MU­JERES AL BORDE DE UNA ISLA / WOMEN AT THE EDGE OF AN ISLAND

Art On Cuba - - Index - Aldo Menéndez

Me gusta de­jar en claro cuáles son mis pun­tos de par­tida… Soy, por ejem­plo, poco amigo de sec­to­ri­alizar el arte por tribus ur­banas o gru­pos; no es que es­conda pre­juicios, en re­al­i­dad es­tas eti­que­tas siem­pre se me quedan es­trechas, pues sep­a­ran las cosas de man­era que casi im­po­nen un juicio pri­va­tivo, y una crítica en­casil­lada que debe co­in­cidir con de­ter­mi­na­dos per­files preestable­ci­dos. Escribir en tér­mi­nos de arte gay, de arte de las mi­norías raciales, de arte afro­caribeño, de arte de la diás­pora, de arte de la Per­e­stroika, de arte fem­i­nista, etc., condi­ciona –como mín­imo– parte del análi­sis. Con fre­cuen­cia se aprovecha la con­fusión arte-vida de coar­tada para tratar con cierta benev­o­len­cia re­cién es­table­ci­dos movimien­tos y ten­den­cias de la so­ciedad mod­erna. In­cluso a menudo de­bates sex­is­tas o políti­cos son aderezo de la falsa mundi­al­ización dec­re­tada por mer­caderes del arte.

Se im­pone saber dis­tin­guir cuándo nos aparta­mos de modas, y cuándo se trata de repen­sar lo común, o lo que hace co­mu­nidad, en aras de una ver­dadera in­ves­ti­gación, de poner el ter­mómetro a fenó­menos y trances re­fle­ja­dos a través de las artes visuales. Según sus or­ga­ni­zadores este fue uno de los propósi­tos que mo­tivó la mues­tra Mu­jeres al borde

pre­sen­tada en Mi­ami, a par­tir del 26 de ju­nio y hasta el 8 de agosto pasado, en las salas de ex­hibi­ción de Aluna Art Foun­da­tion (…).

(…) Mu­jeres al borde de una Isla ha sido una ini­cia­tiva del Museo Cubano de Mi­ami, que desde 1996 ha venido im­pul­sando proyec­tos en dis­tin­tos es­pa­cios a la es­pera de la in­au­gu­ración del suyo pro­pio, pre­vista para prin­ci­p­ios del 2015. La ex­posi­ción es­tuvo a cargo de dos ex­per­i­men­ta­dos cu­radores, Ileana Fuentes, una de las fun­dado­ras del Museo, y Jesús Rosado, para quienes “el re­sul­tado ha sido un en­cuen­tro de di­ver­sos re­cur­sos de ex­pre­sión donde el tal­ento fe­menino de­splazado afronta, a par­tir de cada ex­pe­ri­en­cia in­di­vid­ual, el pro­ceso de ne­go­ciación de la iden­ti­dad, doc­u­men­tando la reper­cusión emo­cional y so­cial del de­splaza­miento mi­gra­to­rio. Así se recor­ren los itinerar­ios de la memo­ria afec­tiva y cul­tural”.

Es­toy se­guro de que Ileana y Rosado han recogido un sus­tan­cial cau­dal de in­for­ma­ción. Sus hipóte­sis de tra­bajo, plas­madas a través de la mues­tra, les de­jan una doc­u­mentación de primera mano de creado­ras cubanas de la diás­pora, que salvo ex­cep­ciones son bas­tante de­scono­ci­das en el arte cubano den­tro de la Isla. Mu­jeres que el­los mis­mos de­finen: “Afin­cadas –ge­ográ­fica y ex­is­ten­cial­mente– en las már­genes de su cul­tura de ori­gen”. Muchas con largas y fruc­tíferas trayec­to­rias, cuyos aportes den­tro de la in­ter­na­cional­ización de la cul­tura cubana re­sul­tan sig­ni­fica­tivos y valiosos (…).

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.