Kra­ma Yo­ga, un ne­go­cio en ex­pan­sión

Vivir y Comer - - Físico - Por An­drea Gon­zá­lez M. Fo­tos cor­te­sía Kra­ma Yo­ga

Es­te­ban Sa­la­zar, un eco­no­mis­ta, ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas y mer­ca­dó­lo­go, en­con­tró en el yo­ga una for­ma de vi­da que des­per­tó su pa­sión. Con la men­te fría y el co­ra­zón abier­to, ma­ni­pu­la las cuer­das de un pro­yec­to que es­tá evo­lu­cio­nan­do el mer­ca­do.

Am­plios sa­lo­nes con olo­res y es­té­ti­ca de­ta­lla­da, ba­rras pa­ra ba­llet; ha­ma­cas, te­las, tu­bos pa­ra pole dan­ce y cuar­tos con tec­no­lo­gía que per­mi­ten al­te­rar la tem­pe­ra­tu­ra pa­ra rea­li­zar yo­ga. Es­tas son so­lo al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas del nue­vo es­tu­dio de Kra­ma Yo­ga, en Pi­na­res, Cu­rri­da­bat.

La evo­lu­ción propia de la ac­ti­vi­dad del yo­ga ha trans­for­ma­do a Kra­ma en al­go más que un cen­tro úni­co pa­ra es­ta dis­ci­pli­na.

Es­te­ban Sa­la­zar dio vi­da a la pro­pues­ta. Es él quien ma­ne­ja, jun­to a un gru­po de in­ver­sio­nis­tas, los hi­los del ne­go­cio, que ini­ció ha­ce 11 años en Kra­ma Yo­ga Es­ca­zú.

Sa­la­zar cuen­ta que el pro­ce­so siem­pre ha si­do pau­la­tino. “To­do tie­ne un or­den se­cuen­cial, cuan­do los se­res hu­ma­nos lo­gra­mos en­con­trar­lo y nos lo­gra­mos sin­cro­ni­zar es cuan­do las co­sas em­pie­zan a pa­sar de me­jor ma­ne­ra. Esa evo­lu­ción es lo que sig­ni­fi­ca Kra­ma, una ca­sua­li­dad no cal­cu­la­da”, co­men­tó.

Es­te em­pre­sa­rio tie­ne sus raí­ces en la eco­no­mía, en la ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas y el mer­ca­deo. Po­co a po­co y, ca­si sin dar­se por en­te­ra­do, se enamo­ró del yo­ga, pa­só de ser un es­tu­dian­te a ca­pa­ci­tar­se pa­ra vol­ver­se ins­truc­tor, las cla­ses que im­par­tía pa­sa­ron de una a va­rias a la se­ma­na. Con el nue­vo re­to vino la ne­ce­si­dad de pre­pa­rar­se y la po­si­bi­li­dad de sa­lir del país.

Lue­go de va­rios via­jes al ex­te­rior, Sa­la­zar afir­ma lim­piar­se de to­do te­mor, re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra abrir su pro­pio es­tu­dio en Tre­jos Mon­tea­le­gre.

“Co­mo cual­quier ser hu­mano, hay un po­co de in­se­gu­ri­dad, el ries­go siem­pre es­tá pre­sen­te. Lle­gué con una idea no­ve­do­sa que es el yo­ga ca­lien­te”, men­cio­nó. Es­ta in­no­va­ción lo lle­vó a la ne­ce­si­dad de ex­pan­sión y a la vin­cu­la­ción de so­cios; lo que tra­jo con si­go nue­vas dis­ci­pli­nas.

“El ne­go­cio se vie­ne so­li­di­fi­can­do y he­mos vis­to la opor­tu­ni­dad de abrir nue­vos Kra­mas en otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, hay mu­chas ideas en el ai­re, ya te­ne­mos mu­cho avan­za­do. En Cos­ta Ri­ca, es­ta­mos fe­li­ces de ve­nir­nos al es­te. Te­ne­mos pla­nes de abrir en otras zo­nas de la me­se­ta cen­tral y en la pla­ya. To­do en su de­bi­do tiem­po”, di­jo con me­su­ra en sus pa­la­bras.

El cam­bio fi­nan­cie­ro al mun­do es­pi­ri­tual del yo­ga se con­vir­tió en la fu­sión per­fec­ta de dos pa­sio­nes: com­bi­nar la ad­mi­nis­tra­ción de su propia em­pre­sa con la po­si­bi­li­dad de brin­dar es­te ti­po de cla­ses.

“Hay per­so­nas que no en­tien­den es­te ti­po de ne­go­cio, creen que el yo­ga de­be ser gra­tis, que es amor y abra­zos, y de­fi­ni­ti­va­men­te lo es, pe­ro tam­bién es el ne­go­cio de uno y hay un mon­tón de per­so­nas que es­ta­mos den­tro de Kra­ma”.

El fuer­te

Las ten­den­cias mar­can el ca­mino y en Kra­ma lo sa­ben muy bien; con to­do es­to y la in­ser­ción de prác­ti­cas co­mo el pole dan­ce, la ver­sión de yo­ga ca­lien­te con­ti­núa sien­do su car­ta fuer­te.

Se tra­ta de una va­ria­ción del yo­ga con­ven­cio­nal, ya que se rea­li­za en un es­pa­cio con tem­pe­ra­tu­ra al­te­ra­da, lo que per­mi­te po­ten­ciar el cuer­po de una for­ma más efi­cien­te, al tiem­po que se que­man más ca­lo­rías.

“Yo­ga no es un ejer­ci­cio en sí, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te el hot yo­ga es una ver­sión más fí­si­ca, sin de­jar de la­do la par­te emo­cio­nal y es­pi­ri­tual”, de­ta­lla.

En es­te lu­gar, el am­bien­te es otro, la paz se res­pi­ra en ca­da rin­cón y la ex­pe­rien­cia de rea­li­zar es­te ti­po de ejer­ci­cios lle­ga a otro ni­vel. Sin pro­po­nér­se­lo, se ge­ne­ran víncu­los en­tre los asis­ten­tes y el per­so­nal que los atien­de, ca­si co­mo una co­mu­ni­dad.

Acá el avan­ce de uno res­pon­de al es­fuer­zo de to­dos, al igual que sus ne­ce­si­da­des. Ca­da ins­truc­tor es­tá ca­pa­ci­ta­do, los talleres con ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les no fal­tan y la pro­fe­sio­na­li­za­ción de otros es po­si­ble.

Ca­da año, co­mo par­te de los pro­gra­mas pa­ra sus clien­tes, Kra­ma or­ga­ni­za fe­rias. La pri­me­ra de ellas en el mes de mar­zo y la si­guien­te a fi­na­les de setiembre, co­mo abre bo­ca del mes de aniver­sa­rio: octubre.

“El ne­go­cio se vie­ne so­li­di­fi­can­do y he­mos vis­to la opor­tu­ni­dad de abrir nue­vos Kra­mas en otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, hay mu­chas ideas en el ai­re, ya te­ne­mos mu­cho avan­za­do. En Cos­ta Ri­ca, es­ta­mos fe­li­ces de ve­nir­nos al es­te. Te­ne­mos pla­nes de abrir en otras zo­nas de la me­se­ta cen­tral y en la pla­ya. To­do en su de­bi­do tiem­po”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.