua­dos.

El pa­ra­pen­te no es más que un ala de te­la fle­xi­ble, es­pe­cial pa­ra evi­tar des­ga­rros, lla­ma­da ris-top; la cual va uni­da por me­dio de unos hi­los a un ar­nés, que se co­lo­ca en la cin­tu­ra del “pi­lo­to” y así fa­ci­li­tar el ma­ne­jo del ala.

A di­fe­ren­cia del pa­ra­caí­das, que se ex­tien­de una vez en el ai­re. El pa­ra­pen­te es­tá di­se­ña­do pa­ra que se abra des­de tie­rra y se apro­pie del cie­lo gra­cias a la com­bi­na­ción del vien­to y la al­tu­ra del pun­to de sal­to.

Tu­rrial­ba cuen­ta con es­tas dos ca­rac­te­rís­ti­cas. Ju­lio Aguilar, due­ño de la fir­ma Pa­ra­pen­te Tu­rrial­ba, afir­ma que el pun­to de la Pas­to­ra es de los si­tios más apro­pia­dos del país pa­ra es­te de­por­te. Lo que per­mi­te te­ner un co­no­ci­mien­to ade­cua­do de los vien­tos y con­di­cio­nes del cli­ma.

“En­tre los as­pec­tos más im­por­tan­tes es­tá el cli­ma. El vien­to de­be ser lo me­jor po­si­ble. Si es muy fuer­te, no se pue­de vo­lar y, si es muy ba­jo, tam­po­co”, co­men­tó el ex­per­to.

Pe­se a que exis­ten tres ti­pos de vue­lo de pa­ra­pen­te: el que apro­ve­cha las co­rrien­tes de ai­re as­cen­den­tes, el vue­lo que to­ma ven­ta­ja de las co­rrien­tes de ai­re que suben por las su­per­fi­cies mon­ta­ño­sas y el que con­sis­te en pla­near has­ta lo­grar el ate­rri­za­je.

En la zo­na de Car­ta­go se eje­cu­ta el pri­me­ro de ellos, ter­mo­di­ná­mi­co. Es de­cir, se apro­ve­chan las co­rrien­tes de ai­re que se des­pren­den del sue­lo pro­duc­to de la ra­dia­ción del sol. Al ele­var su tem­pe­ra­tu­ra se con­vier­ten en gran­des bur­bu­jas de ai­re mu­cho más li­ge­ras que aque­llas que ya cir­cu­lan, es­tas fun­cio­nan co­mo pro­pul­so­res del pa­ra­pen­te. La ma­gia, se­gún Aguilar, es­tá en co­no­cer bien có­mo se desa­rro­llan esos ci­clos, la fre­cuen­cia y, so­bre to­do, sa­ber ma­nio­brar­los pa­ra to­mar más ve­lo­ci­dad en el as­cen­so y evi­tar la caí­da.

Ade­más de las ga­nas y un po­co de va­len­tía, pa­ra vo­lar pa­ra­pen­te sin ayu­da de na­die se re­quie­re de un curso de por lo menos 10 se­sio­nes, lo que im­pli­ca una in­ver­sión cer­ca­na a los $700. En cam­bio, quie­nes desean rea­li­zar­lo por aven­tu­ra pue­den so­lo ir al si­tio, co­lo­car­se el ar­nés y de­jar el res­to en ma­nos de ex­per­tos.

Aguilar ex­pli­ca que los vue­los co­mer­cia­les en Cos­ta Ri­ca son de ti­po tán­dem, don­de el tri­pu­lan­te úni­ca­men­te re­quie­re apor­tar un po­co de con­trol de sus mo­vi­mien­tos cuan­do se le in­di­que; se­rá el pi­lo­to el en­car­ga­do de ve­lar por

las con­di­cio­nes, ma­nio­bras y se­gu­ri­dad tan­to en el des­pe­gue co­mo en el ate­rri­za­je.

