ARTE MÁS ALLÁ DEL TURISMO

Art On Cuba - - Grethel Morell Otero - Nelson Her­rera Ysla

La villa de Trinidad, re­cono­cida por la UNESCO como Pat­ri­mo­nio Cul­tural de la Hu­manidad por ser uno de los im­por­tantes en­claves colo­niales de Cuba y del mundo (…), ex­per­i­menta hoy un no­table de­sar­rollo en el ter­reno de las artes vi­suales gra­cias a un grupo de artis­tas que en­frentan cada día los ries­gos y de­safíos pro­pios de la creación y, además, los de una cre­ciente in­dus­tria turís­tica que a pa­sos agi­gan­ta­dos ame­naza con des­bor­dar toda ex­pec­ta­tiva en lo mer­can­til de­bido a las vis­i­tas di­arias de per­sonas desde nu­merosos pun­tos del mundo.

Los primeros atis­bos de tales cam­bios ob­ser­va­dos hoy tienen su ori­gen a ini­cios de los años ochenta del pasado siglo cuando la Es­cuela Ele­men­tal de Arte de Trinidad al­canzó un sin­cero es­plen­dor luego de fun­dada var­ios años antes. (…) En 1989, gra­cias a su rig­urosa dis­ci­plina y pro­fe­sion­al­i­dad, esta in­sti­tu­ción tuvo la posi­bil­i­dad de as­cen­der al nivel medio para sat­is­facer así, en­tre otras, necesi­dades lo­cales y de toda la región cen­tral de la Isla.

Por esas aulas pasaron, en­tre otros, Du­vier del Dago, Jorge López Pardo, Wil­fredo Prieto, artis­tas re­cono­ci­dos en Cuba y en di­ver­sas lat­i­tudes del plan­eta.

Durante los años noventa solo ex­istía una galería en la mod­esta villa, justo cuando comen­z­aba a co­brar auge el in­terés mundial por la misma a par­tir de lo que pudiera con­sid­er­arse una suerte de boom turís­tico. (…)

A prin­ci­p­ios de esa dé­cada Ale­jan­dro López Bastida, Is­mael Ro­dríguez, Jorge César Sáenz y Yas­mina Guerra, grad­u­a­dos el mismo año 1990, habían fun­dado un efímero grupo lla­mado Ado­quín con la in­ten­ción de mod­i­ficar el panorama de la creación lo­cal en Trinidad; y ha­cia fi­nales de la misma se habían grad­u­ado Yu­dit Vi­dal y Niels Reyes, cuyas obras –di­ame­tral­mente op­ues­tas– se in­spi­raron por mo­men­tos en las at­mós­feras em­anadas de la vida cul­tural lo­cal. Otro tanto ocur­rió con Hum­berto Díaz, cuyos primeros pa­sos como creador fueron en esa es­cuela hasta con­cluir años más tarde su for­ma­ción académica en el In­sti­tuto Su­pe­rior de Arte, La Ha­bana (…).

A gran­des ras­gos, pode­mos con­statar que la en­señanza artís­tica en Trinidad ha pro­ducido una valiosa can­ti­dad de artis­tas no­ta­bles. (…) El im­pacto de es­tos y de tal am­bi­ente creador se con­solidó luego, a prin­ci­p­ios del siglo xxi, con el surgimiento de nuevas galerías, una bienal de arte (más de si­ete edi­ciones cel­e­bradas hasta hoy) y la re­al­ización de los Salones Ben­ito Or­tiz de arte pop­u­lar. (…)

Tal panorama mo­tivó la visita de var­ios colec­cionistas norteam­er­i­canos en es­tos tiem­pos (…) in­tere­sa­dos por con­tribuir, además, al avance de esos artis­tas y de otros en vías de de­sar­rollo. Y mo­tivó tam­bién la re­al­ización del proyecto Las esta­ciones del arte (…), aus­pi­ci­ado por la Ofic­ina del His­to­ri­ador de la Ci­u­dad y di­rigido por artis­tas cubanos, al que con­tribuyeron con su mag­is­te­rio y ex­pe­ri­en­cia Ed­uardo Pon­juán, Roberto Di­ago, Ed­uardo Roca (Choco), di­namizando aun más la es­cena lo­cal en busca de otras for­mas de ex­pre­sión más allá de las arte­sanías y la pin­tura. (…) ƒ

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.