THAT YOUR RIVER WAS IN­VIS­I­BLE

Sr. Corchea

Art On Cuba - - In This Issue - Sr. Corchea

A oril­las del río in­vis­i­ble, San­dra Ramos & Edi­ciones Vigía

San­dra Ramos es, junto a Belkis Ayón, Abel Bar­roso e Ibrahim Mi­randa, entre otros, pro­tag­o­nista del vi­raje que sufrió el grabado en la dé­cada del noventa. Es un fenó­meno cono­cido como “vin­di­cación del grabado cubano”. Pero San­dra no se quedó úni­ca­mente en esta man­i­festación: ella pro­duce, además, in­sta­la­ciones, vídeos, pin­turas, col­lages, etcétera, etcétera. En to­das es­tas in­cur­siones ella está poseída por una pre­ocu­pación que re­side en las mi­gra­ciones (físi­cas y men­tales) y su en­lace con la me­mo­ria, la pér­dida y el de­sar­raigo.

Si se es­cribe so­bre el tema del éx­odo, sin du­das, su nom­bre tiene que apare­cer; y si se habla del tema de la iden­ti­dad o de nuestra “maldita cir­cun­stan­cia del agua por to­das partes” aso­ci­ada a la muerte y a hon­dos prob­le­mas ex­is­ten­ciales (como la ausen­cia, el ais­lamiento y la levedad) su nom­bre tiene que ser el primero en men­cionarse. Es así que su obra puede cat­a­log­a­rse como una suerte de Apocalip­sis in­su­lar que –esto es difí­cil de lo­grar– no es lo­cal­ista. La poesía ocupa un lu­gar pref­er­en­cial en toda su obra y este dato ayuda a con­fig­u­rar su nat­u­raleza univer­sal.

San­dra es au­tora de graba­dos con­ver­tidos hace rato en clási­cos:

La maldita cir­cun­stan­cia..., La balsa; y, en mi opinión, de otro clásico de la vídeo-creación: Malecón. Del 2015 hasta aquí se ha en­fo­cado en pro­ducir li­bros-ob­je­tos que, sospe­cho, ten­drán su Partenón tam­bién. Siendo así no es ex­traño que la pro­fe­sora norteam­er­i­cana Linda S. Howe, quien ha ju­gado un pa­pel pri­mor­dial en la pro­mo­ción de los li­bros de Edi­ciones Vigía (Matan­zas, Cuba) y de la cul­tura en gen­eral, haya in­vi­tado a San­dra a dis­eñar un li­bro basado en poe­mas de Gastón Ba­quero, es­cogi­dos y tra­duci­dos al inglés por la Dr. Howe. El equipo de tra­bajo de Vigía se en­car­garía de la pro­duc­ción y de añadirle al­gunos ele­men­tos que en­riquecieron la prop­uesta orig­i­nal, ha­ciendo que el li­bro fuera más ob­je­t­ual y cálido. El tí­tulo prop­uesto por Linda fue

A oril­las del río in­vis­i­ble, paráfra­sis basada en unos ver­sos que reco­gen con pre­cisa pun­tería el es­píritu de uno de los poe­mas en es­pecí­fico

–El río– y de to­dos en gen­eral: “(...) Porque el si­len­cio es el lenguaje de nuestra tribu, / y no queríamos perder el río in­vis­i­ble, a cuya orilla, / éramos dueños del mundo y mae­stros del mis­te­rio.”

Pode­mos dar fe de ello quienes asis­ti­mos a la pre­sentación en el Seis-Seis Es­tu­dio de Arte Con­tem­porá­neo. Puedo pare­cer en­fática pero no pudo haber más co­heren­cia. No es desca­bel­lado pedir a San­dra que dis­eñe un li­bro-ob­jeto y mu­cho menos un li­bro de un po­eta como Gastón Ba­quero. Ella, que en el 2009 re­al­izó una in­sta­lación tit­u­lada Poe­mas in­vis­i­bles basada pre­cisa­mente en ver­sos de ese clásico de las le­tras cubanas nacido en la le­jana Banes. Si ese li­bro-ob­jeto es un orig­i­nal múlti­ple de edi­ción lim­i­tada el en­cargo es más orgánico aun, pues la lóg­ica de este tipo de im­pre­siones es algo que ella dom­ina a la per­fec­ción. Agustina Ponce, di­rec­tora de la ed­i­to­rial que más años ll­eva en el mundo re­al­izando este tipo de pub­li­ca­ciones, afirmó que se trata de la primera vez en que Vigía pro­duce un “li­bro de artista” con todo el peso de la ex­pre­sión, pues lo usual ha sido que los ed­i­tores matanceros pro­pon­gan tex­tos e in­viten a al­gún que otro artista a ilus­trar los mis­mos, sin que ten­gan mayor re­spon­s­abil­i­dad en la arqui­tec­tura del vol­u­men en su to­tal­i­dad. Si no lo sabíamos (y es se­guro que no), es­tábamos asistiendo a algo así como a un mo­mento histórico de las vi­das de to­dos los im­pli­ca­dos en ese pro­ceso ed­i­to­rial muy pe­gado al arte y su au­tonomía. (…) ƒ

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.