“La gen­te tie­ne que ayu­dar en cua­tro co­sas: cru­zar los bra­zos, co­rrer, re­cos­tar­se en el mo­men­to en el que se le in­di­ca, ba­jar los bra­zos en el mo­men­to en que se le di­ce y le­van­tar las pier­nas al ate­rri­zar”, co­men­tó Aguilar.

Si al des­pe­gue fue­ra ne­ce­sa­ria una pe­que­ña ca­rre­ra, al ate­rri­zar de­be­rá pre­pa­rar sus glú­teos pa­ra una caí­da re­la­ti­va­men­te sua­ve y con­tro­la­da.

Ries­go

Sea de los que le te­men a una vuel­ta en la rue­da de Chica­go o bien de los que de­jan el al­ma en un sal­to en bun­gee, vo­lar en es­te apa­ra­to es pa­ra us­ted. Pe­se a que li­te­ral­men­te de­pen­de de cien­tos de cuer­das, ex­per­tos afir­man que se tra­ta de uno de los de­por­tes de aven­tu­ra más se­gu­ros.

La es­ta­bi­li­dad en el vue­lo, co­mo ya lo he­mos di­cho, de­pen­de­rá de las con­di­cio­nes del vien­to; pe­ro aún más de las ca­pa­ci­da­des del pi­lo­to.

El con­trol del pe­so es tam­bién otra de las cla­ves de un vue­lo exi­to­so. Es­te lo li­mi­ta el ti­po de equi­po con el que se cuen­te. Por ejemplo, cuan­do la in­du­men­ta­ria in­di­ca que so­por­ta de 120 has­ta 220 ki­los, en ese ran­go se de­be in­cluir el pe­so del ins­truc­tor, la per­so­na que ad­quie­re el ser­vi­cio y to­do el ma­te­rial que se im­ple­men­te.

Es ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta que es­ta ac­ti­vi­dad si bien es­tá en au­ge, no es re­gu­la­da en el país por el sec­tor tu­rís­ti­co ni por Avia­ción Ci­vil. No obs­tan­te, co­mo res­pal­do, los pi­lo­tos op­tan por via­jar a Es­ta­dos Uni­dos o Gua­te­ma­la en bus­ca de cer­ti­fi­ca­dos que acre­di­ten su ex­pe­rien­cia. Al menos es­te es el ca­so de Aguilar, quien cuen­ta con más de nue­ve años de ex­pe­rien­cia en vue­los.

“Acá en Tu­rrial­ba no te­ne­mos in­con­ve­nien­te con las zo­nas de vue­lo, ya que no es pa­so re­gu­lar de ae­ro­na­ves; ade­más, las al­tu­ras que to­man no son tan con­si­de­ra­bles pa­ra pro­vo­car ac­ci­den­tes”, acla­ra el em­pre­sa­rio.

En el ca­so de Tu­rrial­ba, el vue­lo tu­rís­ti­co es muy lo­cal, cer­ca de cua­tro ki­ló­me­tros a la re­don­da. Lo más le­jos que se ha lle­ga­do es a 20 ki­ló­me­tros.

Es­te de­por­te no es ap­to pa­ra quie­nes han pa­sa­do por ope­ra­cio­nes re­cien­tes o tie­nen pro­ble­mas de hue­sos, cue­llo y es­pal­da.

Ade­más de las ga­nas y un po­co de va­len­tía, pa­ra vo­lar pa­ra­pen­te sin ayu­da de na­die se re­quie­re de un curso de por lo menos 10 se­sio­nes, lo que im­pli­ca una in­ver­sión cer­ca­na a los $700. En cam­bio, quie­nes desean rea­li­zar­lo por aven­tu­ra pue­den so­lo ir al si­tio, co­lo­car­se el ar­nés y de­jar el res­to en ma­nos de ex­per­tos.

El pa­ra­pen­te es un de­por­te re­la­ti­va­men­te nue­vo, des­cen­dien­te del pa­ra­cai­dis­mo. Fue a fi­na­les de los se­sen­ta que se creó la pri­me­ra es­cue­la de pa­ra­cai­dis­mo en Fran­cia y se di­se­ñó el pri­mer pa­ra­pen­te en Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.