DONDE REPOSA SU MI­RADA

La idea del es­pa­cio en la obra de Os­valdo González

Art On Cuba - - Sp - Niurma Pérez Zerpas

El pasado mes de mayo la Galería Ser­vando in­au­guró una ex­posi­ción de pin­tura del artista Os­valdo González bajo el tí­tulo de Aut­ofa­gia. Com­puesta por un con­junto de ocho óleos so­bre lienzo, de difer­entes for­matos, la mues­tra dis­cursaba en torno a una de las temáti­cas fun­da­men­tales de su obra: el es­pa­cio y los ob­je­tos aso­ci­a­dos a este. En com­para­ción con las se­ries an­te­ri­ores del artista, esta sin du­das re­sulta mu­cho más so­bria y con­tenida, a la vez que rev­ela el trán­sito ha­cia una etapa de madurez su­pe­rior. Como re­sul­tado de diez años en el me­dio pic­tórico, el artista ha he­cho una es­pecie de pausa para asim­i­lar todo lo apren­dido y retroal­i­men­ta­rse de su propia obra, de ahí su tí­tulo.

A mi juicio, para com­pren­der el tra­bajo ac­tual de Os­valdo González es pre­ciso recor­dar su prác­tica in­sta­la­tiva, que ha de­sar­rol­lado a la par de la pin­tura desde su grad­uación en el In­sti­tuto Su­pe­rior de Arte (ISA) en el 2006. Es con las in­sta­la­ciones que comienza su in­terés y ex­per­i­mentación con el es­pa­cio y el ob­jeto, a par­tir de las rela­ciones que va es­table­ciendo con es­tos en su co­tid­i­an­idad.

El­los se con­vierten en el punto de par­tida para crear una nueva re­al­i­dad que en este caso re­quiere de un pro­ceso de cierta elab­o­ración metic­u­losa y arte­sanal al con­stru­irse fun­da­men­tal­mente con ma­te­ri­ales como cartón, precinta y luces. El re­sul­tado no re­pro­duce el en­torno sino que lo recrea poéti­ca­mente.

(…) Esta ob­sesión por ex­traer el máx­imo de los es­pa­cios y ob­je­tos con los que in­ter­ac­túa se con­vierte en un campo de ex­per­i­mentación que le re­sulta to­tal­mente factible para su obra pic­tórica. Las es­ce­nas de in­te­ri­ores que en un prin­ci­pio son ex­traí­das de re­vis­tas son el pre­texto para frag­men­tar, re­com­poner, ex­per­i­men­tar con la com­posi­ción, el color, la luz. Las áreas se ex­panden porque una puerta en­tre­abierta per­mite ad­ver­tir la zona de atrás; o una per­spec­tiva en par­tic­u­lar nos re­mite a una ima­gen que está más cerca de la me­mo­ria vis­ual que de la re­al­i­dad en sí misma. La su­per­fi­cie del cuadro es cu­bierta por cada de­talle; a Os­valdo le in­teresa aprovechar la par­tic­i­pación de los ob­je­tos así como crear efec­tos desde la propia con­struc­ción de la pieza, con­fir­ién­dole cierta teatral­i­dad a la es­cena.

Pero en efecto, Aut­ofa­gia nos habla de una evolu­ción en su pin­tura. La idea del es­pa­cio se ha ido sin­te­ti­zando y ha ido ganando en au­tonomía al de­spo­jarse de todo lo ac­ce­so­rio. Si en otro mo­mento los in­te­ri­ores aludían a zonas más abier­tas y re­cono­ci­bles, en este caso el­los lle­gan a un mayor nivel de frag­mentación a la vez más con­ciso, y re­sul­tan en es­en­cia ge­ométri­cos, como si se tratara solo de un de­talle. A nivel indaga­tivo esto le per­mite aden­trarse en uno de los tópi­cos que más le se­ducen desde el pro­pio acto pic­tórico: el carác­ter de la pin­tura ab­stracta en sí misma.

En esta serie el es­pa­cio os­tenta un carác­ter au­tor­ref­er­en­cial y adquiere la cat­e­goría de lu­gar, no es un si­tio común, es su en­torno domés­tico y el taller de artistas ami­gos con los que in­ter­ac­túa co­tid­i­ana­mente. Los in­te­ri­ores que ha in­cor­po­rado en su in­con­sciente son aque­l­los con los que ha es­table­cido un vín­culo afec­tivo. Es­tos son los re­sortes que condi­cio­nan la apari­ción de esos frag­men­tos que para nosotros re­sul­tan de­scono­ci­dos, pues han pasado por el prisma de la in­ter­pretación. El artista no los re­pro­duce, los in­ter­preta; los vive y percibe una y otra vez hasta que es un en­cuadre es­pecí­fico, un de­talle, una vista lo que nos de­vuelve. (…) ƒ

Donde reposa la mi­rada, 2015

Óleo so­bre lienzo

200 x 150 cm

Cortesía del artista y de Galería Ser­vando, La Ha­bana

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.