Nel­son Her­rera Ysla

Art On Cuba - - Index - ›ysla@cubarte.cult.cu

A fi­nales del año 2016 salió a la luz el li­bro El car­tel cubano llama dos ve­ces, de la in­ves­ti­gadora y cu­radora cubana Sara Vega Miche, bajo el sello edi­to­rial La Palma, Es­paña, como parte de su Colec­ción Cuba, al cuidado de Ig­na­cio Ro­dríguez. De gran for­mato y con 144 carte­les re­pro­duci­dos a toda página, más otros 56 re­duci­dos, el lec­tor y la lec­tora po­drán apre­ciar una mod­esta parte de una de las ex­pre­siones más trasce­dentes de la vi­su­al­i­dad con­tem­poránea cubana la cual rep­re­sentó, según con­sid­era­ciones de es­critores y críti­cos tanto cubanos como ex­tran­jeros, la cara vis­i­ble del arte cubano du­rante los años 60 y 70.

En esta ocasión, se ofre­cen carte­les no solo de los re­cono­ci­dos au­tores de la lla­mada “época do­rada” de los años 60 del pasado siglo (An­to­nio Fernán­dez Re­boiro, René Azcuy, Al­fredo Rostgaard, An­to­nio Pérez Ñiko, Ed­uardo Muñoz Bachs, Julio Eloy, Rafael Mo­rante) sino tam­bién de aque­l­los pertenecientes a re­cientes pro­mo­ciones de dis­eñadores cubanos como viva de­mostración de su con­tinuidad y vi­tal­i­dad, como modo de con­statar el no­table re­nacimiento e in­terés que sigue des­per­tando la cartelís­tica cubana en di­ver­sas lat­i­tudes. Es im­por­tante señalar que el li­bro se ocupa so­la­mente de los carte­les re­al­iza­dos para filmes cubanos y no de la rica y am­plia pro­duc­ción ll­e­vada a cabo por el In­sti­tuto cubano de arte e in­dus­tria cin­e­matográ­fi­cos (ICAIC). De haberse prop­uesto la au­tora y la edi­to­rial tal gi­gan­tesca tarea, hu­biese so­brepasado sin du­das las 245 pági­nas que tiene el ejem­plar

Una in­tro­duc­ción a cargo de Lu­ciano Castillo, Di­rec­tor de la Cine­mateca de Cuba, con el sug­es­tivo tí­tulo de “Los paraguas de La Habana” (pues en es­truc­turas metáli­cas ur­banas, ubi­cadas en cén­tri­cas es­quinas de la cap­i­tal cubana, se ex­hibían se­m­anal­mente 8 nuevos carte­les difer­entes por cada lado y que el peatón iden­ti­ficó en­seguida como paragüi­tas) en del­i­cada alusión a la famosa película “Los paraguas de Cher­burgo”, de Jacques Demy, cor­rob­ora el im­pacto que sig­nificó para el paisaje ur­bano esa in­clusión o in­ter­ven­ción co­tid­i­ana de sím­bo­los y códi­gos grá­fi­cos que hizo ex­cla­mar al es­critor cubano Alejo Car­pen­tier en 1969 que se trataba nada más y nada menos de una… “pina­coteca al al­cance de to­dos, dada a to­dos los que tienen ojos para percibir las gra­cias, los es­ti­los, los hal­laz­gos, de una plás­tica situ­ada más allá de la mera fig­u­ración pub­lic­i­taria…” A di­cho texto le sigue un en­sayo gen­eral de Sara Vega que cubre casi 100 años de pro­duc­ción cartelís­tica pues su in­ves­ti­gación se re­monta al año 1915, gra­cias a la con­ser­vación en los archivos de la in­sti­tu­ción donde tra­baja, de un sig­ni­fica­tivo ejem­plar del car­tel La manigua o La mu­jer cubana, de au­tor de­scono­cido, cor­re­spon­di­ente al filme deigual nom­bre ese año.

Di­vi­dido por dé­cadas, el texto pasa re­vista a los cam­bios op­er­a­dos en los códi­gos y rep­re­senta­ciones del car­tel de cine cubano así como de sus fuentes nu­tri­cias a nivel mundial y, muy con­cien­zu­da­mente, de las peripecias y “mi­la­gros” ll­e­va­dos a cabo por aque­l­los dis­eñadores y serí­grafos, para sortear la es­casez de ma­te­ri­ales apropi­a­dos y equipamiento nece­sario hasta en­tre­gar sus bo­ce­tos e im­prim­ir­los luego en el taller de seri­grafía del ICAIC, in­cluyendo los de las nuevas pro­mo­ciones de dis­eñadores en años re­cientes (Nel­son Ponce, Raúl Valdés, Giselle Monzón, Michelle Mi­jares Hol­lands, EdelRo­driguez, Clau­dio So­to­longo, Ida­nia del Río).

No quedan ex­clu­i­dos en esta in­ves­ti­gación los carte­les de los años 40 y 50 del siglo xx, en los que las caras dibu­jadas o pin­tadas de los ac­tores re­sultaba el com­po­nente es­en­cial pub­lic­i­tario para atraer es­pec­ta­dores a las salas cin­e­matográ­fi­cas y no la búsqueda de for­mas nuevas o in­ter­preta­ciones ver­dader­a­mente cre­ati­vas del con­tenido de los filmes.

El balance de esta zona de la historia grá­fica na­cional ll­e­vado a cabo por Sara Vega coloca al car­tel de cine cubano en un justo lu­gar en la historia de la cul­tura cubana, a la par de la pin­tura, el dibujo, la es­cul­tura, el grabado, la fo­tografía, la in­sta­lación, el ob­jeto. Su im­por­tan­cia le ha ll­e­vado a ser re­cono­cido re­cien­te­mente como Me­mo­ria Na­cional en Cuba, un primer paso para al­can­zar, quizás con toda prob­a­bil­i­dad y so­brada jus­ti­cia, la cat­e­goría Me­mo­ria del Mundo que otorga la UNESCO a aque­l­las re­al­iza­ciones máx­i­mas en el ter­reno de la creación hu­mana. ƒ

NEL­SON PONCE Larga dis­tan­cia, 2010 Seri­grafía / 51 x 76 cm Cortesía Sara Vega

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.