EL OR­DEN DE LAS COSAS Hortensia Montero

Art On Cuba - - Grethel Morell Otero -

“Yo no soy pin­tor”, en­fa­tizó Rubén Tor­res Llorca en un en­cuen­tro que sos­tu­vi­mos su es­tu­dio, con vis­tas a preparar su mues­tra per­sonal en el Ken­dall Art Cen­ter, Mi­ami. (…) La con­ver­sación giró en torno a tópi­cos gen­erales de la prác­tica artís­tica con­tem­poránea, in­scrita en la de­silusión y la pér­dida de la utopía, que con­sti­tuyen el sus­trato de sus pre­supuestos con­cep­tuales. (…)

La obra de Tor­res Llorca se asienta so­bre una mi­tología per­sonal que sus­tenta que la úl­tima etapa del arte con­cep­tual con­sti­tuye el ocaso del arte y que el post­mod­ernismo y el arte con­tem­porá­neo pertenecen al post-arte. Por ende, los pre­supuestos teóri­cos de la creación ac­tual con­ll­e­van a pro­duc­ciones de­sar­rol­ladas desde una maquinaria creada por el pro­pio mer­cado del arte y el artista re­sponde a sus ex­i­gen­cias para poder man­ten­erse ac­tivo. Aunque, a pe­sar de que esa re­al­i­dad se en­tron­iza, aun ex­iste el antropól­ogo o héroe cul­tural, que en pleno siglo xxi es­cribe en­sayos so­bre el arte ape­gado al pasado, cuando la pro­duc­ción artís­tica se con­ce­bía desde un ac­er­camiento román­tico y sin el sen­tido prác­tico que tiene en la ac­tu­al­i­dad.

(…) Al referirme a la pro­duc­ción artís­tica ac­tual de Tor­res Llorca no puedo sus­traerme de men­cionar al­gunos ex­po­nentes suyos re­al­iza­dos en el pasado siglo. Me re­monto a la mítica ex­posi­ción Vol­u­men Uno (La Ha­bana, 1981) donde Rubén par­ticipó con un lienzo, Re­trato de Fors, cuyo tratamiento arte­sanal fue uti­lizado tam­bién en la con­cep­ción de La boda (am­bas pertenecientes a la Colec­ción del Museo Na­cional de Bel­las Artes, La Ha­bana). Es­tas piezas fueron re­al­izadas con la es­tética ini­cial en su car­rera, in­spi­rada en la pro­fe­sión de su madre, quien era cos­tur­era: su­per­posi­ción de el­e­men­tos so­bre el lienzo que en­marca el basti­dor, con el ob­je­tivo de re­forzar las imá­genes físi­cas de los re­trata­dos, cuya con­cre­ción es­tética se con­sigue de una man­era no es­en­cial­mente pic­tórica en cada ex­po­nente.

Otros dos rel­e­vantes ejem­p­los de su pro­duc­ción (…) –Te llevo bajo

1984 y Esta es tu obra, 1988– de­mues­tran cómo su reper­to­rio dis­cur­sivo al­canza el clí­max. Am­bas con­sti­tuyen paradig­mas de su fuerza con­cep­tual y teórica, al tiempo que re­sumen la mag­ni­tud de la trascen­den­cia histórica de su legado cul­tural. (…)

Sucede que en el 2017 su mi­rada es otra. Es un artista culto, que ha ll­e­vado con éx­ito una fruc­tífera trayec­to­ria pro­fe­sional. Su imag­i­nario ac­tual es más sin­tético, con­ciso y pre­ciso. Ac­tu­al­izada con las ten­den­cias del arte, su proyec­ción se sitúa en la re­al­i­dad ob­je­tiva de nue­stro tiempo y su dis­curso se basa en la agudeza con­cep­tual, ex­pre­sada con tacto, sen­cillez y el­e­gan­cia para for­mu­lar el men­saje que quiere trans­mi­tir me­di­ante la sín­te­sis.

Cír­cu­los de fuego se cen­tra en la su­tileza creada por la repeti­ción de un el­e­mento cir­cu­lar, que dom­ina la in­sta­lación e ir­ra­dia en­ergía al recinto al crear un ritmo pe­cu­liar que va mar­cando el paso del tiempo a través del recor­rido prop­uesto. La re­it­eración de este mo­tivo –re­al­izado con dis­tin­tos pa­pe­les– ac­túa como el eje rec­tor de este proyecto. El cír­culo asume el pro­tag­o­nismo y se erige en hilo con­duc­tor de la his­to­ria con­tada. (…) ƒ

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.