AS ABOVE SO BELOW

Tere­sita Fernán­dez en MASS MoCa

Art On Cuba - - Index - Rafael DíazCasas

Un in­terés en la per­cep­ción del paisaje como idea de es­pa­cio con­duce a Tere­sita Fernán­dez a re­definirlo como una se­rie con­tinua de acon­tec­imien­tos, según se re­fleja en As Above So Below (Como es ar­riba es abajo), su ex­hibi­ción en MASS MoCA –del 24 de mayo,

2014, al 5 de abril, 2015. La mues­tra in­vita a ex­per­i­men­tar el paisaje como si ex­istiera en la imag­i­nación con una cual­i­dad es­cul­tural tridi­men­sional.

Re­fir­ién­dose a un uni­verso cíclico en equi­lib­rio, en que cada ac­ción que se pro­duce en cualquier nivel de la re­al­i­dad está vin­cu­lada a to­das las demás, la ex­pre­sión “como es ar­riba, es abajo” se atribuye a los vedas sán­scritos y se aso­cia a la an­tigua tradi­ción her­mética. Quin­taes­en­cial a la alquimia oc­ci­den­tal desde la antigüedad, gen­eral­mente se ha uti­lizado para ex­plicar cómo se mueve, evolu­ciona y se trans­forma el mundo.

La más re­ciente ex­posi­ción de Tere­sita Fernán­dez es una no­table re­spuesta en la trans­for­ma­ción del es­pa­cio en paisajes per­cep­ti­bles, un sin­gu­lar vi­aje en que el diál­ogo en­tre la luz di­urna y la som­bra noc­turna se ar­tic­ula com­bi­nando dos ma­te­ri­ales de­sen­ter­ra­dos de col­ores op­uestos: grafito y oro. Am­bos el­e­men­tos son in­flex­iones de ori­gen cós­mico: en su base el grafito es tierra, mien­tras que el oro es es­en­cial­mente luz, iden­ti­fi­cado como un valor uni­ver­sal. Es Yang, que pro­duce “calor y se­quedad” y Yin, que pro­duce “frío y humedad”, parafrase­ando el po­ema-en­sayo de Eliot Wein­berger.

Es, hasta ahora, el co­men­tario artís­tico más com­plejo y com­pleto de la artista so­bre el or­den uni­ver­sal y el pro­ceso con­tinuo de la vida.

Quienes nunca han vis­i­tado MASS MoCA de­bieran saber que la im­po­nente in­men­si­dad de las salas de ex­posi­ción de­safía y de­fine cada proyecto que allí se pre­senta. Lle­nar ex­i­tosa­mente el es­pa­cio con obras de arte es el primer reto para el artista. La ten­den­cia hasta el mo­mento ha sido tra­ba­jar en proyec­tos a gran es­cala. Pero, en lu­gar de ello, Tere­sita Fernán­dez se ha cen­trado en la miniatura o, con mayor pre­cisión, en la conex­ión en­tre lo mi­cro y lo macro y su relación y dinámica de au­to­con­tención en cor­re­spon­den­cia con la es­cala del paisaje. Sin em­bargo, su apropiación del es­pa­cio es en­vol­vente y ma­siva: es como es ar­riba es abajo por dere­cho pro­pio.

Como cu­radora in­tere­sada en artis­tas que re­de­finen y de­safían la idea del paisaje, Denise Markon­ish pre­cisa que la ex­posi­ción de Fernán­dez “se de­spl­iega como un rollo de pergamino asiático”, en una forma que, a mi en­ten­der, posee la con­fi­ada dinámica del arte calle­jero con­tem­porá­neo, del graf­fiti. La in­sta­lación vi­bra den­tro del ed­i­fi­cio, re­basando el es­pa­cio y trans­for­mán­dolo, cre­ando en­se­nadas de paisajes vir­tuales in­ter­conec­ta­dos por una in­un­dación mul­ti­di­men­sional que se mueve de lo os­curo a la luz y cir­cula en torno. La artista ahonda en el as­censo de la luz como con­tinuidad de la vida, la dinámica de una suce­sión de acon­tec­imien­tos como paisaje nat­u­ral.

(…) La ex­posi­ción está for­mada por catorce piezas: in­sta­la­ciones, es­cul­turas y pin­turas cubren una sec­ción im­por­tante de la planta baja del museo. El catál­ogo ex­ige men­ción es­pe­cial como pieza adi­cional y pro­lon­gación del es­pec­táculo de­bido a su es­tética, dis­eño y con­tenido; es una pieza de arte por dere­cho pro­pio.

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.